El Coronavirus hace temblar el mercado de las materias primas

Los efectos del coronavirus en las materias primas

Desde la llegada del Coronavirus, los mercados han comenzado a contagiarse de una incertidumbre, miedo y voltalidad, que no ha dejado apenas lugar que no haya experimentado sus efectos. Muchas empresas están viendo comprometida su viabilidad. Algunas de ellas se habla de que podrían ser nacionalizadas para evitar sus quiebras, y otras ligadas a las materias primas no están corriendo menos suerte.

De antes que la epidemia se convirtiera en pandemia, e incluso antes siquiera que existiera, el mercado de las materias primas ya estaba atravesando un momento un tanto singular. Sobretodo, el de los metales preciosos, y algunos clave para la fabricación de productos, como el paladio, usado para fabricar los catalizadores de los coches, condensadores, y dispositivos electrónicos. No obstante, las tiranteces que podían existir entre USA y China, ya habían alzado los precios del famoso valor refugio y su «homogéneo», el oro y la plata. Pero hacia dónde podríamos estar yendo realmente?

El oro va afianzando, pero no recula en su escalada

El oro se muestra como valor refugio en tiempos de coronavirus

La última vez que el oro estuvo entorno a los 1.700 dólares la onza, fue a finales de 2012. Desde entonces, la recuperación de los mercados y la confianza de los inversores continuaron haciéndolo recular hasta cerca de los 1.000$ por onza a finales del 2015. El brexit, junto a algunos problemas estructurales de la eurozona, y ciertos sucesos que fueron ocurriendo los próximos años, provocaron que alcanzara el valor aproximado de los 1.300$ los próximos años.

Por otro lado, las tiranteces de las dos potencias, USA y China, comenzaron a provocar una paulatina escalada de su valor. En 2019 el oro rompió esa barrera y logró subir unos 200$ la onza, colocando el metal precioso alrededor de los 1.500$. Y cuando parecía que se iba a llegar a un acuerdo, y los mercados «parecían» comenzar a calmarse, el Coronavirus ha empujado la onza hasta situarse por encima de 1.700$. Además, con una alta volatilidad, al igual que muchos sectores. Pues este martes vimos la onza a poco de llegar a los 1.800$, mientras este viernes cotizaba casi a 100$ menos.

¿Hacia dónde nos lleva esto? La crisis de 2008 llevó al oro a seguir subiendo los próximos años. No por ello se debería extrapolar esa idea con el Coronavirus, ya que esa crisis era del sistema financiero. Sin embargo, esta crisis es sanitaria, y ha repercutido a muchísimos sectores al imponerse cuarentenas, confinamientos, y restricciones comerciales que afectan a diferentes cadenas productivas. Por otro lado, lo que es cierto es que los bancos se han puesto a «imprimir» dinero, lo que una vez esté en circulación «debería» aumentar el precio e los activos. Teniendo en cuenta este caso, que la crisis del Coronavirus está lejos de terminar, y que los gobiernos aún están pensando como retomar poco a poco la actividad, debería verse una revalorización del metal.

El petróleo hunde su precio y se encuentra borde al colapso

El petroleo desciende a raíz del coronavirus y se encuentra borde al colapso

Si algo se ha puesto bien en números rojos es el sector del petróleo. Cuando la producción del petróleo ya alcanzaba records en agosto en Irak, en un intento por frenar la bajada de sus precios Arabia Saudí y Rusia llegaron hace unos días a un acuerdo para frenar la sangría. En concreto y tras una reunión de urgencia con la OPEP, acordaron recortar su producción en 20 millones de barriles por día. Este acuerdo, provocó unas alzas históricas record en una sola jornada para el petróleo, dónde incluso llegó a subir más de un 40%.

