¿Cómo conformar un plan de pensiones a la medida?

Uno de los objetivos que tienes en estos momentos es elaborar una estrategia para potenciar tu pensión en el momento en que llegue la jubilación. Para ello no tendrás más remedio que destinar una parte de tus ingresos todos los meses y que irá en función de tus necesidades y de los gastos que estén contemplados en tu presupuesto personal o familiar. En cualquier caso, será otro desembolso nuevo el que tengas a partir de estos momentos. Para que en tus años dorados tu paga sea más alta de la que se contempla desde una pensión pública.

En este contexto general, está muy claro que tienes muchas opciones y todas ellas pueden ser muy favorables para tus intereses generales. Por el hecho de que al final tendrás unos ingresos más altos que los contemplados desde el sistema oficial de las actuales pensiones. En este sentido, no puedes olvidar que desde diferentes organismos económicos vienen recomendando un mayor aporte individual que irá en dependencia de las circunstancias personales de cada uno de los ahorradores.

Para que esta meta sea al final posible no habrá otra solución que preparar una bolsa de ahorros a partir de estos momentos. Desde este planteamiento, te vamos a exponer algunas de las soluciones que les puedes dar desde ahora. Desde algunos planes más agresivos a otros de corte más defensivos o conservadores que tienen un único denominador común que es llegar al momento de la jubilación en mejor posición económica que antes. Por este motivo es muy importante que realices un plan desde cualquier producto financiero. Desde este planteamiento te vamos a exponer algunas de las mejores ideas en este sentido.

Plan de pensiones: dividendos

Esta estrategia la puedes realizar desde la compra y venta de acciones en bolsa. Por medio del reparto de los dividendos que generan una rentabilidad que oscila entre el 3 % y 8 % a través de un pago fijo y garantizado todos los años. Pase lo que pase en los mercados financieros y para que de esta forma puedas desarrollar una cartera de ahorro de cara al largo plazo. Así puede servirte para que cuando llegue el momento de tu jubilación dispongas de unos ingresos adicionales que puedan complementar tu sueldo público. A través de uno o dos pagos que se ejecutan en el mismo año y que en cualquier caso te podrá servir para que tengas un mayor poder adquisitivo a partir de ese momento en tu vida.

Por otra parte, no puedes olvidar que a través de esta estrategia tan singular estarás en disposición de elegir el valor que se encargue de llevar a cabo este pago al accionista. Puede realizarse desde los valores más conservadores o defensivos en el Ibex 35 a los más agresivos para que se puedan ajustar a tu perfil como pequeño y mediano inversor. Para que de esta manera, en los años dorados puedas cobrar un sobresueldo de 200, 300 o 400 euros. En función del capital que hayas invertido para ejecutar esta estrategia en la toma de posiciones en los mercados de renta variable.

Cartera de fondos de inversión

Esta es otra de las opciones que tienes en estos momentos para elevar el sueldo en el momento de la jubilación. Desde este planteamiento en la inversión puedes elegir el tipo de activo financieros al que vincules este pago. Es decir, desde los mercados de renta variable, renta fija o incluso desde modelos alternativos. A través de los diferentes formatos que han diseñado las gestoras, tanto nacionales como procedentes de fuera de nuestras fronteras. En este caso, lo que conseguirás es crear un bolsa de ahorro para que las puedas disponer en cualquier momento de este momento tan importante en tu vida.

Además, no puedes olvidar que los fondos de inversión también contemplan el pago de los dividendos. Tanto en su versión de la renta variable como en la renta fija y que en ambos casos pueden alcanzar hasta el 6 %. Y que recibirás a través de diversos tipos de pagos que puedes elegir en función de tus necesidades para dotarte de liquidez en el preciso momento en que llegue tu jubilación. Con una mecánica muy parecida que en relación con la compra y venta de acciones en bolsa, tanto en su estructura como en la cuantía de esos importes. Aunque todavía la oferta no es mayoritaria ya que tan solo un 5 % de los fondos de estas características conllevan el reparto de estos ingresos.

