¿Cómo se puede obtener una rentabilidad del 3 % en las inversiones?

Desde luego que tener una rentabilidad fija en torno al 3 % se ha constituido en todo un problema para los pequeños y medianos inversores. Debido a que en estos momentos los retornos fijos y garantizados sobre los ahorros prácticamente han desaparecido del mercado financiero nacional. No como en otros tiempos en que se podría generar un rendimiento medio del 3 %, 4 % o 5 % y de esta forma conformar una bolsa de ahorro estable de cara el medio y largo plazo. En este sentido, puede decirse que el escenario ha cambiado sustancialmente con respecto a otros periodos ya olvidados.

Ahora para mejorar la rentabilidad en los productos financieros no cabe más recursos que arriesgar en las posiciones, generalmente a través de los productos basados en los mercados de renta variable. Mientras que la renta fija ha quedado completamente anulada como consecuencia de las medidas monetarias por parte del Banco Central Europeo. Y que han llevado a que el valor del dinero sea nulo e incluso con una rentabilidad negativa desde cualquier clase de estrategia en la inversión. Ya no es posible conformar una bolsa de ahorro que vaya creciendo poco a poco y esto lastra las decisiones que deberán tomar los pequeños y medianos inversores.

Dentro de este contexto general, os vamos a proporcionar algunos consejos que pueden ser muy útiles para conseguir a partir de estos momentos un rendimiento a los ahorros en torno al 3 %. Desde luego que no será una tarea fácil de llevar a cabo, pero al menos merecerá la pena ponerla en la práctica ante la falta de estímulos monetarios que te impiden llevar otra clase de estrategias en el sector de la inversión. En cualquier caso, no queda más solución que ser más innovadores en la forma de enfocar las operaciones a partir de estos momentos.

Rentabilidad del 3 %: fondos

Una de las alternativas que disponen ahora los inversores para cumplir con estas expectativas se materializa a través de los fondos de inversión garantizados. Se trata de un producto, aunque en declive, que aún permite obtener unos retornos mínimos que pueden ser muy interesantes para nuestra cuenta de resultados al final de cada año. En este sentido, los fondos de inversión registraron en octubre de 2019 una rentabilidad positiva del 0,12 %, por lo que la rentabilidad acumulada hasta octubre alcanza el 5,7 %. Siendo los garantizados una de las opciones que se pueden tomar para conseguir este retorno mínimo a la inversión en dinero.

También hay que indicar que los fondos de renta fija han registrado rentabilidades ligeramente negativas en octubre, con algo más de intensidad en los de larga duración (-0,2 % los fondos de renta fija a largo plazo y -0,3 % los garantizados que son los que nos interesan), según los últimos datos proporcionados por parte de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco). En donde se pone de manifiesto que la inversión colectiva (Fondos y Sociedades) experimentó en octubre un crecimiento de 735 millones de euros y se situó en 490.256 millones, lo que supone un aumento del 0,15 % con respecto a septiembre.

Bonos de alto rendimiento

Se trata de otra de las alternativas que disponemos para lograr estos márgenes de intermediación mínimos de los que hablamos. Aunque con un riesgo latente que destaca frente a otros productos financieros. Cabe resaltar que la inversión en bonos de alto rendimiento, más conocidos como high yield, concede un cupón mayor, hasta el momento en que se produzca un pinchazo y es entonces en donde podemos perder buena parte del dinero invertido en este modelo para la inversión tan especial. También se puede hablar de invertir en bonos de países emergentes, pero a la hora de la verdad invertir en bonos de estas características hay que ser muy selectivo porque no todos tienen el mismo comportamiento. Si no que por el contrario, hay fuertes divergencias entre todos ellos y por muy alto que fuera el cupón.

Sobre esta opción hay que estar muy bien asesorado ya que si bien se puede cubrir la rentabilidad indicada, no menos es cierto que también puedes dejarte muchos euros por el camino. Debido a que la renta fija no pasa por el mejor de sus momentos y tiene  mucho más riesgo que en otros periodos. De todas formas, es una de las pocas opciones que tienes a mano para alcanzar el 3 % de rentabilidad que es al fin y al cabo de lo que se trata en este escenario en la inversión. Para que de esta manera, podamos cumplir con nuestras expectativas sin tener que recurrir a los mercados de renta variable, tanto nacionales como de fuera de nuestras fronteras.

