¿Cómo será la recuperación en la economía?

Ha habido interminables especulaciones sobre el tipo de rebote que tendrá la economía estadounidense. ¿Será una rápida recuperación en forma de V, o un largo período entre el declive y la posterior recuperación (una forma de U)? Otras posibles formas de recuperación se han comparado con las letras «W» y «L».

En realidad, esta sopa de letras «en última instancia, importa muy poco», según Vincent Deluard, jefe de macroestrategia global de la empresa de inversiones INTL FCStone. En un correo electrónico, dijo que los inversionistas no deben ser desalentados por esto, porque, señala, «la previsión económica, un ejercicio peligroso en el mejor de los casos, es aún más inútil hoy en día: no tenemos ni idea de si habrá una segunda ola de infecciones o no, la inflación o la deflación, una recesión de balance o un jubileo de la deuda, etc. «

Por lo tanto, saber que las previsiones no difieren mucho de nuestras estrategias de inversión debería ser tranquilizador. En todo caso, la recesión del coronavirus puede que ya haya terminado, pero es un largo ascenso hacia la «normalidad».

PIB de este trimestre

Deluard llegó a sus conclusiones contrarias a la intuición al calcular el rendimiento de un hipotético inversor que fue capaz de predecir cuál sería la cifra final del PIB con cuatro trimestres de antelación. Esto implica un increíble nivel de clarividencia, por supuesto, ya que es mucho después de que un determinado trimestre haya terminado que el gobierno llega a la cifra final del PIB de ese trimestre.

Sin embargo, Deluard descubrió que este hipotético inversor, a pesar de poseer una clarividencia increíble, apenas habría superado una simple estrategia de compra y retención durante las últimas siete décadas.

Especialmente, asumió que este inversor estaría invertido al 100% si el crecimiento del PIB en los cuatro trimestres siguientes era más rápido que el del trimestre actual; de lo contrario, invertiría en efectivo. Desde finales de los años 40, este inversor habría superado al S&P 500 SPX, +0,43 % en menos de un punto porcentual anualizado. Esa es una recompensa muy pequeña por ser un pronosticador perfecto, especialmente porque las probabilidades son abrumadoras de que nuestros pronósticos se queden muy, muy lejos de ser perfectos.

Considere lo que los hallazgos de Deluard significan para nuestra actual situación incierta, en la que no sabemos realmente cuán rápido está creciendo la economía. Pero tendríamos muy poca ventaja sobre nuestros compañeros inversores incluso si supiéramos ahora que el crecimiento económico se acelerará en el segundo trimestre de 2021.

¿Por qué importa tan poco el conocimiento de la tasa de crecimiento futuro de la economía? Deluard argumenta que es porque los márgenes de beneficio y las relaciones P/E importan mucho más. La economía puede estar creciendo a un ritmo rápido, después de todo, pero si los márgenes de beneficio se están reduciendo ese crecimiento no se traducirá en un aumento de las ganancias. Y las ganancias de rápido crecimiento no siempre pueden superar una disminución de la relación P/E.

Ganancias futuras de las compañías

Este papel excesivo que juega el P/E ratio se relaciona con la tasa de descuento que los inversores usan – explícita o implícitamente – cuando valoran las ganancias futuras de las compañías. Con una alta tasa de descuento, los beneficios de los años futuros significan relativamente poco para la valoración actual de una empresa. Con una tasa de descuento baja, importan mucho más. De hecho, Deluard demostró recientemente que, dependiendo de la tasa de descuento utilizada, el S&P 500 está ahora bastante valorado entre 1.851 y 3.386.

No es de extrañar, como dijo Deluard, saber de antemano la tasa de crecimiento del PIB es «notablemente inútil». Nada de esto es para decir que la economía no importa. Sí que importa, por supuesto. Pero su impacto es mayor cuando se centra en el mercado de valores a largo plazo. En períodos más cortos, la economía juega un papel menor que los márgenes de beneficio y las tasas de descuento ligadas a la valoración.

Esta discusión también pone en perspectiva el reciente debate sobre la aparente desconexión entre el mercado de valores y la economía. Lo que la investigación de Deluard muestra es que esta desconexión no es ni nueva ni particularmente mayor ahora que en años pasados.

Los inversores esperan una rápida recuperación económica, ya que el NASDAQ 100 alcanza un nuevo récord y el S&P 500 elimina las pérdidas anuales. El índice de referencia S&P 500 cayó casi un 34 % desde los máximos de febrero hasta los mínimos de marzo, lo que llevó a los mercados a un terreno bajista. El aumento de las acciones de tecnología y comunicación ha impulsado las ganancias del NASDAQ, con empresas como Zoom, que casi triplicó el precio de sus acciones desde principios de enero, ya que el bloqueo obligó a los consumidores a adoptar nuevas formas de comunicación.

El nuevo mercado alcista se confirmó sólo 16 semanas después de que los temores de COVID-19 vieran a los inversores vender sus activos cuando se temía una recesión en los Estados Unidos.

