Cómo vender un piso

Cómo vender un piso

Vender un piso rápido y sin bajar el precio. Parece un sueño, pero puedes conseguirlo aplicando algunos trucos recomendados por agentes expertos. La compraventa de viviendas se ha disparado de nuevo y el avance en comparación con años anteriores es bastante según datos estadísticos y las estrellas de las transacciones han sido las viviendas de segunda mano. La demanda está muy elevada y si sacas tu piso a un precio promedio del mercado en uno o dos meses puedes venderlo. Pero no creas que solo con poner el anuncio en internet va a llegar una avalancha de personas que estén dispuestas a darte cualquier cantidad por tu piso. No se trata de una situación tan fácil.

Deberás de ajustar tu oferta a la realidad y saber cómo moverte si lo que quieres es lograr venderlo con éxito. Pero, seguro surgen preguntas como ¿ya sabes que precio ponerle? ¿en qué te fijarías para elegir la agencia inmobiliaria?

Si ya pensaste en redecorar la entrada para mejorar la primera impresión que se llevarán los posibles compradores, es un buen paso, pues se ha demostrado que la compra de un piso suele decidirse en los primeros segundos así que pon manos a la obra. Estos son solo los mejores de muchos consejos que te servirán para vender pronto tu piso y sin tener que bajar el precio.

Aprende los mejores trucos para cautivar a los visitantes y hacerles ver lo ideal que es para ellos tu vivienda. Recuerda que siempre puedes disponer de servicios de arreglo del hogar para pequeñas reformas o reparaciones y que tu piso tenga más puntos a favor. A continuación, analiza los siguientes consejos para que la venta de tu piso no se vuelva un dolor de cabeza y puedas cumplir con tu propósito.

* El precio no lo decides tú, lo fija el mercado

Este punto es determinante, pues al fijar el precio en el que vas a ofertar tu piso no es tarea sencilla. Tienes que jugar con las aproximaciones para hacerte una primera idea, puedes buscar otros pisos que tengan aproximadamente los mismos metros cuadrados, una ubicación similar y otras características en común con los portales inmobiliarios en línea. Haz una media de los precios y de ese modo evita fijar un importe que esté muy elevado del promedio, para que tengas más margen para negociar. Nunca saques tu piso a la venta con un coste mucho más alto porque así ayudarás a tus vecinos a vender el suyo antes.

La cantidad de llamadas que vas a recibir te va a dar una pista sobre si has acertado en el precio que fijaste o no. Cuando un piso luce bien en internet y nadie llama, esto quiere decir que el precio es muy alto. Si tienes muchas visitas y nadie compra, esto quiere decir que el precio está bien pero que la casa no está tan agradable.

Identifica tus prioridades

Al momento de vender tu inmueble el precio y el tiempo son dos indiscutibles variables, imagina que la oferta es de 150 mil euros pero te propones venderla en seis meses y la fijas en 135 mil euros como importe mínimo el cual está por debajo de lo que esperas negociar. Se recomienda también que Quites todos tus accesorios, despersonaliza el piso para que pueda gustar a más gente posible

Puedes apoyarte en una agencia

Cómo vender un piso

Si lo que decides es contratar una agencia piénsalo bien ya que hay de todo allá afuera, el sector tiene una mala reputación y el problema es que casi no está regulado. Los honorarios corresponden a porcentajes del 5 por ciento y por otro lado, si la agencia propone que el precio baje alegando que hay una oferta por cifra inferior, se recomienda pedir que la propuesta se haga por escrito. La inmobiliaria a veces oferta el piso a precios exorbitantes y se inventa clientes cuando no logra venderlo. Si aceptas la rebaja el comprador se esfuma sin razón y tú te quedas sin nada.

* No es suficiente con limpiar la casa, hay que despersonalizarla

Tienes que hacer todo lo que esté en tus manos para que tu piso luzca bien pero no se limita solo a recoger y limpiar. La decoración que elegiste puede que no sea del agrado de todos los posibles compradores, como tus muñecos en el sillón, fotografías en la pared, etc. La primera impresión cuenta mucho por lo que es mejor que se mantenga neutra sin personalizar. El comprador no quiere entrar en el hogar de otro, quiere hacer de ese piso su hogar así que mientras más minimalista y limpia se encuentre la casa es mejor.

