¿Cómo actuar ante el pánico bursátil?

La situación de las bolsas internacionales es más que peligrosa para los intereses de los pequeños y medianos inversores. En donde la volatilidad e inestabilidad de los mercados financieros es el mayor de los peligros que pueden afectar a la valoración de los valores que cotizan en los mismos. No puede olvidarse que un temor que está atenazando a los diferentes agentes financieros puede una señal muy potente sobre lo que pueda pasar en los mercados financieros a partir de estos momentos. Es un riesgo que tienen que asumir los usuarios antes el cumplimiento de esta previsión para nada positiva.

Una desaceleración de la economía de los EEUU es uno de los factores que está alarmando a buena parte de los inversores. En este sentido, los gestores de fondos estadounidenses han llevado a cabo una cancelación de posiciones cortas ante lo que pueda pasar en los próximos días, semanas o incluso meses. Este hecho está incidiendo en que otros activos financieros, como por ejemplo el descenso en la compra de bonos. Un indicio sobre lo que puede pasar en los mercados de renta variable y que trataremos de analizar en este artículo sobre uno de los peores escenarios que se pueden presentar en la bolsa: el pánico bursátil.

En este sentido, el Banco de la Reserva Federal de Atlanta (Estados Unidos) viene publicando durante los últimos trimestres un posible escenario en donde se pronostica recortes de tipos de interés para los años 2020 y 2021. De cumplirse estas previsiones, no sería de extrañar que la reacción de las bolsas sea claramente a la baja. Con la consiguientes depreciación en los valores que cotizan en los mercados de renta variable. No en vano, el comportamiento del S&P 500 ha sido muy negativo desde el tercer trimestre del pasado año. A pesar de desarrollarse importante rebotes durante este proceso bajista.

¿Y si llega el pánico bursátil?

De todas formas, los pocos cambios analíticos importantes desde el punto de vista técnico para un Ibex 35 que sigue siendo un momento de indefinición, aunque siempre dentro de una tendencia bajista de fondo con formación de máximos y mínimos relativos decrecientes. Pero no menos cierto es que algunos analistas muy importantes del mercado de renta variable vienen avisando sobre la posibilidad de que en cualquier momento los inversores puedan vivir un proceso de pánico bursátil. En especial, derivado por los problemas que está habiendo en la deuda de algunos países y estados.

Si esto ocurriese realmente, no habrá más remedio que estar en una aptitud muy precavida para proteger nuestra cartera de inversión. No en vano, es tú dinero el que al final está en juego y por tanto no conviene dejarlo todo en manos de la improvisación tal y como ha sucedido a algunos pequeños y medianos inversores en cuando se ha desarrollado este proceso tan poco deseado por ellos. Para subsanar este grave problema te vamos a proporcionar unas pautas de comportamiento para que sepas actuar con mucha diligencia en estas situaciones tan especiales,

Analizar los plazos de inversión

En primer lugar, será más que necesario que definas cual es el periodo de permanencia al que se dirige tus inversiones en bolsa: corto, medio o largo. Porque en función de esta variable deberás utilizar una u otra estrategia para defender tus intereses como inversor. Porque si la toma de posiciones hubiese sido realizada para poco tiempo la mejor estrategia que puedes emplear en un escenario de pánico bursátil es deshacer posiciones lo antes que puedas debido a que puedes perder mucho más dinero del que has conseguido hasta esos momentos.

Siempre es mejor perder un 10 % que un 50 % en la valoración de las acciones. Esta es una lección que debes aprender de anteriores episodios de grandes caídas en la renta variable. En especial su tu intención iba dirigida a los plazos más cortos para rentabilizar tu patrimonio personal o familiar. En ningún caso debe de preocuparte tomar una decisión tan radical ya que no debes plantearte lo que has perdido, sino que por el contario debes analizar lo que puedes perder a partir de este momento. Desde luego que en una situación de pánico bursátil es mucho y más de lo que te imaginas en un principio.

Inversores más estables

Otra cosa bien diferente se refiere a las actuaciones de los inversores que son más estables en sus posiciones en la renta variable. Es decir, no desean operaciones especulativas ni de pocos días o semanas, sino que sus objetivos están planteados desde el medio y largo plazo. En este caso, su estrategia variará sustancialmente en función de este importante factor. Porque puede pasar inadvertido este hecho esperando que con el paso de los años el precio de las acciones se vuelva a recuperar. Porque hay un dicho entre los inversores con más experiencia en los mercados financieros que dice que “en la bolsa a largo plazo siempre se gana”. No siempre es cierto, pero se cumple con cierta regularidad.

