Cómo hacer un análisis técnico en bolsa

El análisis técnico en bolsa fue desarrollado tomando en consideración  las teorías del mercado de valores de Charles Henry Dow. Tiene como objetivo  predecir el precio futuro de las acciones,  materias primas, futuros y de  valores negociables;  considerando  precios previos y el rendimiento de estos valores.

El análisis técnico aplicará la ley de la oferta y la demanda para poder  deducir y comprender de forma lógica cómo funciona el mercado de valores y bolsas, igual para ser capaz de identificar las tendencias existentes.

Se estarán usando las gráficas  esencialmente para lograr predecir las futuras tendencias en el precio.

Las teorías de Dow referente a inversiones serán el fundamento de este análisis, y harán posible que puedan estar estudiándose los mercados financieros.

Buscar resultados rápidos es mayormente el enfoque de este tipo de estudio, pero igual existe el “Análisis Fundamental”, que se enfocará en datos financieros de períodos largos de varios años.

Revisar y estudiar cuadros y gráficos de precios de valores es una tarea que el analista tendrá que realizar para detectar tendencias de precios entre otras cuestiones. Se precisará también entender los conceptos soporte y resistencia. Revisemos a continuación estos y otros contenidos.

Fundamentos  que rigen el  Análisis Técnico

Las premisas principales en las que se basa el análisis técnico serán:

  • El precio lo descuenta todo.
  • Los precios se estarán moviendo en tendencias.
  • La historia se repite.

El primer  principio (El precio lo descuenta todo),  será  la base  del análisis técnico.

Considera  que todos los factores  que afectarán el mercado;  económicos, especulativos, políticos, sociales etc.,  están reflejados en la acción del precio.

Esto concluye que  cuando se  analiza  la acción del precio de un mercado dado, se estará  analizando por defecto, aunque de forma no directa, la sumatoria de  los factores relacionados con el mercado estudiado.

El precio estará reflejando modificaciones en el balance entre oferta y demanda.

Si el precio aumentara, será debido a que  la demanda está superando  a la oferta, y si callera,  la oferta estará superando  a la demanda.

Cuando se lleva a cabo el análisis técnico, no se intenta reconocer aquellos factores que estén causando los cambios,  sino que se analizarán las consecuencias de esos cambios, que serán los precios.

Referente al  concepto de tendencia, “Los precios se estarán moviendo en tendencias”,  es preciso reconocer que en el análisis técnico el objetivo es identificar una tendencia en su etapa temprana, con el fin  de establecer operaciones en esa misma dirección.

Estudiando el pasado podrá entenderse el futuro. Esto explica la premisa  “La historia se repite”.

Las formaciones técnicas que pueden observarse en las gráficas, vienen como consecuencia de las proyecciones alcistas o bajistas del mercado, y tendrán tendencia a un comportamiento semejante bajo circunstancias iguales o parecidas.

Análisis Técnico vs Análisis Fundamental

Como veíamos en la premisa, “El precio lo descuenta todo”, los eventos que puedan estar afectando la acción del mercado, estarán descontando ponderadamente en el precio. Dicho esto se considera entonces que no será necesario conocer los fundamentales o noticias que causarán la acción del precio, en lugar de ello será suficiente con realizar el análisis de las gráficas.

Mientras que el  análisis técnico estará enfocado en estudiar la acción del mercado, el análisis fundamental se concentrará en las fuerzas económicas de oferta y demanda que moverán el precio a elevarse, permanecer igual o bajar.

Este enfoque estará analizando aquellos factores de relevancia que pueden afectar el precio de un instrumento financiero en vista a establecer el valor intrínseco de dicho instrumento.

Los dos enfoques  intentan dar solución al mismo problema: pronosticar de alguna forma los precios futuramente, lo que lo hacen cada uno  con formas o estrategias diferentes.

Los fundamentalistas estarán estudiando las causas del movimiento y los analistas técnicos se concentrarán en sus consecuencias.

Teoría de Dow

Charles H. Dow, a finales del siglo XIX, expuso las teorías que fundamentan el análisis técnico. Son premisas relacionadas con el funcionamiento de los mercados, usando los niveles de cierre de las gráficas diarias.

Las premisas de la Teoría Down describen resumidamente los siguientes aspectos. Los índices descontarán todo, esto considerando toda la información sobre los hechos que son capaces de afectar a los mercados.

Existirán tres tendencias que seguirán los mercados. Una (Ascendente – Descendente), siguiendo un patrón de picos y valles. Algunas tendencias primarias o de largo plazo, de seis meses a un año, incluso superior.

Tendencias consideradas de mediano plazo, abarcando de tres semanas a tres meses y las terciarias, conocidas igualmente como menores o de plazo corto (inferior a 3 semanas).

Las tendencias de tipo primarias estarán siguiendo tres fases en su evolución. Una de acumulación, o “compra institucional”; de compra por el público general o fase fundamental y la de distribución, conocida igual como de venta institucional o especulativa.

Los variados índices bursátiles han de estar confirmando las tendencias tanto alcistas o bajistas.

