¿Cómo operar en los movimientos bajistas en la bolsa?

La llegada de una recesión economía va a traer que operar en bolsa sea mucho más complicado a partir de estos momentos. En donde solo los inversores que tengan más aprendizaje en estos movimientos o los que se decanten por las operaciones de trading tendrán oportunidad de conseguir plusvalías en los mercados de renta variable. De todas formas, y para ser más positivo, hay que recordar que en bolsa siempre se generan oportunidades de negocio. Incluso en los escenarios más adversos para los mercados financieros.

Por otra parte, hay que recalcar que este nuevo escenario va a requerir que los pequeños y medianos inversores estén más hábiles para desarrollar sus inversiones. En donde será fundamental en ser mucho más selectivo que hasta ahora en la elección de los valores que van a componer la cartera de valores. Aunque en cualquiera de los casos la oferta de esta clase de valores bursátiles va a bajar sustancialmente. Serán muy pocos los que deberán estar en nuestro radar de operaciones.

En caso de una recesión económica, tal y como se está poniendo de manifiesto con los últimos datos macro, el índice selectivo de la renta variable se puede dirigir hacia unos niveles no vistos en los últimos años. No sería de extrañar que se dirigiese hasta los 7.500 puntos o incluso derribar la cota psicológica que tiene en los 7.000 puntos. En cualquier caso, la caída será muy importante y afectará a cualquier estrategia en la inversión. Es decir, que a partir de ahora será mucho más complejo rentabilizar con éxito el capital invertido en los mercados financieros de renta variable.

Movimientos bajistas a corto

Una de las claves en el éxito de las operaciones llevadas a cabo en movimientos bajistas es que se dirijan a los plazos de permanencia más cortos posibles. Es una la única manera de recoger los rebotes que se vayan produciendo bajo esta tendencia. Estos movimientos al alza no tienen una duración concreta ya que pueden durar muy pocos días o prologarse en unas semanas. En función de la intensidad de los mismos y de la presión compradora que se desarrolle en esos días. Por tanto, no tiene sentido prologar los plazos porque a la larga siempre saldremos perdiendo en nuestras posiciones en bolsa.

En cambio, en los periodos a corto plazo siempre podremos conseguir beneficios aunque la tendencia de fondo sea claramente bajista. Es decir, podemos aprovechar de este pequeño truco en los mercados de renta variable para conseguir unos cuantos euros que irán a parar a nuestra cuenta de ahorro cada vez que se ejecute positivamente este movimiento en bolsa. Es uno de los pocos mecanismo de autodefensa que tienen los pequeños y medianos inversores para salir vivos de su intento de invertir en los mercados financieros. Además, es una estrategia no excesivamente complicada en su aplicación.

Orden limitación de pérdida

Esta no es una fórmula para rentabilizar nuestros ahorros. Si no por el contrario para tratar de limitar las posibles pérdidas que nos puede deparar nuestra inversión. En especial en los movimientos bajistas de gran calado debido a que podemos eliminar una parte muy importante del capital invertido. Porque los mercados de renta variable pueden estar cayendo durante muchos meses o incluso años. Hay que evitar por todos los medios que llegue esta situación tan poco deseada por parte de los pequeños y medianos inversores. En un intento para preservar nuestro dinero por encima de otras consideraciones de carácter técnico.

Mientras que por otra parte, también hay que incidir en el hecho de que los movimientos bajistas en la bolsa son más proclives para desarrollar operaciones que al final no nos quedará más remedio que finiquitarlas con unas malas ventas. Para dotarse de liquidez ante alguna necesidad en la economía doméstica de los usuarios bursátiles. Como por ejemplo, la amortización de una línea de crédito, deudas ante terceras personas o hacer frente a los gastos más necesarios en la vida diaria. Pues bien, en este sentido una orden de limitación de pérdida puede ayudarte a que tus pérdidas en bolsa no sean más abultadas. Siempre será mejor dejarse un 2 % que no un 10 % o 20 % de la inversión.

