Cómo desdomiciliar recibos

Cómo desdomiciliar recibos

Muchas veces, algo que hacemos para quitarnos problemas a la hora de realizar pagos recurrentes es domiciliar los recibos. Pero, ¿qué pasa si no quieres seguir pagándolo así? No hay problema, porque se puede deshacer esa acción pero, ¿cómo desdomiciliar recibos? ¿Se puede hacer?

Si estás pensando en dar de baja algún servicio que tienes domiciliado pero no sabes qué debes hacer para hacerlo, a continuación te hablamos de ello.

Qué es la domiciliación bancaria

Qué es la domiciliación bancaria

Antes de hablarte de desdomiciliar recibos y de cómo hacerlo, hay que saber a qué nos estamos refiriendo con domiciliación. Este es el término por el que se le conoce, aunque también hay otro, Adeudo SEPA, que es el nombre en «jerga bancaria».

La domiciliación bancaria es una autorización que concedes, como titular de una cuenta, al banco. ¿Para qué? Pues para que sea este quien, sin tener que recibir órdenes nuestras cada vez que se pase un recibo de esa empresa, se pague automáticamente. En otras palabras, es un permiso que le damos al banco para que pague a una determinada empresa cada vez que se reciba un recibo, sin tener que preguntarnos.

Lo normal es que lo que domiciliemos sea la luz, agua, comunidad de vecinos, seguro, plataformas de streaming… recibos que sabemos que vienen mensualmente y que, en lugar de ocuparnos nosotros de pagar cada mes, dejamos que sea el banco el que lo haga.

Tipos de domiciliación bancaria

Tipos de domiciliación bancaria

Entre los tipos de domiciliaciones bancarias que puedes llevar a cabo están las siguientes:

  • De impuestos. Es decir, en lugar de tener que pagar cada tres meses los impuestos, la Agencia Tributaria da la opción de que se domicilien los recibos para que automáticamente se pagan. Eso sí, solo en aquellos cuya cuantía es fija; si es de los que dependen del trimestre, esta opción no sería posible.
  • Adeudo por domiciliación bancaria SEPA. Esta tiene que ver con el pago entre países que se benefician de esta forma de pagar sin estar pendientes de ello. Dentro de estos tenemos dos tipos:
    • Directos básicos.
    • Directos B2B, es decir, de empresa a empresa.

Ventajas e inconvenientes

Si has domiciliado alguna vez un recibo, seguro que sabes que tiene muchos beneficios, siendo el primero de ellos el que no te vas a olvidar nunca de pagarlo porque ya se encarga el banco de pagarlo en tu nombre, con lo que te puedes despreocupar de que, mientras haya dinero en la cuenta, no te van a reclamar nada.

Pero además de esa ventaja, existen algunas más. Y como todo lo bueno, también tiene su parte mala, también habrá desventajas.

Entre las ventajas que te podemos citar, más allá de la anterior, están:

  • Evitar el retraso en el pago. Y con ello no tener que pagar por recargos que pueden ahogar a las personas por haberse olvidado de ello.
  • Mayor seguridad para la empresa que cobra. Porque al domiciliar la empresa sabe que, cuando envíe un recibo, este no se lo van a devolver impagado, sino que automáticamente se paga. Eso también te da más credibilidad.
  • Ventajas en tu banco. Muchas veces los bancos tienen algunos premios para los clientes que domicilian pagos. De esta forma, te puedes beneficiar de algún regalo o descuento en tu cuenta, que nunca viene mal.
  • Puedes cancelar cuando quieras. Que domicilies algo no quiere decir que ya se va a quedar toda la vida; cuando tú quieras puedes mandar la orden a tu banco para que no pague más recibos.

Ahora bien, tal y como decíamos, todo lo bueno también tiene cosas malas, y en este caso estas deben tenerse muy en cuenta. Entre ellas, podemos citarte:

  • Perder de vista tus gastos. De hecho, las domiciliaciones hacen que muchos no tengan en cuenta este gasto, y por ende puedes acabar endeudándote. Y es que si no cuentas con ese gastos y pones otro más, puedes hacer que al final lo que ingresas y lo que gastas sea lo mismo, o peor aún, que gastes más de lo que ingresas.
  • Puedes dejar tus cuentas a cero, sobre todo si no controlas bien los gastos que tienes.
  • Si se hace un cargo indebido la reclamación puede resolverse en un plazo más largo que si no hubieras domiciliado. Ten en cuenta que ellos han cobrado, y para devolver pueden tardar en darte la razón (y así recuperar tu dinero).
  • Podrías estar pagando de más. De hecho, que domicilies no quiere decir que te desentiendas. Has de saber bien qué pagas y por qué, para evitar que te cobren de más o de forma indebida.

Cómo desdomiciliar recibos

Cómo desdomiciliar recibos

Ahora que tienes más claro todo lo que es la domiciliación bancaria, es hora de meternos de lleno en el asunto del artículo, la desdomiciliación de recibos. ¿Se puede hacer?

La respuesta es simple. Sí. Pero para desdomiciliar recibos vas a depender de tu banco, y sentimos decirte que, dependiendo del que sea, tiene un proceso u otro. Eso sí, no son difíciles, al contrario pero no podemos los pasos concretos porque cada banco lo hace de una forma.

Lo que sí podemos decirte es que tienes dos formas de desdomiciliar recibos, que se aplican en casi todos los bancos:

  • Presencialmente. Es decir, pidiendo cita o yendo al banco y pidiendo desdomiciliar un recibo. Normalmente te harán rellenar un formulario, o bien lo harán ellos en el ordenador, lo imprimirán y lo leerás para ver si estás de acuerdo. Si es así, tendrás que firmarlo y ellos se quedarán con una copia (y deben darte una a ti.
  • Online. Esta vía es incluso más fácil y rápida, porque lo puedes hacer tanto en el móvil como en el ordenador, estés donde estés. Solo tienes que entrar en la app de tu banco y buscar las domiciliaciones. Otros simplemente en el recibo de ese pago domiciliado te dan la opción de cancelar las domiciliaciones.

Qué pasa después de desdomiciliar

Una vez que has dado orden al banco de que ese recibo no debe pagarlo más, porque lo has quitado, cuando la empresa que debe cobrar intenta hacerlo se verá rechazado ese pago.

En este caso, lo normal es que esa empresa se ponga en contacto contigo informándote de lo que ha pasado para que pagues ese recibo (si no te has dado de baja de ellos). En caso contrario, puedes tener problemas.

Por eso, una vez desdomiciliado, lo mejor es avisar a la empresa, bien diciéndole que ya no queremos sus servicios, bien avisando que vas a pagar de otra forma.

¿Te queda ahora más claro cómo desdomiciliar recibos?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.