¿Cómo afecta a la bolsa la bajada del crudo?

El precio del petróleo Brent ha operado a 54,78 dólares el barril, perdiendo un – 1,62 % frente a los 55,68 en el cierre del día anterior en el mercado financieros en Londres. Pero lo realmente importante de esta cotización es que ha desarrollado un rally bajista desde que estuviese este activo financiero en torno a los 70 dólares el barril. Es decir, con una depreciación de algo más del 20 %. En lo que se constituye en una de las bajadas más fuertes del crudo en los últimos años. En este caso, provocada por los efectos en la economía internacional del virus en China y que está llevando a un derrumbe en esta importante materia prima

Pero un aspecto colateral en la bajada del crudo es cómo está afectado a los mercados de renta variable en general. Porque en efecto, sus tentáculos también está llegando a la bolsa, en uno u otro sentido y que puede ser aprovechado en las operaciones de los pequeños y medianos inversores para ajustar sus carteras de valores. En este sentido, está muy claro que hay unos grandes perdedores y beneficiados de este nuevo escenario que ha provocado la pérdida de valoración en el petróleo.

Desde este escenario general, no cabe duda de que las grandes damnificadas con las petroleras que están viendo como en estos días su valoración en bolsa es menor que hace unas semanas. Con depreciaciones que oscilan entre el 2 % y 8 % y que están bajo una fuerte presión vendedora en estos días. Hasta el punto que buena parte del capital de las gestoras internacionales se están dirigiendo a otros sectores bursátiles más seguros. Preferentemente a las eléctricas que ofrecen un retorno a los ahorros más satisfactorio a los intereses de los minoristas y con una rentabilidad anual medio del 6 %.

Bajada del crudo: los más perjudicados

Todas las petroleras se han dejado muchos euros por el camino en estos días. Dentro de la renta variable nacional el mayor exponente es Repsol que se ha dejado casi el 5 % hasta situarse muy cerca de los niveles en 12 euros por cada acción. Cuando hace pocos meses estaba por encima de los 14 euros y como uno de los valores emergentes del índice selectivo de la bolsa de nuestro país, el Ibex 35. En este sentido ha pasado de mostrar un excelente aspecto técnico a un deterioro de su evolución en los mercados financieros. Hasta el punto de que una parte muy importante de los analistas financieros se han decantado para deshacer posiciones en este valor. Ante los riesgos reales de que pueda seguir bajando en las próximas semanas o meses.

Además, no puede olvidarse que está produciéndose una corrección de cierta intensidad que puede llevar a esta materia prima a niveles aún más bajos que los actuales. Es decir, tienes mucho más que perder que ganar en estos precisos momentos y por tanto no merece la pena arriesgar en tus posiciones en los mercados de renta variable. Desde este planteamiento en la inversión es mejor que optes por otros sectores bursátiles que cuenten con un mejor aspecto en su análisis técnico y que te permitan rentabilizar los ahorros con mayor seguridad y garantías de que se cumplan estos retornos al capital.

Repsol en la diana de las bajadas

La petrolera del Ibex 35 ha pasado en muy pocos días de ser uno de los valores más recomendados de la renta variable de nuestro país a estar a estar en posición vendedora tras haber roto soportes de gran importancia en su análisis técnico. Al detectarse que los riesgos son mayores que los beneficios que se pueden obtener en la apertura de sus posiciones. Y que ha sido potenciado en los últimos días por los efectos del coronavirus en China. Sin que por el momento hayan remitido sus efectos en los mercados financieros. No en vano, está siendo uno de los valores más bajistas en la bolsa española. Con una pérdida en su valoración bursátil en lo que llevamos de año de algo más del 5 %, en el pelotón de los más bajistas de los primeros meses del año.

Todo ello y a pesar de que Repsol obtuvo un beneficio neto de 1.466 millones de euros en los primeros nueve meses del ejercicio, frente a los 2.171 millones del mismo periodo del año anterior. En donde el beneficio neto ajustado, que mide específicamente la marcha de los negocios de la compañía, se situó en 1.637 millones de euros, frente a los 1.720 millones logrados entre enero y septiembre de 2018. La fortaleza de los resultados de la compañía y su capacidad de generación de caja motivaron que el Consejo de Administración acordase proponer a la próxima junta general una mejora adicional de la retribución al accionista a través de la amortización de un 5 % del capital social.

