Cosas a tener en cuenta para pedir un préstamo personal

Cosas a tener en cuenta para pedir un préstamo personal

Cada vez es más habitual pedir préstamos personales para hacer frente a distintos gastos o deudas. Pero, a la hora de solicitar uno, es necesario tener en cuenta varios aspectos para elegir uno que no acabe convirtiendo en un infierno la devolución.

¿Sabes cuáles son las cosas a tener en cuenta para pedir un préstamo personal? Te las comentamos a continuación.

Puntos a tener en cuenta cuando solicitas un préstamo personal

Puntos a tener en cuenta cuando solicitas un préstamo personal

Los préstamos personales se relacionan con particulares, ya que son una forma rápida de tener dinero para cualquier tipo de necesidad. Sin embargo, hay que entender que el préstamo es en realidad una deuda que hay que saldar a corto, medio o largo plazo, lo que implica una obligación de pago mensual.

Esto no quiere decir que sea malo pedir un préstamo; de hecho, hay muchas entidades que ofrecen condiciones beneficiosas, pero sí es conveniente tener en cuenta algunos aspectos antes de tomar la decisión final.

La cantidad que vas a solicitar

A la hora de pedir un préstamo personal, necesitas saber cuál es la cantidad exacta que precisas. Uno de los mayores errores que se cometen es solicitar más dinero del que realmente se necesita. Y es un error por dos aspectos:

  • Porque el dinero que sobra no lo vas a usar (o no deberías).
  • Porque los intereses, al ser un mayor capital, suben, lo que estarías pagando por una parte del dinero que no vas a tocar.

En este caso nuestro mejor consejo es que sepas exactamente lo que necesitas y no solicites un préstamo por una cantidad mayor, aunque suene tentador y tu cabeza te diga varias cosas en las que podrías destinar ese dinero.

De esta forma, estarás evitando endeudarte o pagar intereses de más.

Cómo vas a devolverlo

préstamo personal

Un préstamo no significa que te dan el dinero y ya cuando puedas lo devuelves. No funciona así. Por eso, todos los bancos recomiendan que, además de saber cuánto dinero necesitas, pienses en cómo vas a poder devolverlo.

Dicho de otra manera, hablamos de qué cantidad de dinero puedes destinar a pagar mensualmente para devolver el préstamo. De esta forma, se puede hacer una valoración para saber el tiempo que vas a tardar en pagar todo, incluidos los intereses que serán mayores conforme pase más tiempo.

Ten en cuenta que, si no puedes devolverlo, puedes incurrir en impagos o atrasos que no harán otra cosa que elevar el dinero que tienes que devolver (y además te será más difícil solicitar otro préstamo personal).

Lo mejor es que intentes devolverlo cuanto antes porque así conseguirás pagar menos.

No te retrases

Como te hemos comentado antes, los atrasos o impagos se pagan, y pueden llegar a ser muy caros. Así que, mes a más, procura apartar la cantidad para satisfacer la cuota mensual del préstamo y así ir al día. Si te atrasas, esto provocará que se encarezca mucho más el préstamo, hasta el punto que puede suponer un lastre.

Fíjate en la TAE

A la hora de contratar un préstamo personal, uno de los términos más importantes para ti es la TAE, es decir, la Tasa Anual Equivalente. Es donde se engloba cuánto te cuesta de verdad el préstamo porque tendrá las comisiones, intereses y gastos que se suman a la cantidad de dinero que tú hayas pedido.

Para que te sea más fácil, imagina que has pedido 1000 euros. Y sin embargo, la TAE te dice que debes devolver 1200 euros. Eso es porque a esos 1000 euros le están sumando los intereses, comisiones, gastos, etc. que hacen que debas devolver más.

No te quedes con el primer préstamo personal

Es normal que, cuando tienes una cuenta bancaria y no te llevas mal con el banco, si necesitas un préstamo acudas a este para gestionarlo. Pero hoy día hay muchos productos y entidades en el mercado que pueden ofrecerte mejores condiciones.

Es decir, no debes aceptar la primera oferta que te ofrezcan sino revisar varias opciones para determinar cuál es la que mejor te conviene. Para ello hay comparadores que pueden ayudarte (aunque después conviene ir uno a uno verificándolo porque las condiciones en los bancos cambian mucho).

Que no te dé miedo coger un préstamo en un banco donde no tengas cuenta. Si merece la pena, tiene garantías y lo que te ofrecen es bueno, no tiene por qué pasar nada.

Cuidado con los préstamos «rápidos»

De un tiempo a esta parte unos de los préstamos que más se ven y se anuncian son los rápidos, en los que apenas te solicitan nada para demostrar que puedes devolver el dinero.

Por norma general, dos de los documentos que te pide un banco para valorar la solicitud de préstamo son tu nómina y tu contrato de trabajo. La nómina porque quieren saber cuánto ganas y si serás capaz de devolver el dinero; y el contrato para ver si es indefinido o te puedes quedar sin trabajo antes de saldar el préstamo con ellos (razón por la que en muchas ocasiones piden un aval).

Pero hay otras entidades que no piden nada y te lo dan casi sin explicaciones. Lo que quizá no sepas es que, por esos préstamos, hay unos intereses y comisiones que son mucho más altos que en los bancos, y si no eres capaz de pagarlo se van acumulando hasta el punto de que llegan a ser insostenibles.

Lee bien las condiciones del préstamo personal

Lee bien las condiciones del contrato del préstamo

Antes de firmar el contrato de préstamo, lee muy bien las condiciones, todo lo que ponga (aunque sea extenso y complicado de entender). Conviene que, si no te queda claro algún punto, preguntes. Incluso te recomendaríamos grabar esa conversación por lo que pueda pasar.

De este modo sabrás lo que estás firmando y todo lo que debes entender de ese contrato para que después no haya sorpresas.

Muchas veces, los bancos ofrecen copias de los contratos para que los usuarios los lean en casa con detenimiento. Pero aun así, el día de la firma, ve con tiempo para volver a leer ese documento que vas a firmar (te asegurarás que es lo mismo que has leído y que no han cambiado nada).

Un consejo que te damos es que, si tienes que pedir un préstamo personal, tomes bien esa decisión. Si no es imprescindible, es mejor no hacerlo porque estarás un tiempo “endeudado” y con una obligación de saldar esa cuenta pendiente que puede lastrar muchas otras cosas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)