¿Cómo afecta a la bolsa el conflicto entre EEUU e Irán?

El inicio del nuevo año nos ha traído una mala noticia para los pequeños y medianos inversores que puede retraerlos en sus operaciones en bolsa. Se trata del conflicto que ha surgido entre EEUU e Irán y que en cierta forma ha desestabilizado la evolución en los mercados de renta variable en estos primeros días del 2020. En este sentido, cabe resaltar que el presidente de EE UU, Donald Trump, ha dicho que sigue “evaluando la respuesta” al ataque. Mientras que por el contrario, el líder supremo de Irán, Ali Jamenei, sobre el bombardeo: “No es suficiente. EE UU debe salir de la región”.

El principal efecto de este preocupante conflicto entre EEUU e Irán ha sido la apreciación en el precio del crudo que ha experimentado alzas superiores al 6 % en todas las plazas internacionales. Mientras que por el contrario, las bolsas de todo el mundo han perdido parte de su valoración, aunque de una manera muy moderada y controlada. Sin pánico en las reacciones de los inversores tal y como había pasado en otros momentos de la historia reciente en esta clase de conflictos casi bélicos. Aunque todo dependerá de lo que pueda pasar en los próximos días.

En cualquier caso, no es una buena noticia para las bolsas en general en este principio de año. En especial, porque añade una mayor dosis de incertidumbre en la decisión de los inversores y este no es un buen parámetro para esta clase de movimientos financieros. Ni mucho menos. Pero en todo caso, vamos a poner de manifiesto como este nuevo conflicto entre EEUU e Irán puede afectar a las inversiones. No solo en la compra y venta de acciones en bolsa, sino en operaciones en otros activos financieros. Para que de esta forma, los usuarios puedan restructurar su cartera de inversión a partir de este preciso momento.

Conflicto entre EEUU e Irán

Los precios del petróleo subieron bruscamente el miércoles después de que el Pentágono dijo que Irán lanzó más de una docena de misiles balísticos contra bases en Iraq que albergan a tropas estadounidenses. Como consecuencia de esta actuación, el crudo estadounidense subió más de 1,2 % a más de 63 dólares por barril, bajando ligeramente de un pico de 4 % anterior. Mientras que por el contrario, el crudo Brent, un punto de referencia mundial del petróleo, subió un 1,6 % a aproximadamente 69 dólares por barril.

Desde este punto de vista una estrategia en la inversión puede consistir en la toma de posiciones de las petroleras debido a que pueden recoger en su precio el alza del crudo. Con una rentabilidad en muy pocas horas de hasta el 3 % ya que la fluctuación en este activo financiero es muy volátil y no tarda mucho tiempo en reflejar este escenario en los mercados financieros. En cualquier caso, deben ser operaciones dirigidas al más corto plazo y con un componente especulativo muy importante. En donde es necesario conocer el momento en el que se deben cerrar las posiciones porque son al fin y al cabo movimientos con mucho riesgo debido al cambio en las fluctuaciones en sus precios.

Optar por los sectores defensivos

Otra estrategia en la inversión más sencilla para los pequeños y medianos inversores se basa en abrir posiciones en los valores más conservadores o defensivos de la renta variable. Esto se debe sobre todo a que ejercen de refugio en unos momentos de gran inestabilidad, tanto desde el punto de vista político como en el de los mercados financieros. En este sentido, nada mejor que ir o dirigirse a compañías seguras que ofrecen pocos riesgos en la inversión y que además pueden permitir una rentabilidad muy interesante al capital disponible. Con varias propuestas que perfectamente pueden satisfacer esta necesidad que tienen los pequeños y medianos inversores en estos momentos.

Una de las más relevantes es la representada por las empresas dedicadas a la alimentación y que en este escenario de conflicto entre EEUU e Irán se pueden constituir en las más rentables de todas. Aunque eso sí, no esperes grandes márgenes de intermediación porque no los vas a lograr. Pero al menos tendrás más resguardado el dinero ante lo que pueda pasare en el panorama internacional a partir de estos momentos. No en vano, si por algo se caracterizan estos valores es por su poca volatilidad en la conformación de los precios. Esto en la práctica es muy beneficioso para tus intereses personales ya que no tendrás que estar muy pendientes de ello ante un agravamiento en este conflicto internacional.