En valores muy líquidos

Otro de las claves para sobrevivir en un escenario adverso para los mercados de renta variable consiste en realizar las operaciones en bolsa solo en valores que ofrezcan una alta liquidez a los inversores. Con un doble objetivo, por una parte que puedan ajustar a su gusto los precios de entrada y salida en la bolsa. Y por otro lado, para evitar que puedan quedar enganchados en sus posiciones como consecuencia de su poca liquidez. Normalmente esta clase de valores bursátiles coinciden en su objetivo con los de más pequeña capitalización y que cotizan en los índices secundarios de la renta variable nacional. Como por ejemplo, Deoleo, Sniace o Natra por citar tan solo algunos representantes de este grupo tan especial de empresas cotizadas.

Por otro lado, los valores que son muy poco líquidos también te generan problemas de que pueden ser manipuladas con muy pocos títulos. Hasta el punto de que pueden moverlos con gran violencia, en uno u otro sentido y generalmente a cargo de las manos fuertes de los mercados financieros. En donde los propios pequeños y medianos inversores tienen muy pocos mecanismo de autodefensa para preservar sus posiciones y en consecuencia están en condiciones de llegar a perder mucho dinero en cada una de las operaciones abiertas. Puede que tú mismo hayas sido víctima de un movimiento de estas características.

Atrapados en las posiciones

Además hay que valorar que ante una falta de liquidez siempre se tardará más tiempo ejecutar las ventas con las consecuencia que esta actuación puede generar entre los inversores. Al igual que puede pasar que no vendas tus acciones al precios que tú deseas. Si no por el contrario, te veas obligado a cruzar un cambio no deseado en esos momentos. En la práctica puede suponer una diferencia de muchos euros en las operaciones y por tanto no merece la pena contratarlos por los muchos perjuicios que puede crearte a partir de estos momentos.

No en vano, no puedes olvidar que estos valores son muy especulativos y están destinados a otras estrategias en la inversión en bolsa. Con un riesgo evidente de que tu cartera de valores se pueda devaluar en las próximas semanas o en muy pocos días de cotización, tal y como es característico en estas propuestas bursátiles.

¿Cómo ir a contracorriente?

En los movimientos bajistas se pone de manifiesto que los valores se dejan llevar por la inercia de los mercados. Lo que en la práctica quiere decir que es mucho más complicado detectar valores que estén bajo una tendencia alcista o al menos lateral. Con los que se pueda conseguir una rentabilidad en torno al 10 % de ganancias en las operaciones. Por tanto, no quedará más remedio que aplicar ciertas estrategias en la inversión. Con el objetivo de mejorar los resultados de todas nuestras operaciones en bolsa en este escenario tan poco deseado por parte de los pequeños y medianos inversores.

Entre los sistemas para operar en bolsa hay algunos que pueden ser más útiles para satisfacer nuestras necesidades con el siempre complicado mundo del dinero. De esta forma, hay algunas pautas de actuación que pueden ser más rentables que otras. Desde este escenario, os vamos a proponer algunos sencillos trucos para sacar jugo a la bolsa en un escenario adverso para los mercados de renta variable como el que está previsto para los próximos meses.

Pautas de actuación

La primera norma de actuación deberá ser la de posicionarse en valores de clara tendencia alcista. Desde luego que alguno habrá a pesar de que las caídas en los mercados de renta variable sean generalizadas. Las oportunidades de negocio siempre están presentes en cualquier momento, tal y como saben los inversores con mayor experiencia en esta clase de operaciones.

Otra estrategia consiste en optar por los valores  que cuenten con un mayor potencial de subida. No todos mostrarán las mismas constantes y con toda seguridad que habrá algún que otro valore, que por diferentes motivos, cuenta con mayores expectativas en el crecimiento. Son precisamente estos valores los que deben compone nuestra cartera de valores en los momentos más difíciles para los mercados de renta variable. En donde se pueden obtener beneficios en las operaciones tal y como ha pasado en otros movimientos bajistas en la bolsa.

Otro sistema muy útil que podemos aplicar a partir de estos momentos es el que tiene que ver con realizar nuevas compras en el mismo valor. Es decir, los comúnmente llamadas recompras y que se utilizan en periodos que van destinados al medio y sobre todo largo plazo. Con el objetivo prioritario de comprarlas a precios muy bajo para que al cabo de los años se puedan obtener beneficios en las operaciones. Entre otras razones porque el posicionamiento de los inversores será mucho mayor que antes. Esto en la práctica quiere decir que tendrá más acciones y por tanto dispondrá de un mayor capital invertido en la bolsa.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.