Beneficiados de la baja en el crudo

Por el contrario, hay otro grupo de valores que están siendo fortalecidos por la bajada en el precio del crudo. Uno de ellos es el de las líneas áreas que se ven beneficiadas de este nuevo escenario en esta materia prima. Pero con la contradicción de que también es otro de los grandes perjudicados por la aparición del coronavirus en China. Con una sensación muy rara que está dejando entre los pequeños y medianos inversores que no saben qué hacer con esta clase de valores, como por ejemplo en el caso concreto de IAG. Ya que por una parte, les cuesta menos dinero el combustible, pero a la vez está viendo cómo se están cancelando muchos vuelos, en especial los dirigidos al lejano oriente.

Mientras que por otra parte, otro de los sectores que están saliendo muy bien parados de esta situación es el eléctrico. Al conformarse como un refugio en esta clase de escenarios tal y como ha pasado históricamente durante muchos años. En donde los inversores buscan cobijo para guardar sus ahorro y en este sentido nada mejor que empresas que ofrecen una rentabilidad recurrente casi todos los años. Además, reparten uno de los dividendos más altos de la renta variable de nuestro país, con un interés anual que ronda el 6 %. Mucho más que lo que ofrecen todos los productos bancarios o derivados de los mercados de renta fija.

Otros valores no ligados con el crudo

Uno de los datos que nos refleja la evolución de los principales índices de renta variable europeos es que el Ibex 35 está siendo más castigado que otros índices europeos. Pero aun así, los valores del sector de la alimentación están tendiendo un comportamiento mejor que el resto. Con un papel igualmente de refugio ante los escenarios no deseados en los mercados de renta variable. En donde se puede guardar el capital invertido mucho más seguro que otra serie de propuestas en bolsa más agresivas, como por ejemplo pasa con las petroleras o ligadas con el precio del crudo.

Por otra parte, no puede olvidarse que esta clase de valores no son tan volátiles y además generan una rentabilidad menor aunque con los riesgos mucho más limitados que en el resto. Además, cuentan por lo general con una rentabilidad por dividendo que puede ser muy interesante para los pequeños y medianos inversores. En torno al 4 % o 5 %, en función de los valores bursátiles elegidos por los minoristas. Mientras que por otra parte, puede ser una opción de inversión más indicada para los inversores de un perfil o corte más defensivo y en la que prevalece la preservación de su inversión por encima de otra clase de consideraciones. Asumiendo que no se van a obtener grandes plusvalías en la mayoría de los casos. Con una importante diversificación a través de diferentes líneas de negocio: alimentación, distribución, etc. en donde se pueden tomar posiciones a partir de estos momentos.

Exxon por debajo de las expectativas

En Exxon Mobil Corp, el plan del CEO Darren Woods de revitalizar los beneficios de la mayor empresa de petróleo y gas de Estados Unidos se está desviando de su curso por los dos negocios que mejor conoce: la división de productos químicos y el refino. Según analistas del sector, otro año de beneficios flojos podría obligar a Exxon a replantearse sus ambiciosos planes de gasto o a debilitar su capacidad para capear una nueva caída de los precios del petróleo. En este sentido, hay que indicar que Exxon ya tiene que pedir prestado o vender activos para pagar parte del pago en dividendos a los accionistas.

La petrolera fue considerada durante mucho tiempo como una de las empresas mejor gestionadas y más capaces de hacer frente a la volatilidad de los precios debido a su tamaño. Sin embargo, esas ventajas se han desvanecido en los últimos años, como consecuencia de la caída de los beneficios, antes estables, de los productos químicos. La rentabilidad total para sus accionistas ha sido negativa (-13 %) en los 5 últimos años (hasta este mes), en comparación con una ganancia del +25 % en Chevron Corp y del +82 % en BP, según los últimos informes del sector.

De cualquier forma, es uno de los sectores más volátiles en estos momentos, y por tanto, la mejor decisión es alejarse de sus valores. Al menos durante dure este proceso de depreciación del crudo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.