Acciones en compañía de defensa

Otra postura más agresiva se basa en la toma de posiciones de los valores que están ligados con la defensa y seguridad de los estados. Hasta el punto de que pueden los que más suban en el actual estado de cosas, con rentabilidades que pueden ser muy interesantes a partir de estos momentos. Pero en este caso, dirigida a un perfil de inversor muy bien definido y que pertenece a los más agresivos y hasta con un cierto toque de especulación en sus inversiones. Aunque también son operaciones que van dirigidas al más corto plazo ya que rápidamente puedan darse la vuelta y ser propuestas muy peligrosas para rentabilizar los ahorros de los usuarios bursátil.

Mientras que por otra parte, también hay que tener en cuenta el aspecto de localización de estas compañías. En nuestro país no hay valores de estas características que estén integrados en el mercado continuo nacional. Por tanto, no habrá más remedio que dirigirse a los mercados de renta variable internacionales y en especial el de Estados Unidos que es en donde cotizan estas empresas que están dedicadas a la defensa y seguridad. Con una amplia gama de ofertas ya que su naturaleza es muy diversa y se pueden ajustar al perfil de los pequeños y medianos inversores. En cualquier caso, pueden rentabilizar muy bien este escenario en el conflicto entre EEUU e Irán, aunque también de forma temporal y estando muy atentos a sus movimientos en los mercados de renta variable.

Momento para hacer un descanso

De cualquier forma, el conflicto entre EEUU e Irán puede ser el pretexto ideal para hacer un parón en las inversiones y esperar a lo que pueda pasar en los próximos meses. Con la posibilidad de que podremos comprar acciones a precios mucho más ajustados y competitivos que en estos momentos. No siempre hay que estar invertido en bolsa y este puede ser uno de esos momentos que tanto estamos esperando en el año. En un ejercicio que no ha empezado de la forma tan positiva como hubiesen deseado los pequeños y medianos inversores. En donde los principales índices bursátiles en el mundo llevan perdido casi un 2 % en sus precios y debido precisamente al conflicto entre EEUU e Irán, que puede recrudecerse en los próximos días.

Por otro lado, no puede olvidarse que venimos de unas fuertes subidas en la bolsa y más tarde que temprano tendrán que llegar las correcciones en los precios de los valores que cotizan en los mercados financieros. En estos momentos, estar en liquidez puede ser una correcta decisión para preservar nuestros ahorros por encima de otra serie de consideraciones estratégicas en la inversión. Desde este planteamiento general, puede decirse que estos son unos días para estar alejados de la bolsa, aunque sea de una forma temporal y sin vocación de permanencia en el tiempo. Después de que se hayan roto algunos soportes de cierta relevancia en el análisis técnico y que pueden dar alguna que otra señal para estar fuera de los mercados de renta variable. Sobre ante lo que pueda pasar en los próximos días en lo que se refiere al conflicto entre EEUU e Irán que es el tema que nos trata. Con repercusiones en la cartera de valores que tengamos en mano en estos momentos.

Invertir en el ladrillo

Tras haber corregido sus precios fuertemente las empresas constructoras que cotizan en la renta variable, este año han iniciado una escalada alcista que les ha llevado a recuperar parcialmente sus precios. Aunque de momento los brokers son cautos sobre una hipotética toma de posiciones y, se decanten por mantenerse al margen hasta que no se den las señales definitivas. De todas formas, puede ser una opción interesante si en los próximos días se produce un recrudecimiento en el conflicto entre EEUU e Irán. Debido a que estos valores pueden ejercer el papel de refugio entre los pequeños y medianos inversores.

En este sentido, casi todas las constructoras e inmobiliarias que cotizan en el Ibex-35 tienen importantes revalorizaciones en el pasado año. En muchos casos por encima del 15 %, y en cualquier caso con un mejor comportamiento que el índice selectivo que se anotó casi el 10 % de ganancias. Mientras que por otra parte, la rentabilidad media que ofrecen los dividendos de las empresas integrantes del índice selectivo español relacionadas con el sector de la construcción durante los últimos doce meses es del 5 %, en línea con las de otros sectores como el bancario o las eléctricas. Siendo otra opción para rentabilizar los ahorros a partir de estos momentos.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.