¿Cómo conseguir un seguro gratis?

Un seguro, cualquiera que fuese su naturaleza, es un producto que en la mayoría de las ocasiones es indispensable tener para preservarse de situaciones poco deseadas. Con la finalidad de proteger la salud de los tuyos, bienes materiales o incluso para crear una bolsa de ahorro estable para el medio y largo plazo. En todos los casos, generan un gasto que deberá afrontarse todo los años a través de su cuota anual. Con un desembolso que oscila entre 100 y 500 euros aproximadamente en función del modelo suscrito, coberturas incluidas y el número de destinatarios.

Se trata de una estrategia que puede contener los gastos de los usuarios, para que ese dinero pueda destinarlos a otras necesidades. Como por ejemplo, pagar un crédito a terceras personas, afrontar un gasto no previsto en el presupuesto familiar o sencillamente pagar el colegio de tus hijos más pequeños, entre otras actividades. A través de unos consejos muy sencillos de aplicar a partir de estos momentos que tendrán unos efectos muy positivos sobre tu presupuesto personal o familiar. En lo que se constituye en uno de los mayores deseos por parte de los pequeños y medianos ahorradores.

Debido a su coste no son pocos los usuarios que no suscriben estos productos financieros para tratar de ahorrar dinero en su cuenta de ahorro. Pero lo realmente interesante es que en estos momento hay habilitada una serie de estrategias comerciales que conduce a que se pueda suscribir un seguro gratis. Sin renunciar a ningún servicio o prestaciones en las condiciones de las pólizas formalizadas. Sirve para todos los seguros: vida, hogar, coche, mascotas o alquiler de la casa. A través de las siguientes actuaciones que exponemos a continuación:

Seguros gratis en promociones

Es cada vez más habitual que las compañías de seguros lancen ofertas en la que contratado una o dos pólizas te regalan una adicional sin coste alguno. En cualquier caso, para que esta estrategia sea realmente eficaz será necesario que los seguros objetos de la oferta sean indispensables para la protección de los usuarios. Es decir, no deben formalizarse sin ningún motivo aparente y la actuación se deba a un impulso para disponer de un producto de estas características de forma gratuita.

Otra de las estrategias que pueden emplearse es la de aprovechar los seguros que llevan incorporados las tarjetas de crédito o débito. Hay que analizar sus condiciones porque con toda probabilidad no tengas que contratar una póliza sencillamente porque ya la tienes y no lo sabes en ese momento. También  pasa con otros productos bancarios, como por ejemplo en las cuentas nómina, programas de ahorro o algunos planes de pensión.

Gratuitos los primeros 12 meses

Los usuarios también pueden acogerse  a otro sistema promocional que es utilizado con cierta frecuencia por parte de las compañías de seguros. Se trata de regalar a los posibles clientes de una póliza de hogar, accidentes o para el coche bajo unas mejores condiciones en su contratación. Es decir, sin tener que desembolsar un solo euro y en cualquier caso contando con todas las prestaciones y coberturas del producto. No obstante, este periodo estará limitado ya que es un periodo de carencia que alcanza en el mejor de los casos 12 meses.

A partir de este momento, habrá que pagar la prima y cuotas de forma normal y ya sin ninguna clase de descuentos. Se trata de una estrategia comercial muy agresiva que tiene como finalidad que el titular del producto pueda ver las ventajas que conlleva tener un seguro suscrito. Aunque se puede rescindir el contrato en cualquier momento y sin ninguna clase de penalizaciones o restricciones.

Sin gastos en las hipotecas

Por último, cabe la posibilidad de que en algunas hipotecas esté integrado un seguro para el hogar de forma gratuita. Se trata de otra promoción diferente que está desarrollada para incentivar al cliente en su contratación. Generalmente acompañado con diferenciales más competitivos respecto a las líneas de crédito para comprar una casa que comercializa la competencia. En este caso, el ahorro será total ya que su duración será tota la vida y hasta que se finiquite el crédito hipotecario. Estas promociones son válidas solo para los seguros del hogar y no en otros formatos de protección.

5 claves para ahorrar dinero

El 75,8 % de las viviendas en España están protegidas con un seguro de hogar, según los datos proporcionados por la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa). Hasta el punto de que es una de las pólizas más comercializadas por parte de las compañías de seguros. Pero quizás lo que desconocen buena parte de los usuarios es que a través de su contratación puede ahorrarse mucho dinero todos los años.