Arregla los desperfectos

Una puerta que cierre mal, grietas en la pared, azulejos rotos, son cosas que a primera vista causan una mala impresión, por eso se recomienda arreglarlas siempre y cuando el desembolso no resulte muy elevado.

Sácale partido a Internet

Los portales en línea inmobiliarios son el mejor escaparate para tu hogar, pero la oferta es muy amplia y es fácil que el comprador se pierda entre todos los anuncios sin prestar atención en el tuyo. Pero puedes cautivar su atención con ciertos trucos como cuidar las fotos, no se vale que pongas imágenes desenfocadas u oscuras. Si no tienes los conocimientos o herramientas, siempre puedes contratar a un profesional que te ayude a sacarle provecho a tu piso. La descripción también es fundamental pues tanto de la vivienda como de los alrededores, además, se recomienda exhibir un cartel de se vende en la ventana.

Que no te destruya el estrés

Toma en cuenta que, si tendrás que vender por tu cuenta el piso, deberás de ajustarte a las necesidades de los potenciales compradores. No vasca con solo rechazar las visitas en fin de semana o enseñar el piso hecho un desastre porque no tuviste tiempo de recoger. Intenta atender las visitas en los momentos del día en que más se aprecie la vivienda, por ejemplo, cuando hay más luz y mucho menos ruido. Ten una buena actitud desde el principio, al contestar la llamada y todas las preguntas. Se acogedor y transparente en todo momento.

Ofrece toda la documentación

Ten a la mano toda la documentación para cuando recibas a tus compradores potenciales. Ya sea la escritura de compraventa o lo que sea afín. Es algo que da un respaldo y confianza a la persona y si el piso está hipotecado o aún hay pendientes algunas cosas por pagar, intenta dejarlo arreglado todo antes de comenzar a negociar. El comprador puede averiguar por su cuenta si la vivienda tiene problemas o no, así que es mejor que siempre vayas con la verdad.

Busca asesoramiento antes de firmar

Cómo vender un piso

Si por fin alguien se ha enamorado de tu piso pero no tienes idea de cómo es el proceso legal, busca asesoría. Hay una primera parte del contrato en la que se recomienda la supervisión de un abogado. Luego se necesita la del notario y puede ser que él sea el que oriente toda la operación.

Si vives en el piso.

Si lo que quieres es vender el piso en el que vives actualmente, quédate solo con lo indispensable para que el piso quede casi depurado cuando lo vayan a ver. Si no tienes donde guardar tus cosas, siempre puedes contratar un espacio de almacenamiento. El piso tiene que quedar acomodado en todo momento y si no, el comprador puede comprender que no hay suficiente espacio de almacenamiento o que no es una vivienda con la suficiente comodidad.

Decora sutilmente

Agrega algún toque decorativo, pero siempre con colores neutros, velas o plantas. Maquilla naturalmente tu casa con la finalidad de que parezca un ambiente agradable. también puedes mejorar la ventilación, comprar aromatizantes o colocar incienso. Esto funciona de maravilla, especialmente si eres fumador o hay mascotas en el hogar. Coloca cortinas de tonos neutros o claros y siempre mantén la o las camas hechas. Revisa que la iluminación sea correcta verificando que todas las bombillas estén funcionando para que los posibles compradores puedan ver cada rincón del hogar sin impedimentos.

Se buen anfitrión

Coloca una pequeña mesa con refrescos en una zona que sea acogedora en el piso para que los visitantes puedan reflexionar, sentarse y tomar tranquilamente su bebida durante la visita. Consigue que se sientan cómodos como si ya estuvieran en su casa. No te olvides de apagar la televisión, la radio o cualquier otro aparato electrónico para que tu visitante no sienta que está llegando a interrumpir ni se sienta distraído por dichos estímulos. A menos que se escuche claramente los sonidos de tus vecinos, en dado caso, coloca música ambiental para crear una atmósfera tranquila.

Prepara tu discurso

Es bueno que hagas una lista de las cosas que crees que están mejor en tu piso para explicarlas a los futuros compradores y aumentar su interés. No te enfades si mencionan puntos negativos durante la visita, trata de concentrarte en hacerles saber el lado positivo. Conoce las fortalezas de tu hogar y hazlas notar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *