Competencia monopolística

empresas pertenecen a la competencia monopolística

Dentro de la economía de mercado, podemos hablarte de muchos tipos de competencias. Conocerlas te puede ayudar a descubrir cómo es el mercado en el que operan, sobre todo si quieres iniciar un negocio en él. Y es que, en algunos casos, te puedes encontrar con la llamada competencia monopolística.

¿Sabes qué es? ¿Qué características tiene? ¿Cómo se comportan? Te desgranamos la competencia monopolística para que la entiendas mejor.

Qué es la competencia monopolística

Qué es la competencia monopolística

De una manera sencilla, podemos decirte que la competencia monopolística es aquella en la que las empresas tienen muchísimos competidores; es decir, que hay muchas empresas que venden lo mismo, aunque con productos que son ligeramente diferentes.

En otras palabras, se trata de una competencia en la que hay muchísimos vendedores, donde se influye en cierta forma en el precio del producto pero que tienen muy poca diferenciación entre sus productos, de tal forma que no hay mucha diferencia entre uno y otro.

El precio en sí viene determinado por esos sutiles cambios que tienen, que son con los que juegan los vendedores para sobresalir en el mercado.

Características de la competencia monopolística

Características de la competencia monopolística

Ahora que entiendes un poco más la competencia monopolística, conviene que sepas cuáles son las características que la definen. Para empezar, el hecho de que haya un gran número de empresas en el mercado; cada una de ella toma sus decisiones, basadas en el producto, la producción de este, en poner el precio, etc. Realmente controlan su negocio, pero no influyen en el mercado en general.

Otra de las características es el hecho de que las empresas ofrecen productos que no son homogéneos. Ahora bien, estos sí pueden parecerse entre sí, pero tienen ciertos elementos que los diferencian. Por ejemplo, imagina dos restaurantes. En sus cartas aparecen dos platos de croquetas, pero a la hora de presentarlos, uno y otro lo hará de cierta forma, además de usar diferentes materias primas, formas de cocinarlas, etc. Eso es lo que marca la diferencia aunque sean productos iguales o similares.

Las empresas marcan los precios de sus productos. Y lo hacen sobre todo pensando en esos detalles que los hacen diferentes al resto de su competencia.

Por último, debes saber que en la competencia monopolística el mercado no está cerrado; es decir, pueden entrar y salir las empresas sin que haya ningún problema ni sanción por abandonar el mercado dejando al resto de empresas. En otras palabras, no hay barreras ni de entrada ni de salida, razón por la que hay un mayor número de empresas.

Ventajas y desventajas

A pesar de que, por lo que hemos visto, todo puede ser bueno en la competencia monopolística, lo cierto es que, como en cualquier negocio, hay cosas buenas y cosas malas. Te las exponemos a continuación.

Lo bueno de esta competencia

Entre los beneficios o ventajas de este tipo de competencias están:

  • Hay una diversidad en los productos que se venden. Esas peculiaridades de cada producto, lo que les hace diferentes entre sí, permite que los compradores puedan elegir en base a sus gustos o necesidades, sin tener que quedarse con la única opción disponible.
  • El mercado es dinámico. Al no haber barreras, y al dejar que las empresas entren y salgan, la innovación, originalidad y creatividad puede irrumpir en el sector, haciendo que las empresas estén en continuo cambio para ofrecer productos similares, diferentes entre sí, pero que compitan con los de otros.
  • En caso de que haya pérdidas o no compense el mercado, puedes salir. Sin trabas, sin pagar sanciones… simplemente desapareces de ese mercado.

Lo malo de la competencia monopolística

Ahora bien, a pesar de todo lo anterior, ten en cuenta que:

  • Al buscar esa diferenciación en los productos, necesitas invertir en otros elementos que te ayuden a destacar sobre tu competencia. Por ejemplo, en publicidad, marketing… Eso implica una serie de costes que, a veces, pueden ser demasiado elevados para conseguir unas ventas.
  • Hay poco beneficio, sobre todo si en el mercado hay muchos competidores. Por ejemplo, imagina que en un pueblo, en lugar de un restaurante, hay cincuenta. Las personas del pueblo van a ser las mismas, y no van a comer 50 veces, por lo que habrá empresas que se beneficien y otras que no.
  • No tienes información sobre precios ni productos. Salvo la propia investigación que lleves a cabo, pero realmente puede ser un problema tener que estar espiando a la competencia.

Qué empresas pertenecen a la competencia monopolística

Qué empresas pertenecen a la competencia monopolística

Ejemplos de competencia monopolística hay muchos donde escoger. De hecho, hay múltiples sectores entre los que podemos encontrar empresas que pertenecen a este tipo de competencia.

Uno de esos ejemplos es Inditex. Ya sabes que es un grupo de empresas de moda, que engloba tiendas conocidas como Zara, Massimo Dutti, Pull&Bear… Todas ellas se dedican a lo mismo, y ofrecen lo mismo, solo que con diferenciaciones que son las que marcan el precio que tienen.

¿Quieres otro ejemplo? Pues McDonald’s y Burger King. Ambas se dedican a lo mismo, la comida rápida, pero tienen productos diferentes, aunque sean lo mismo, y precios distintos. Esto hace que estén dentro de la competencia monopolística ya que ofrecen productos diferenciados, con precios distintos. Y aquí podemos meter más restaurantes de comida rápida ya que muchos ofrecen cartas parecidas.

Un tercer ejemplo, de manera más generalista, serían los restaurantes. Todos ellos ofrecen cartas muy similares entre sí (o incluso podemos dividir por tipos de gastronomía) y sus precios también son diferenciadores, lo que nos hace pensar que estamos en este tipo de competencia.

O en el caso de las galletas. Si vas a un supermercado y ves la sección de este producto, te encontrarás que hay muchas y todas ellas diferentes, con distintos precios. Pero se dedican a lo mismo: fabricar galletas.

Ahora que conoces un poco más lo que es la competencia monopolística, y que has visto ejemplos, seguro que no te es difícil identificar este tipo de empresas en la vida real. En realidad, hay muchas que podrían estar con este enfoque. ¿Que sea bueno o no? Ya dependerá de la empresa en sí y de las ventajas e inconvenientes que tenga cada una de ellas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.