Imposiciones a largo plazo

Aunque muchos inversores lo desconozcan, esta clase de inversiones pueden servir a partir de estos momentos para crear una bolsa de ahorro estable. Aunque es cierto que bajo una rentabilidad mínima, aunque al menos servirá para que puedas rentabilizar los ahorros. No en vano, este es un producto financiero que ofrece un tipo de interés que oscila entre el 0,30 % y el 1,75 %. Que irán a parar al saldo de tu cuenta de ahorro en el preciso momento de su vencimiento, con la ventaja de que podrás renovar en ese momento. Siempre y cuando se trata de una imposición bancaria a plazo fijo que no sea de carácter promocional o de formalización puntual.

Además, esta clase de productos bancarios se distinguen en que el interés está siempre garantizado, pase lo que pase en los mercados financieros. Por tanto, puede ser una buena opción en los momentos más adversos para las bolsas internacionales. Desde este planteamiento en la inversión puedes conseguir un mínimo importe para cuando llegue el momento de cobrar tu pensión pública. Con la venta adicional de que podrás realizar las aportaciones monetarias que mejor se adapten a tus necesidades reales y también en dependencia de los ingresos que tengas en cada uno de los momentos. Sin que puedas cancelar las aportaciones a no ser en algunos casos que estén penalizados con unas comisiones de hasta el 1,5 %. Aunque todavía la oferta no es mayoritaria ya que tan solo un 5 % de los fondos de estas características conllevan el reparto de estos ingresos.

Seguros de ahorro

Se trata de uno de los grandes desconocidos por parte de los pequeños y medianos inversores y que se basa en aportaciones regulares que tienes que realizar todos los meses o al menos en la mayoría de ellos. Los seguros de ahorro tienen la gran ventaja de que podrás retirarlos en el momento en que tú mismo crees que sea oportuno. Mientras que por otra parte, puedes realizar las aportaciones de una forma muy flexible ya que puedes modificarlo en cada uno de los periodos. Hasta el punto de vas creando una bolsa de ahorro para cuando llegue los años dorados o un poco más tarde.

Otro de los aspectos que debes valorar en este producto financiero tan  especial es el hecho de que contempla un tratamiento fiscal más favorable para tus intereses personales. Al igual que las formas de ejecutar los rescates de los importes que deseas cada año o en otro espacio de tiempo. Sin que estés obligado en ningún momento a suscribir un importe fijo todos los meses, tal y como pasa en otros productos financieros de similares características. También te aporta una alta liquidez para cuando necesites el dinero en estos años de tu vida. Este es un modelo de ahorro, que no solo lo puedes suscribir a través de una entidad de crédito, sino por medio de las ofertas que vienen realizando las compañías de seguros.

Con propuestas que se distinguen por ser muy uniformes entre sí y que por otra parte están exentos de comisiones y otros gastos en su gestión o mantenimiento. Con el ahorro que conlleva esta operación que tienen otros productos destinados al ahorro o la inversión, y que es al fin y al cabo otros de tus objetivos más inmediatos. Y que también te pueden servir para satisfacer las necesidades que tengas en el momento de la jubilación bajo el formato que consideres más oportuno a partir de estos momentos.

Planes de pensión

Los Planes de Pensiones continúan generando rendimientos muy satisfactorios en todos los plazos y en todas las categorías. En el plazo de 1 año, los Planes de Pensiones de renta fija de elevada duración presentan rentabilidades superiores al 3,7 %, e incluso superiores al 5,6 % anual para el caso de los Planes Garantizados. En cualquier caso, destacan los Planes de Renta Variable, con una rentabilidad del 9,5% en el último año. En media, los Planes de Pensiones obtienen unos rendimientos del 4,6% en el último año, recuperando en su totalidad el ajuste de los últimos meses de 2018.

Por lo que respecta al largo plazo, los Planes de Pensiones del Sistema Individual registran una rentabilidad media anual (neta de gastos y comisiones) del 3,26 % y, en el medio plazo (5 y 10 años), presentan una rentabilidad del 1,8 % y del 2,9 % anual, respectivamente, según los últimos datos proporcionados por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco). En donde se pone de manifiesto que el volumen estimado de aportaciones y prestaciones en octubre serían: aportaciones brutas de 275,2 millones de euros y prestaciones brutas de 254,9 millones de euros, con lo que el volumen de aportaciones netas del mes alcanzaría los 20,3 millones de euros.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.