¿Cómo son los micropréstamos?

Denominamos como micropréstamos a una línea de financiación muy pequeña que se desarrolla bajo unas constantes comerciales muy particulares y a las que puede acceder cualquier perfil de usuario para dotarse de liquidez en determinadas situaciones. Desde este escenario general, esta clase de productos para la financiación privada sirven para afrontar gastos no esperados. Desde una factura imprevista a cualquier carga fiscal que pueda emerger en cualquier momento. Y bien porque la solicitud al banco no ha sido satisfecha o porque no reunimos las características de la demanda al final solo queda como última solución acudir a esta línea de crédito tan especial.

En donde incluso tienen cabida los clientes que están integrados en cualquier lista de morosos. Hasta incluso sin aportar ninguna nómina o ingresos regulares. Si por algo se caracterizan los denominados como micropréstamos es porque están abiertos a cualquier demanda incluso la tuya si este fuera el caso. Son fáciles de pedir y en solo unos minutos podrás comprobar si realmente te los han concedido. Eso sí, en todos los casos bajo un demanda que no es muy expansiva ya que se limitan a pequeñas cantidades monetarias.

Si deseas contratar una de estos pequeños crédito deberás conocer que en estos momentos hay una gran variedad de plataformas financieras que ofrecen sus servicios para satisfacer esta demanda por parte de los clientes. Uno de los requisitos es que se formalizan en formato online. Es decir, desde tu ordenador personal u otro dispositivo tecnológico para simplificar y agilizar, pero que mucho la operación. Para que en un espacio de tiempo más breve de lo normal dispongas del importe demandado en tu cuenta corriente. De esta manera se formaliza la demanda de los micropréstamos.

Micropréstamos: hasta 1.000 euros

Desde luego que so lo que deseas son grandes importes de dinero, será mejor que desistas del intento. Aquí no encontrarás para nada grandes cantidades de dinero. Si no que por el contrario, solo están habilitadas pequeñas puntas de liquidez. Con una concesión máxima que oscila entre 600 y 1.000 euros. Para que de esta forma puedas solucionar un leve problema en tu liquidez y para desarrollar algunas de las finalidades anteriormente expuestas en este artículo. En cualquier caso, superar estos márgenes de financiación será una misión imposible.

Por otra parte, esta clase de líneas de crédito tan especiales cuentan con un plazo de devolución muy dilatado porque tendrás que liquidar la operación en muy pocos meses. En todo caso, si no cumples con las condiciones deberás saber que las penalizaciones son muy exigentes porque te podrán cobrar un interés en la demora superior al 20 % e incluso más en las propuestas más abusivas para los usuarios de estos productos. Desde este escenario, deberás constatar que realmente podrás devolver los importes prestados. Porque puedes pagar mucho más dinero del inicialmente planteado.

Intereses por encima del 20 %

Otro aspecto especialmente relevante de los denominados micropréstamos es que en todos los casos tendrás que asumir un tipo de interés muy elevado. Por supuesto que por encima de los créditos convencionales elaborados por las entidades de crédito. No en vano, su concesión lleva aparejada un interés por encima del 20 % y que en algunos casos puede acercarse a niveles del 30 %. Este hecho incide con especial relevancia en que en tu nivel de endeudamiento pueda elevarse peligrosamente. Este punto debes valorarlo si no deseas tener alguna que otra sorpresa negativa desde el momento de su contratación.

Un dato curioso en esta clase de préstamos es que las plataformas financieras que los elaboran no lo llaman tipo de interés. Si no que por el contrario, su denominación es la de honorarios y que es una forma un tanto curiosa para despistarte en el preciso momento de su formalización. Aunque esto no debe ser así ya que es mucho el interés que se te va a ir por este concepto tan importante en la vida de un préstamo. Por otra parte, esta línea de créditos de la que estamos hablando no conlleva ninguna clase de comisiones ni otros gastos en su gestión o mantenimiento. Tal y como ocurre en la actualidad con los créditos bancarios. Con comisiones de apertura, estudio cancelación anticipada o cualquier otra que puede llegar hasta el 2 % con respecto al importe demandado.