El volumen confirmará la tendencia. El volumen de operación ha de estar subiendo cuando el precio se mueva en la dirección de la tendencia y ha de bajar cuando este vaya en contra de la misma.

Una tendencia se mantendrá reinante o vigente hasta que la misma muestre indicios claros de que ha cambiado de dirección.

Análisis Gráfico

Este tipo de análisis estará considerando los estudios aplicados a la gráfica del precio, sin tener que estar utilizando análisis cuantitativo.

Comentamos a continuación  las herramientas fundamentales con que cuenta.

  • Tendencias: Será la dirección de los picos y valles que el precio y su acción estarán reflejando gráficamente. Existen las tendencias alcistas, bajistas y laterales. Algunas de las tendencias permitirán el uso de otras herramientas como serían: Líneas de tendencia a la alza o baja; Canales, que podrán ser clasificados como alcistas o bajistas.
  • Soporte y resistencias: Será un nivel de precio inferior al actual. La demanda tendrá que exceder a la oferta, y así el precio deberá estar subiendo nuevamente. A nivel de gráfica va a estar representado por una línea horizontal que estará por debajo del precio actual esperado que contenga cualquier impulso bajista, y por esto el precio repunte. La resistencia será lo opuesto a un soporte. Será un nivel de precio superior al actual, donde la oferta debería exceder a la demanda y el precio así caer. A nivel de gráfico será una línea horizontal que estará por encima del precio existente que ha de contener cualquier impulso de tipo alcista.
  • Formaciones, figuras o patrones técnicos: Dibujos que se presentarán en las gráficas de cotizaciones. Con clasificación en categorías o clases  distintivas, tendrán un valor de predicción. Las tendencias que se consideran existen son: alcistas, bajistas y laterales.
  • Retrocesos: Serán movimientos que tiene el precio en contra de la tendencia principal del mismo. Es de esperar que la cotización vuelva atrás o retroceda una parte importante del movimiento original, encontrando soporte o resistencia en algunos niveles previsibles antes de seguir su movimiento en la dirección anterior.

Herramientas Matemáticas

Existen modelos matemáticos  que pueden ser aplicables a la acción del precio, y el análisis técnico los utiliza. Estos permitirán predecir el comportamiento que tendrán los mercados  en un  futuro.

Medias móviles (moving averages): Son la base de casi todos los sistemas para seguir tendencias. Los indicadores incluidos serán: Bandas Bollinger, Medias móviles simples, Medias móviles ponderados.

Los promedios móviles se graficarán por lo general como líneas continuas sobre la gráfica de precios o cotizaciones, y serán utilizados usualmente en combinación de dos o más, con periodos de tiempo diferentes.

Resultarán más útiles si existe una dirección en el mercado clara ya sea alcista o bajista. Si la tendencia es lateral, será preferible obtener señales de los osciladores.

Osciladores: Son modelos matemáticos aplicados al precio, que se basan en observaciones específicas sobre el comportamiento del mercado. Tienden a ser graficados por debajo de la gráfica de cotizaciones, como líneas o histogramas. Medirán la fortaleza que poseen las tendencias en el precio.

Algunos de los osciladores más importantes y usados son:

  • Estocástico (Stochastic Oscillator)
  • MACD (Moving Average Convergence/Divergence)
  • Momentum; RSI (Relative Strenght Index)

Cuando en el mercado  existe una tendencia lateral, los osciladores son muy útiles, más cuando estudios seguidores de tendencia no aportan señales concluyentes. Los osciladores aportan al analista señales que les facilitarán beneficiarse de periodos que no poseen una tendencia definida.

En los momentos donde las cotizaciones están siguiendo una tendencia ya sea alcista o bajista precisa, los osciladores estarán aportando información fundamental a medida que el precio se aproxime a zonas extremas.

Los osciladores estarán advirtiendo igual sobre la debilidad de una tendencia dada cuando muestre divergencia, respecto de la gráfica de las cotizaciones u otros osciladores.

Predictibilidad

La capacidad predictiva del análisis técnico es limitada. Se considera que sólo un 3% de la variación diaria podría ser explicada considerando los precios anteriores de la acción. Debido a esto la información del histórico del precio pasado de un título en cuestión, no es suficiente para predecir el precio futuro.

Varias hipótesis explican las dificultades del análisis técnico y otros tipos de análisis bursátiles usados para predecir las cotizaciones futuras.

Una de estas está relacionada con la hipótesis de los mercados eficientes, que expresa que toda la información que está disponible de manera pública influirá rápidamente en la cotización de un título. Haciendo esto que fuera imposible “golpear el mercado” a partir de tener en cuenta subvaloraciones o sobrevaloraciones pasadas.

Otra evidencia encontrada, señala que los mercados tienen periodos de paseo aleatorio, en que no pasará nada determinante, interrumpidos por bruscos  pánicos y euforias.

Dado el carácter  tan abrupto de las euforias,  se considera que muy difícilmente las técnicas actuales de pronóstico sean capaces de ser demasiado útiles.

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *