¿Compensa contratar un crédito a la inversión?

Muy recientemente, tanto desde la Comisión Europea, como desde el Banco Central Europeo y el Banco de España se viene alertando sobre los riesgos en la contratación de una línea de crédito por parte de los particulares. Hasta el punto de ambos organismos inciden en que las entidades financieras deben vigilar con especial atención la demanda de estos productos por parte de los usuarios. Debido a que puede llevar a que el nivel de endeudamiento de las familias españolas se puedan elevar a partir de estos momentos.

Dentro de la actual oferta en los créditos personales, hay uno de ellos que llama por sus especiales características. Son los denominados créditos a la inversión y aunque no están siendo comercializados por los bancos sirven para acometer una inversión cuando no hay liquidez en la cuenta de ahorro de los solicitantes. Generan un riesgo mayor ya que se une a la deuda que se asume el hecho de la inversión no se desarrolle tal y como habíamos pensado desde un principio. Creando un doble problema en las personas que solicitan una línea de crédito de estas características.

Para solicitarlo no quedará más remedio que analizar cuanto es el tipo de interés que deberemos abonar por la formalización de este producto bancario. Aunque en estos momentos el tipo de interés en la zona euro es más barato, no se trata de una operación exenta de riesgo. Si no que por contrario, debemos de tener las cosas muy claras desde el preciso momento de su suscripción. No en vano, habrá que devolver el importe del mismo más sus correspondientes intereses y hasta puede que alguna que otra comisión. Entre estas destacan las de estudio, apertura y cancelación anticipada y que pueden elevar su coste hasta el 2 % sobre el importe total de la demanda.

Crédito a la inversión: ¿cómo son?

Esta clase de productos bancarios se caracterizan porque tienen una finalidad muy bien definida y que no es otra que sufragar una operación en la inversión. A través de la compra y venta de acciones en la bolsa, fondos de inversión, derivados financieros o cualquier otro productos derivado de los mercados de renta variable. Dentro de este contexto general, no hay que olvidarse que los créditos para la inversión supondrá una deuda contraída de forma innecesaria ya que puede pasar que los intereses generados por esta clase de créditos sean superiores a los intereses que puedan proporcionar las inversiones.

Estos créditos que están destinados a la inversión son concedidos a particulares ya que se basan en una concesión pre autorizada a las personas que pueden responder estas vías de financiación. Desde este aspecto, no habrá más remedio que estar respaldados por un fuerte nivel de liquidez en la cuenta de ahorro o con el respaldo de una nómina o unos ingresos en el caso de los trabajadores por cuenta propia. Incluso en algunos de los casos a través de la figura de avalista que podría ser ejercido por un familiar o amistad muy próxima. Con un seguimiento total sobre la evolución de estos rendimientos en el trabajo.

Intereses en torno al 7 %

Los créditos destinados a la inversión son comercializados por parte de las entidades bancarias con un tipo de interés que se mueve en una horquilla entre el 6 % y 8 %. A lo que sin duda se podría añadir el gasto de las posibles comisiones que pueden presentar estos productos financieros. Entre los que destacan por su gestión y que pueden elevarse hasta el 2 % sobre el importe demandado por parte de los usuarios bancarios. Mientras que por otra parte, no cabe duda que tiene también que tenerse en cuenta otros desembolsos adicionales que pueden encarecer la demanda de este crédito tan especial.

Por otra parte, cuentan con un plazo de amortización que oscila entre los 2 y 10 años y que en ningún caso presentan un periodo de carencia. Respecto a los importes que conceden los bancos a través de los préstamos a la inversión hay que indicar que son más flexibles que los restantes. No hay un importe fijo y habitualmente depende de las propias condiciones de sus demandantes. Pero con un plazo máximo que se acerca a niveles muy próximos a los 100.000 euros. Que en todos los casos se tendrán que devolver a través de un sistema de cuotas mensuales constantes hasta la llegada de su vencimiento.

¿Es rentable su contratación?

Otro de los aspectos a valorar en esta clase de créditos es la que tiene que ver con su verdadera rentabilidad. Es decir, si vamos a salir favorecidos a través del tipo de interés que vamos a conseguir a través de nuestras inversiones. Una vez descontado el gasto que nos supondrá la contratación de un crédito de estas características tan especiales como este en concreto. Porque puede pasar perfectamente que las pérdidas sean dobles, tanto en la inversión realizada como por medio de la vía de financiación suscrita. Con unos efectos muy negativos sobre nuestras cuentas personales.

Perfil al que van dirigidos

Mientras que por otra parte, tampoco conviene olvidarnos que estos créditos no son muy favorables para los intereses de los usuarios. Debido a que raras veces se conceden con un tipo de interés preferente. No se pueden vincular a la contratación de otros productos bancarios (seguros, fondos de inversión, planes de ahorro o de pensiones). Son productos menos flexibles que otros destinados a otras finalidades que no tienen nada que ver con las inversiones para rentabilizar los ahorros disponibles por parte de los usuarios bancarios.

En donde, los perfiles de las personas a las que van dirigidos estos productos suelen ser buenos clientes, que no tienen deudas con los bancos o cajas de ahorro, tiene domiciliada una nómina y los saldos de las cuentas corrientes sobrepasan los 50.000 euros aproximadamente. Para que sean concedidos después de haber analizado la entidad financiera la capacidad de endeudamiento de su cliente. Algo que no siempre pasa con las demandas que se mueven con estas características tan especiales. Hasta el punto de que llegarás a plantearte si merece la pena contratarlos o si por el contrario es mejor rechazar esta operación.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.