Ofertas que te abaratan la demanda

No obstante, dispones de alguna que otra estrategia comercial para que al final el pequeño préstamo te salga gratis. ¿Cómo puedes llevar a cabo esta actuación tan deseada por los usuarios? Pues bien, muy sencillo por medio de las ofertas y promociones destinadas para nuevos usuarios. En donde una de ellas está representada por las propuestas que eliminan cualquier tipo de interés en la primera demanda. No te confundas porque solo es válida en una ocasión, la primera de ellas. Para posteriormente cobrarte los honorarios normales en la comercialización de esta pequeña línea de crédito.

Se trata de una acción que tiene como principal objetivo el tratar de captar a nuevos clientes y darse a conocer entre los mismos. Desde luego que puede ser un escenario muy positivo para tus intereses personales y si vas a necesitar con urgencia unos pocos euros para pagar alguna necesidad que pueda presentarse en cualquier momento. Es algo que vienen realizando con cierta frecuencia las plataformas financieras encargadas de distribuir estos pequeños créditos. Más allá de las condiciones que tenga en su contratación.

Desde las plataformas financieras

Estos préstamos son comercializados por empresas que están dedicadas a este nicho de negocio y que puedes encontrar su publicación en cualquier medio de comunicación. Muchas de ellas se han hecho ya muy populares entre los usuarios y hasta el punto que su formalización es mayoritariamente en formato online. Este hecho en la práctica tiene ciertas ventajas para su contratación, entre otras razones porque podrás canalizar la demanda cómodamente en el hogar o desde el lugar en donde estés en esos momentos. A través de un proceso que es bastante sencillo de cumplimentar y que no dura más de un par de minutos.

Por otra parte, dentro de este contexto general, no puedes olvidar en ningún momento que los denominados micropréstamos aportan unos requerimientos que son mucho menos exigentes, y probablemente te servirá con la aportación de la documentación personal más básica y el aval de una cuenta corriente, para conseguir el objetivo. Desde este aspecto, su proceso lo podrás llevar mucho más llevadero a partir de estos momentos. Aunque asumiendo que no tendrás más remedio que realizar un mayor esfuerzo económico para finiquitar la operaciones en sus plazos correspondientes.

Contratación en formato online

Si desde luego tienes que asumir algún aspecto diferencial es porque su formalización es online. Hasta el punto de que en pocos minutos sabrás si te conceden estas pequeñas cantidades de dinero. Esta gestión tan especial hace que su amortización vaya por la vía más rápida, en no más de 30 o 45 días, y cuyo incumplimiento requerirá de severas penalizaciones para sus titulares. Por otra parte, los trámites administrativos serán sensiblemente menores que con respecto a las líneas de crédito tradicionales. ¿Esto qué quiere decir? Pues ni más ni menos que o tendrás que aportar una nómina o la fuente de unos ingresos regulares. Ni tan siquiera el hecho de que estés trabajando en una empresa.

Si bien las condiciones de contratación de estos productos para la financiación privada es más suave, y que incentiven su contratación, no puedes relajarte en la demanda a partir de estos momentos. Es cierto que puedes acceder a esta clase de créditos incluso si estás incluido en una lista de morosos. Como por ejemplo, las populares RAI o ASNER, entre algunas de las más relevantes. Porque muchas de sus condiciones tan abusivas vienen en su letra pequeña. Y por tanto, será completamente necesario que analices el contrato para no llevarte alguna que otra sorpresa negativa a partir de estos momentos.

Ventajas en su contratación

De todas formas, siempre puede ayudarte a salir airoso de una situación muy complicada. Al igual que sus beneficios se hacen presentes en algunos de estos escenarios. Uno de ellos es cuando tienes que hacer frente a un cargo bancario con una gran urgencia. Como por ejemplo, pagar a un acreedor, el vencimiento de un recibo o sencillamente un pago no previsto en tu contabilidad personal o familiar.

  • También son muy beneficiosos cuando no estás en condiciones de acceder a los créditos bancarios. Hasta el punto que no podrás optar por ninguna ventana de crédito para satisfacer tus necesidades más próximas.
  • Para solventar demandas de muy poca cuantía en donde no te compensará pedir un crédito a tu banco de siempre. O quizás no dispongan de una línea de crédito de estas especiales características.
  • Cuando se vayan produciendo ofertas o promociones que reduzcan sensiblemente los intereses que tendrás que pagar por estos adelantos tan pequeños en lo referente a su importe.
  • Por último, también en momento en que la urgencia de la demanda te impida a acudir a otras fuentes de financiación más complejas en cuanto a su concesión o no. Ya que lo que deseas es tener el dinero en pocas horas en tu cuenta de ahorro.



Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.