Por otra parte, lo que sin duda puede representar un desplome bursátil es una auténtica oportunidad para generar negocios muy rentables. No puedes olvidar que al fin y al cabo podrás comprar acciones muy baratas, con un precio de mercado muy competitivo como consecuencia de esta tendencia tan especial y a la vez radical. Con descuentos que pueden ser formalizados con un 50 % o incluso más con respecto a los precios previos al escenario de pánico bursátil. En donde tendrán un potencial de revalorización mucho más alto que antes de la crisis. Esto bien los saben las manos fuertes del mercado y por tanto lo saben aprovechar con mucha eficacia.

Con una serie de avisos

De todas formas, la prevención es el mejor arma que disponen los pequeños y medianos inversores para hacer frente a esta situación. Caso siempre el pánico bursátil llega de golpe y no te permite reaccionar con cierta eficacia. No obstante, hay algunas señales que te pueden indicar que está próximo este movimiento tan excepcional en las bolsas. Como por ejemplo, un cambio muy abrupto en la tendencia y que vaya acompañado de un gran volumen de contratación. Puede ser una pista más o menos fiable sobre lo que puede  pasar en los próximos meses.

Otro de los indicios para detectar esta situación en los mercados financieros es la que se deriva de la existencia de alguna burbuja financiera. En este sentido, basta recordar lo que ocurrió con las compañías tecnológicas en la década de los 90 del siglo pasado. O en la misma burbuja del ladrillo que fue uno de los más relevantes detonante para la aparición de la crisis económica en los años 2007 y 2008 con las consecuencia que todo el mundo conoce en estos momentos. Más allá de otras consideraciones técnicas y hasta puede que también desde la perspectiva fundamental.

¿Cuáles son los valores más sensibles?

Otra de las preguntas que deben plantearse ante un posible escenario de pánico bursátil es detectar los valores más vulnerables para sufrir grandes caídas. Pues bien, en estos casos no hay excepciones y todos ellos caen a plomo durante un espacio de tiempo bastante dilatado. No obstante, hay algunas compañías cotizadas que tienen peor comportamiento que otras en estos procesos de depreciación bursátil. Como por ejemplo los sectores cíclicos, financieros, tecnológicos y en general que están ligados al crecimiento de la economía internacional. Son desde luego los más expuestos a los efectos del denominado pánico bursátil.

Por otra parte, hay otros sectores y que si bien son receptivos a la depreciación de su valor en bolsa, lo hacen con menos intensidad que aquellos. Se trata de los llamados valores defensivos y en algunos casos ejercen como refugio ante la figa de capital en los mercados financieros. Es el caso concreto de las compañías eléctricas y en algún que otro caso las vinculadas a la alimentación. No significa que sus acciones vayan a apreciarse en este escenario, pero desde luego que lo harán mejor que las restantes.

Mantenerse en liquidez

La única forma para salir indemne de este proceso consiste en estar en completa liquidez. Es muy complejo llevarlo a cabo, pero antes los primeros movimientos inquietantes pueden formalizarse esta singular estrategia en la inversión. Es decir, deshacer posiciones en los mercados de renta variable para mantenerlos en los productos bancarios de toda la vida (imposiciones a plazo, pagarés nacionales o cuentas de alta remuneración). Por otra parte, servirá para volver a los mercados financieros cuando este proceso haya finalizado, pero con la gran ventaja de que se podrán comprar las acciones de las cotizadas a un precio mucho más competitivo que antes

Por último, conviene recordar que las bolsas no bajan ni suben eternamente, tal y como conocerás por tu propia experiencia. Y después de un periodo de pánico bursátil llega la recuperación de las mismas, incluso con una gran intensidad en las subidas. Por tanto, tienes que estar preparado para este gran momento y la mejor manera para hacerlo en estar en liquidez y guardar los ahorros en tu cuenta corriente. Al menos dormirás mucho mejor ante lo que pueda pasarte durante muchos y muchos meses, que es al fin y al cabo de lo que se trata.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.