El recurso seguro del dividendo

Siempre nos quedarán los dividendos como la herramienta que nos queda para conformar una bolsa de ahorro estable de cara al medio y largo plazo. Desde esta perspectiva incluso tenemos las posibilidades de tener un rendimiento mayor al 3 % a través de un pago fijo y garantizado todos los años. Casi el 80 % de las empresa que cotizan en el Ibex 35 hacen un reparto de estas características y pase lo que pase en los mercados financieros. Además, es como consecuencia de los beneficios que reparte estas empresas cotizadas. Desde el sector bancario a las compañías eléctricas, pasando por las constructoras.

El dividendo medio anual de las empresas que cotizan en los mercados de renta variable ofrece una rentabilidad que va desde el 2 % y hasta el 9 %. Es decir, que a través de esta estrategia en la inversión nos garantizamos un dinero de forma completamente segura y que pueda solucionar nuestros problemas de liquidez en los próximos meses. Para afrontar los gastos de nuestra contabilidad familiar, pagar los impuestos, el colegio de los niños o solventar una deuda ante terceros. Generalmente a través de dos abonos a cargo que son anuales, en las estaciones de verano e invierno. Mientras que por otra parte, puede tener un mejor tratamiento fiscal que en otros productos financieros.

Imposiciones promocionales

Otra de las soluciones más conservadoras o defensivas se materializa a través de las imposiciones bancarias a plazo fijo que proceden de las promociones de las entidades de crédito. Se trata de una única manera en que pueden mejorarse los márgenes de intermediación de estos productos de ahorro. Al punto de alcanzar una rentabilidad máxima en torno al 3 % y desde cualquier formato promocional puesto en marcha por los bancos. De todas formas, el gran inconveniente de esta estrategia comercial es que la duración de los depósitos es muy corta. En torno a 3 o 6 meses en donde la remuneración es mayor que en las imposiciones tradicionales.

Mientras que por otra parte, no nos podemos olvidar que estas ofertas no están presentes. Si no que por el contrario, son propuestas puntuales que emergen de forma esporádica todos los años. Y a veces se exige que su aplicación no sea sobre todos los ahorros, si no sobre una parte mínima de los mismos. Hasta el punto de valorar al final de que no sean un producto rentable para ser suscrito a partir de estos momentos ya que al fin y al cabo las ganancias puede que sean muy débiles. Con la necesidad de formalizar otros productos que al final mejoren el saldo de nuestra cuenta de ahorros que es de lo que se trata en estos casos tan habituales.

Plan de ahorro individualizado

Siempre queda como último recurso la contratación de un plan de ahorro individualizado que mejore nuestra cuenta de resultados. No están presentes en la oferta de todas las entidades financieras, pero al menos lo podemos intentar a partir de ahora. Debido a que es una manera muy sencilla de superar los niveles del 2 % en los márgenes de intermediación. Sin la necesidad de cumplir ningún requerimiento por parte de los bancos y esto es un factor que desde luego que beneficia a los intereses de los pequeños y medianos ahorradores. Entre otras razones porque no requieren ningún periodo de permanencia y además están exentos de comisiones y otros gastos en su gestión o mantenimiento.

Tratándose en cualquiera de los casos de unos productos que deben ser negociados directamente con la entidad de crédito. Y desde este punto de vista son los clientes preferentes quienes mejor lo tienen para que les sea aceptada su solicitud. Hasta el punto de que también pueden negociarse el tipo de interés que se aplica a estos planes de ahorro dentro de unos baremos previamente establecidos en al condiciones de contratación. Para que al fin y al cabo se puede tener una mayor seguridad sobre su funcionamiento en los mercados.

A través de una oferta muy difusa y que en cualquiera de los casos no se puede comprar a la de otros productos bancarios, como por ejemplo en el caso concreto de las imposiciones a plazo fijo que son más claras en sus propuesta de aceptación por parte de los clientes. Desde el principio y sin que se puedan variar sus condiciones en ningún momento. Con la necesidad de formalizar otros productos que al final mejoren el saldo de nuestra cuenta de ahorros que es de lo que se trata en estos casos tan habituales.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.