Sin embargo el Coronavirus está acusando el poco consumo de petróleo, y ya casi no hay espacio de almacenamiento para el él. Tanques, oleoductos y cavernas subterráneas están alcanzando su límite. La Agencia Internacional de la Energía (AIE), publicaba esta semana un informe en el que se comunica como muchas zonas habían llegado a su límite de capacidad. También se observa como el efecto de la pandemia ha causado un descenso del 25% en la demanda de petróleo. Pasando de unos 100 millones de barriles por día a 75 millones.

De alcanzarse los topes de almacenamiento de manera generalizada, debería detenerse la actividad del bombear petróleo. Ese colapso podría llevar el precio del Barril a cotas todavía mucho más bajas que no hubieran esperado verse. Y toda esta gran preocupación se ha trasladado a los mercados dónde hemos visto un Petróleo Brent cerrar en los 28$ por Barril, y el Petróleo WTI cerrar en los 18$ este viernes 17 de abril.

Todas las empresas petroleras se han visto afectadas. Repsol, Royal Dutch Shell, Exxon Mobile, Total… En caso de que el mercado se recuperara, la pandemia fuera remitiendo, y los recortes en su producción causaran efecto, podría ser interesante ocupar posiciones. Aunque a día de hoy todavía quedan tiempos duros por delante, y de eventuales caídas en los precios del oro negro y las empresas cotizadas no sería extraño verlas.

Las commodities relacionadas con productos básicos de alimentación

El zumo de naranja registra fuertes subidas a raíz de la pandemia por coronavirus

No todo han sido caídas en el mercado de las materias primas. En el sector de productos de alimentación por ejemplo, una de las materias que más subió en el mes de marzo fue la del «Zumo de Naranja». Una de las razones fue justamente por la Vitamina C, y es que la pandemia vírica impulsó su consumo al saberse de las múltiples propiedades beneficiosas que contiene para el organismo.

En una línea parecida al consumo del Zumo de Naranja encontramos el Café. El consumo de café también se ha visto impulsado al demandarse más su consumo a raíz de la cuarentena y los efectos en la gente por el Coronavirus. Para este caso su aumento de precio fue aproximadamente del 15%.

La Harina y el Trigo también han visto aumentada la demanda como productos de primera necesidad, elevando sus cotizaciones entorno a un 12 y 8% respectivamente. Y aunque quizás esto es aventurado decir, el incremento de consumo de materias primas como estas, podría estar motivada por los episodios de ansiedad dónde a varias personas les da por comer. Sin embargo, esta afirmación podría ser hasta cierto punto incorrecta, pues algunas otras han sido fuertemente golpeadas. Un ejemplo lo podríamos encontrar en el Maíz, donde en el mes de marzo retrocedió y cayó cerca de un 20%. Otros ejemplos de retrocesos en productos básicos los podríamos encontrar en el azúcar, el cacao o en la madera.


Un comentario, deja el tuyo

  1.   Astrid Fernández dijo

    El mercado y economía cambiante a raíz de la pandemia del Corona Virus ha causado un cambio significativo en la demanda de productos de primera mano. Considero que los bienes mencionados en este artículo son de los principales afectados por la crisis mundial.
    Es bastante esuchado en noticias de televisión internacionales y periódico nacional el aumento de demanda de productos básicos de alimentación, sin embargo siglas referentes a el aumento de alimentos que refuerzan el sistema inmune fueron muy interesantes. El aumento en demanda de zumo de naranja también refleja lo informado que está el consumidor sobre los beneficios nutricionales del mismo ya que como menciona, este se consume por su Vitamina C.
    Muy interesante el tema mencionado del petroleo ya que, contrario a los incrementos en precio de los productos cuya demanda aumentó, el precio del pertroleo disminuye considerablemente debido a su decreciente uso. No había considerado los problemas que podría traer la falta de espacio de almacenaje del petroleo si este no es vendido y la urgencia con la que se busca resolver este problema para que no continúe decayendo la economía petrolera a nivel mundial.
    Información relevante e interesante sobre los cambios en precios debido a la pandemia.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.