La contención de los gastos a través de un producto tan relevante como son los seguros de hogar se deriva de la puesta en marcha de diferentes estrategias que tendrán como principal finalidad la consecución de este objetivo tan anhelado. Sin renunciar a ninguna cobertura necesaria, ni tan siquiera a dejar huérfana la preservación de la vivienda ante ciertas actuaciones o incidencias externas. ¿Deseas conocer cómo llevar a la práctica este particular plan de ahorro doméstico?

Primer consejo: evitar duplicidades

El seguro de hogar es uno de esos productos que pueden tenerse por partida doble y a veces sin que los propios asegurados lo sepan realmente. Por este motivo siempre es muy útil repasar todos los seguros que están suscritos y si estuviese duplicados no habrá más remedio que darse de baja con toda rapidez. Será una fuente de ahorro totalmente inesperada y que sin lugar a dudas ayudará a llegar a final de mes con el saldo de la cuenta corriente más saneado. No en vano, el hecho de disponer dos pólizas de similares características no aportará absolutamente nada a sus titulares. Se trata de un gasto completamente innecesario que no conduce a nada.

Segundo consejo: analizarlos

Esta clase de productos aseguradores son muy proclives a que sean formalizados con coberturas que en realidad no se necesitan. Para evitar este escenario, la mejor solución consistirá en centrarse en los requerimientos de toda la familia. Para que de esta forma, se pueda contratar un seguro de hogar a la carta, completamente individualizado. En donde solo estén incorporadas las coberturas más demandadas por los usuarios y por el contrario eliminando las menos útiles. Se constituirá en otra de las claves para contener los gastos con el mantenimiento de este producto. Con un ahorro que puede alcanzar hasta el 20 % sobre los precios originales.

Tercer consejo: correduría de seguros

Siempre es preferible contratarlo a través de estas empresas que en las propias aseguradoras. El motivo de tomar esta decisión se debe a que son más independientes que las segundas al ser ajenas a sus intereses comerciales. Con la ventaja de que pueden acceder a toda clase de ofertas y promociones por parte de las compañías de seguros. Con un beneficio sobre la prima anual que los usuarios deberán afrontar por la formalización de su seguro de hogar.

Cuarto consejo: optar por el online

Contratar un seguro por Internet siempre tiene recompensa ya que este formato conlleva bonificaciones que oscilan entre el 5 % y 10 %. Con la comodidad de que pueden gestionarse desde casa y en cualquier momento del día. Por otra parte, en los últimos meses las aseguradoras han elevada las ofertas de estas características con toda una amplia gama de propuestas en el que el único requisito es utilizar estos canales en su formalización. Desde donde se pueden incluir y eliminar las coberturas de esta póliza, en función de las necesidades de los usuarios. Por otra parte, tampoco puede olvidarse que cada vez más compañías del sector se han decantado por este sistema de comercialización en los seguros de protección en el hogar. Contando con un soporte de apoyo en la gestión de estos productos financieros.

Quinto consejo: buscar las necesidades

No cabe duda de que la mejor estrategia en el ahorro consiste en contratar solo los seguros que en realidad necesitas. Con frecuencia se formalizan pólizas que nunca vas a utilizar y que lo que único que te supone es un gastos no necesario de dinero durante todos los años. Y que por otra parte, podrías destinarlo a otras necesidades en tu vida personal. Esta es una de las claves más relevantes para que a partir de estos precisos estés en perfectas condiciones para contener el gasto en esta clase de operaciones monetaria. En este sentido, no puedes olvidar que el coste medio de cualquier clase de seguros (hogar, salud, accidentes o para el coche) está incluida en una horquilla que va desde los 200 euros y hasta los 600 euros aproximadamente.

Pues bien, a través de todos estos consejos que et hemos explicado podrás mejorar el estado real de tu cuenta corriente o de ahorro. Como lo comprobarás a partir del momento en que ejecutes estas estrategias tan especiales en tus relaciones con el sector de las compañías de seguros. En donde no es necesario suscribir todas sus pólizas. Ni mucho menos, tal y como te habrás dado cuenta con la aportación de esta información tan práctica para el ahorro de dinero.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.