El NASDAQ ha subido un 44,7 % desde su fondo del 23 de marzo. Se considera generalmente que un mercado alcista es una subida de más del 20% desde el punto más bajo.

El economista jefe de BetaShare, David Bassanese, cree que los mercados podrían ser excesivamente optimistas al haber eclipsado los máximos anteriores.

«En última instancia, sospecho que los mercados se mostrarán demasiado optimistas en cuanto a la velocidad de la recuperación económica, pero los mercados son impulsados en última instancia por el flujo de noticias diarias, que ha seguido siendo en general alentador desde que se pusieron en marcha los cierres globales», dijo.

Datos económicos negativos

«Después de todo, el mercado había descontado efectivamente los datos económicos negativos relacionados con el bloqueo durante la venta en marzo, y por lo tanto era inmune a estos datos cuando comenzaron a aparecer en los últimos meses», explicó el Sr. Bassanese.

A medida que la economía comienza a reabrirse, el economista sostiene que una imagen más clara de las perspectivas económicas tendrá repercusiones en el mercado de valores.

«El mercado ha podido centrarse en los beneficios de los cierres en términos de aplanamiento de la curva, reapertura gradual y ahora algunas señales tempranas de un rebote en los datos económicos más recientes.  Pero el desafío vendrá después del rebote inicial de los datos económicos posteriores a la reapertura, si los datos posteriores son mucho más moderados, como creo que será.

«Es probable que el mercado siga actuando como si se produjera una recuperación en forma de V hasta que haya pruebas más claras de lo contrario», continuó el Sr. Bassanese.

Un importante impulso para el mercado fue el informe mensual de empleo del viernes, que mostró una caída inesperada en la tasa de desempleo, reforzando las opiniones de que lo peor del daño económico del brote del virus ya había pasado.

Las acciones que anteriormente habían sido las más afectadas por el cierre, incluyendo el transporte, el turismo y la industria minorista, han aumentado a medida que los inversionistas se vuelven optimistas acerca de un mundo restringido post-COVID-19. «Lo que está sucediendo claramente es que la emoción de la reapertura está permitiendo que muchas de estas empresas que han sido víctimas de COVID-19 regresen y vuelvan a entrar en vigor», dijo Stanley Druckenmiller, presidente y director general de la Duquesne Family Office, a la CNBC.

Sin embargo, el Sr. Bassanese advirtió a los inversionistas australianos que fueran cautelosos y pacientes al invertir en el mercado estadounidense.

«Sigo pensando que es hora de ser precavidos, especialmente si todavía no han comprado en el reciente rally de la renta variable de manera importante.  El temor a perderse es ahora intenso, pero sospecho que en los próximos meses puede producirse un retroceso decente -de al menos la mitad del repunte desde finales de marzo- a medida que se haga evidente la realidad de una recuperación económica moderada», dijo el Sr. Bassanese.

Los sólidos resultados internacionales han impulsado las existencias nacionales, y el mercado australiano ha subido un 2,48% en el momento de la publicación.

Tendencia bajista en la bolsa

Los inversores son marcadamente bajistas, ya que el 75 % anticipa una recuperación en forma de U o W de las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus, en comparación con sólo el 10 % que espera una forma de V, según la última encuesta de gestores de fondos mundiales del Bank of America. Una segunda ola de coronavirus es, con mucho, el mayor riesgo de cola, ya que el 52 % de los gestores encuestados la citan, mientras que el desempleo permanentemente elevado (15 %) y la desintegración de la Unión Europea (11 %) ocupan el segundo y el tercer lugar.

Los gerentes desestiman las preocupaciones de los vendedores cuando las acciones de EE.UU. se acercan a los máximos de la burbuja tecnológica. La cura no debe ser peor que la enfermedad

Los fondos multigestores reducen la exposición de las acciones al nivel más bajo. Los niveles de efectivo han bajado ligeramente hasta el 5,7 % desde el 5,9 % de abril, pero siguen estando muy por encima de la media de los últimos 10 años, que es del 4,7 %, lo que indica que una «señal de compra» es una apuesta contraria.

En consonancia con esta inversión «extremadamente bajista», los que respondieron son activos cíclicos infraponderados, como la energía y las industrias, y son activos defensivos sobreponderados, como la atención sanitaria, el efectivo y los bonos. El argumento del valor frente al crecimiento ha vuelto a los niveles anteriores a la crisis financiera mundial, con un 23 % neto de inversores que creen que el valor tendrá un rendimiento inferior al crecimiento, cifra que se vio por última vez en diciembre de 2007.

Opinión de que los inversionistas

Una mayoría neta de los gerentes (63 %) dijo que las empresas están sobreapalancadas, apoyando la opinión de que los inversionistas quieren que las empresas gasten su efectivo en mejorar los balances, con un 73% neto esperando esto, mientras que el 15% quiere un aumento del capex y el 7% desea que el efectivo sea devuelto a los accionistas.

