¿Qué es el coeficiente Alfa y para qué sirve?

Alfa (α) es un término que se usa en inversiones para describir la capacidad de una estrategia de inversión para vencer al mercado, o su «ventaja». Por lo tanto, alfa también se conoce como » exceso de rentabilidad» o » tasa de rentabilidad anormal «. Veamos qué es el coeficiente Alfa y cómo nos ayuda en nuestras inversiones.

¿Qué es el coeficiente alfa?

Alfa (α) es un término que se usa en inversiones para describir la capacidad de una estrategia de inversión para vencer al mercado, o su «ventaja». Por lo tanto, alfa también se conoce como «exceso de rentabilidad» o «tasa de rentabilidad anormal», que se refiere a la idea de que los mercados son eficientes y, por lo tanto, no hay forma de obtener rentabilidades que superen sistemáticamente al mercado en su conjunto. El alfa se usa a menudo junto con  beta (la letra griega β), que mide la volatilidad  o el riesgo general del mercado en general, conocido como riesgo de mercado sistemático. Este coeficiente se utiliza en finanzas como una medida de  rentabilidad, que indica cuándo una estrategia, un inversor o un administrador de cartera ha logrado superar la rentabilidad del mercado durante un período. El alfa, a menudo considera la rentabilidad activa  de una inversión, mide la rentabilidad de una inversión frente a un índice de mercado o punto de referencia que se considera que representa el movimiento del mercado en su conjunto. El exceso de rentabilidad de una inversión en relación con la  rentabilidad de un índice de referencia es el alfa de la inversión. El alfa puede ser positivo o negativo y es el resultado de una inversión activa. Beta, por otro lado, se puede obtener a través de  la inversión pasiva en índices.

¿Para qué sirve el coeficiente alfa?

El alfa es uno de los cinco índices de riesgo de inversión técnica más populares. Los gestores de cartera activos buscan generar alfa en carteras diversificadas, con la diversificación destinada a eliminar  el riesgo no sistemático. Debido a que alfa representa la rentabilidad de una cartera en relación con un punto de referencia, a menudo se considera que representa el valor que un administrador de cartera agrega o resta de la rentabilidad de un fondo. En otras palabras, alfa es la rentabilidad de una inversión que no es el resultado de un movimiento general en el mercado mayor. Como tal, un alfa de cero indicaría que la cartera o el fondo se está moviendo perfectamente con el índice de referencia y que el administrador no ha agregado ni perdido ningún valor adicional en comparación con el mercado general.

¿Cómo se utiliza el coeficiente alfa?

El alfa se usa comúnmente para clasificar fondos mutuos activos, así como todos los demás tipos de inversiones. A menudo se representa como un solo número (como +3.0 o -5.0), y esto generalmente se refiere a un porcentaje que mide cómo se desempeñó la cartera o el fondo en comparación con el índice de referencia de referencia (es decir, 3% mejor o 5% peor). Un análisis más profundo de alfa también puede incluir el » alfa de Jensen «. El alfa de Jensen tiene en cuenta la teoría de mercado del modelo de fijación de precios de activos de capital ( CAPM ) e incluye un componente ajustado al riesgo en su cálculo. Beta (o el coeficiente beta) se usa en el CAPM, que calcula la rentabilidad esperada de un activo en función de su propia beta particular y las rentabilidad esperadas del mercado. Los gestores de inversiones utilizan alfa y beta juntos para calcular, comparar y analizar las rentabilidad. Todo el universo de inversión ofrece una amplia gama de valores, productos de inversión y opciones de asesoramiento para que los inversores las consideren. Los diferentes ciclos de mercado también influyen en el alfa de las inversiones en diferentes clases de activos. Esta es la razón por la que es importante considerar las métricas de riesgo-beneficio junto con alfa.

Alfa de Jensen de Tesla frente a sus competidores. Fuente: Seeking Alpha.

¿Cómo calcular el coeficiente alfa?

El cálculo del valor Alfa se hace restando la rentabilidad media de una acción menos la rentabilidad media del índice de referencia, en función de la volatilidad de ambos factores (Beta), medidos a través de la Beta, dentro de un mismo periodo temporal.  El valor Alfa de una acción es un parámetro que los inversores deben tener en cuenta junto a la Beta para saber si es recomendable adentrarse en una acción y los riesgos que pueden correr. El cálculo del Alfa proporciona al inversor una estimación de cuál debe ser la mayor o la menor rentabilidad que debe esperarse del valor o de la cartera, según sea el riesgo de mercado de la inversión medido por la Beta.  Así, el coeficiente Alfa puede ser negativo o positivo. Si es positivo, la acción registrará una rentabilidad mayor al de su índice de referencia. En caso de que sea negativo, la rentabilidad será menor al índice de referencia.

Fórmula del coeficiente de Alfa de Jensen. Fuente: WallStreet Prep.

¿Qué hay que tener en cuenta del coeficiente alfa?

Si bien alfa ha sido llamado el «santo grial» de la inversión y, como tal, recibe mucha atención tanto de los inversores como de los asesores, hay un par de consideraciones importantes que se debemos tener en cuenta al usar alfa:

  1. Un cálculo básico de alfa resta la rentabilidad total de una inversión de un punto de referencia comparable en su categoría de activos. Este cálculo alfa se usa principalmente solo contra un índice de referencia de categoría de activos comparable, como se indica en los ejemplos anteriores. Por lo tanto, no mide la rentabilidad superior de un ETF de renta variable frente a un índice de referencia de renta fija. Este alfa también se utiliza mejor cuando se compara la rentabilidad de inversiones en activos similares.
  2. Algunas referencias a alfa pueden referirse a una técnica más avanzada. El alfa de Jensen tiene en cuenta la teoría CAPM y las medidas ajustadas al riesgo utilizando el tipo libre de riesgo y la beta.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.