El euro parece barato para los encuestados, con un 17 % neto que sugiere que la moneda está infravalorada, mientras que el 43 % neto cree que el dólar está sobrevalorado, aunque la exposición a la renta variable estadounidense sigue estando sobreponderada en un 24 % neto, mientras que la renta variable de la zona euro está infraponderada (17 % neto), su asignación más baja desde julio de 2012.

A pesar de ello, el Reino Unido ha conseguido el título de la región más infraponderada en la encuesta de gestores de fondos globales de este mes, con una infraponderación neta del 33 %. Mientras que por otra parte hay que recordar que el reordenamiento de la cadena de suministro, el aumento del proteccionismo y las nuevas formas de impuestos más elevadas, ocupan el primer lugar en las listas de los inversores sobre el cambio estructural en el mundo post-Covid, citados en el 68 %, 44 % y 42 % de las veces respectivamente.

Las exenciones de deuda, la energía verde, la estanflación y el ingreso básico universal también figuran en la lista de este mes de probables cambios pospandémicos.

Ahorro en las comisiones

Especialmente los inversores que realicen muchas operaciones al año, tanto dirigidas al corto como al medio o largo plazo, pueden acogerse a las tarifas planas bursátiles que están empezando a comercializar cada vez más entidades financieras y, que permiten un importante ahorro en concepto de comisiones por operaciones realizadas. Su tarifa está situado entre 6 y 10 euros al mes, y para una persona que lleve a cabo un total de cuatro operaciones mensuales, por ejemplo, el ahorro le puede suponer unos 30 euros mensuales de media, lo que ayuda también a optimizar la inversión. La tarifa plana en bolsa permite al usuario realizar tantas operaciones de compra y venta como quiera, al igual que ocurre con las tarifas telefónicas o por Internet. Su aplicación aunque no está muy extendida en el sector financiero, abarca principalmente a los bancos y cajas de ahorros que operan a través de Internet y a los brokers, tanto nacionales como internacionales, que son los que mejores condiciones aportan.

En todo caso, no puede olvidarse que una buena compra en los mercados bursátiles supone avanzar mucho para que los resultados en forma de plusvalías no tarden en llegar, pero para ello hay que tomar una serie de pautas y también de precauciones con el objetivo de que una pésima toma de posiciones pueda lastrar nuestra inversión en el futuro, aún a costa de que se desarrolle en un período alcista.

Antes de tomar posiciones en un valor es aconsejable que se estudie su aspecto técnico y fundamental, no dejarlo a una elección aleatoria que solamente puede traer problemas hacia los intereses de los pequeños y medianos inversores, fundamentalmente en forma de minusvalías.

Entrar en los sectores adecuados simplifica la labor de selección a la hora de conformar una cartera de valores, ya que probablemente recogerá el sentimiento positivo del mercado, sea cual fuera la apuesta elegida, siempre y cuando los datos fundamentales de las empresas sean positivos.

En las tendencias alcistas una norma muy común entre los inversores más experimentados consiste en esperar a que se produzcan recortes en la cotización de los precios de las empresas para entrar en el mercado a precios más competitivos y, que pueden propiciar un mayor recorrido al alza del valor y, por tanto, mayores posibilidades de revalorización. Estos recortes puntuales se producen cuando se produce un cierto “cansancio” en las posiciones compradoras y empiezan a salir a flote las ventas, es decir, cuando el mercado está sobrecomprado y, necesita un ajuste en los precios para seguir en su escalada alcista. Estos “descansos” en su cotización de precios, en los que empiezan a aflorar las ventas, se producen varias veces durante un proceso alcista, incluso los analistas bursátiles lo califican como de “movimientos completamente saludables del mercado” que sirven para que los índices, sectores o valores tomen más fuerza en las próximas sesiones bursátiles. Están especialmente indicados hacia aquellos inversores que se dirigen al más corto plazo y quieren sacar todo su “jugo” a los movimientos alcistas que experimenta la renta variable. Por el contrario, tienen poca efectividad para quienes decanten su inversión hacia el medio y largo plazo ya que su repercusión no será tan efectiva.

Comprando valores próximos a sus precios de soporte: a través de los gráficos se podrá comprobar los valores que están en esta situación, para posteriormente venderlos en zona de resistencia, o también en el caso de que se rompiese los soportes. Es una de las estrategias más sencillas que son utilizadas en bolsa, aunque para ello hay que llevar un seguimiento puntual de la evolución de las cotizaciones de los posibles candidatos que puedan formar parte de la cartera de valores.

Valores que han tocado fondo: es uno de los escenarios ideales para cualquier inversor que tenga que hacer frente a las compras, aunque tiene el grave inconveniente de que es muy difícil para los ahorradores minoristas descubrir este punto exacto y, deben ser ayudados por los análisis que realizan los principales intermediarios o brokers financieros, que son publicados en los medios de comunicación especializados. Antes de tomar posiciones en un valor es aconsejable que se estudie su aspecto técnico y fundamental.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.