Cambios de valoración en algunos valores del Ibex 35

Una de las consecuencias con la irrupción del coronavirus es que se están generando nuevas valoraciones en los valores que cotizan en la renta variable de nuestro país. Por desgracia, a la baja aunque debido a los bajos precios que tienen en estos momentos no faltan algunas compañías cotizadas que presentan un potencial de revalorización muy interesante. Otro de los efectos colaterales de la actual pandemia es que hay una cascada de títulos que están anunciando la suspensión de sus dividendos, mientras que otros lo están ratificando. Se trata de un panorama muy cambiante que está sobrepasado los niveles de compresión por parte de los pequeños y medianos inversores.

Tal es la repercusión de este escenario que desde PayPal están mandando a todos los usuarios una notificación en donde ponen de manifiesto que “estamos en un momento histórico sin precedentes, en donde la pandemia del COVID-19 está teniendo un fuerte impacto en la salud de nuestros seres queridos, y está afectando a las empresas de las que dependemos, al buen estado de la economía mundial, así como a nuestras vidas cotidianas” Esta es una empresa que cotiza en la bolsa de EEUU., siendo un sistema de pagos en línea que soporta transferencias de dinero entre usuarios y sirve como una alternativa electrónica a los métodos de pago tradicionales como cheques y giros postales.

Porque puede que a partir de la resolución de esta grave incidencia sanitaria los mercados de renta variable ni vuelvan a ser lo que fueron. Hasta el punto de que algunas empresas pueden dejar de cotizan a partir de estos momentos. Mientras que las restantes lo harán con una valoración en bolsa mucho más reducida que hasta hace unos pocos meses. Desde este punto de vista, todo apunta a que será un mercado muy cambiante en la que habrá que operar con especial rapidez ya que es mucho el dinero que está en juego. No cabe duda de que habrá un antes y un después, al igual que en lo referente al orden político y social. Nada volverá será igual a partir de estos días o semanas.

¿Se ha formado un suelo?

Uno de los aspectos que más interesan a los pequeños y medianos inversores es si el Ibex 35 ha conformado un suelo o si por el contrario todavía vamos a ver niveles más bajos en las próximas semanas. El nivel clave se constituye en los 6.000 puntos y que es la base en donde ha partido el rebote de la última semana. Si se derribase podría dirigirse hasta muy cerca de los 5.000 puntos que sería el nivel que marcase en el año 2002. En este sentido, una de las claves a la que aluden buena parte de los analistas financieros es que la clave puede residir en el hecho de que gaya avances en la lucha contra el coronavirus en lo que se refiere al número de afectados y víctimas mortales.

Mientras que por otra parte, lo que suceda en las próximas dos o tres semanas será determinante para poner de manifiesto cuál será la tendencia de los mercados de renta variable a parte de ese momento. Porque no puede descartarse que el actual rebote sea un movimiento para que se salde la fuerte sobreventa que mantienen los valores. Pero no como una actuación que signifique un cambio de tendencia que pueda animar a abrir posiciones. Solo en las operaciones de corto plazo hay alguna que otra garantía de éxito siempre y cuando se produzca con un gran ajuste en los precios de compra y venta. Debido a la gran volatilidad que presentan los mercados financieros en estos días. Con unos niveles superiores al 10 % en mucha de las ocasiones.

Por otro lado, no todos los valores van a tener el mismo comportamiento ya que las diferencias entre unos u otros pueden alcanzar niveles del 4 % o 5 %. En donde la selección de los mismos va a ser un factor determinante para la rentabilidad de la operación, al menos en lo que se refiere al corto plazo. En este sentido, no puede olvidarse que a pesar de todo ha habido valores con saldos positivos en estos complicados días. Como en los casos concretos de Grifols o Viscofan que se han reforzado mínimamente desde primeros del mes de marzo. Y que en estos momentos están ejerciendo como valores refugio ante buena parte de los flujos monetarios de los grandes fondos de inversión.

Se garantizan las operaciones

Frente a la crisis de Covid-19 y con las medidas excepcionales que se están aplicando en toda Europa, las Bolsas se han movilizado para aplicar con éxito sus planes de continuidad empresarial para garantizar la continuidad de los mercados. Desde el comienzo de la crisis de Covid 19, las Bolsas están en pleno funcionamiento y han aplicado sus planes de continuidad de las operaciones, de acuerdo con las disposiciones pertinentes. Los mercados siguen abiertos a todos y funcionan bien en estas condiciones extremas de mercado. Esos planes garantizan que todo funcione satisfactoriamente, incluso en el contexto de los protocolos de «trabajo desde casa», y se han ejecutado en estrecha cooperación con las autoridades de supervisión.

Por otra parte, los mercados de renta variable como entidades altamente reguladas que son, la capacidad de recuperación operacional no es sólo una elección, sino un compromiso y un requisito. Los intercambios se supervisan continuamente con una vigilancia regular para asegurar que permanecemos robustos y fiables en un amplio espectro de escenarios, incluyendo una pandemia.

Revisión de algunos valores

El departamento de análisis de Bankinter está revisando el estado de algunos títulos que cotizan en los mercados de renta variable. La cara está representada por la eléctrica Endesa que mantiene su compromiso de remuneración al accionista asumido en su plan estratégico de un dividendo total correspondiente al ejercicio 2019 de 1,475 euros por acción. Esto representa la entrega de más de 1.500 millones de euros de dividendo a sus accionistas. Enel, propietario del 70 % del capital social de la compañía, recibirá casi 1.100 millones de euros. De esta manera, Endesa someterá a su junta general de accionistas, prevista para el próximo 5 de mayo, el abono del dividendo complementario que se pagará en el mes de julio, y que, con los 0,7 euros pagados el pasado mes de enero a cuenta, elevará la retribución total por 2019 a 1,475 euros por acción lo que representa un incremento del 3% sobre el dividendo con cargo a los resultados de 2018.

Desde Bankinter ponen de manifiesto que  Endesa cuenta con tres factores claves que la colocan en una buena situación para poder mantener el dividendo pese a la crisis del coronavirus. En primer lugar, el 63 % de su EBITDA proviene de actividades reguladas de distribución de electricidad que se establece en función a un retorno sobre una base de activos y que es independiente de la evolución de la actividad económica. El negocio liberalizado de generación y comercialización de electricidad si se verá afectado con la crisis, pero no tanto como otras industrias.

Por último, Endesa tiene una situación financiera muy saneada con un ratio de Deuda Neta/EBITDA por debajo de 1,7x. El pasado mes de noviembre, Endesa actualizó su plan estratégico para el periodo 2019-2022, en el que prevé repartir unos 5.970 millones de euros en dividendos entre sus accionistas en esos cuatro años. El dividendo previsto distribuir con cargo a los resultados de 2020 es de 1,60 euros por acción, pagadero en 2021. En consecuencia optan por la compra de sus títulos con un precio objetivo que queda establecido en 27,30 euros por acción.

La cruz es AENA

El departamento de análisis de Bankinter y por lo que respecta a esta cotizada es menos optimista. Al estimar que el número de pasajeros de Aena acumula una caída del -45,5 % en lo que va de marzo, aunque se acelera hasta el -97 % en los últimos días. Por tanto, ya no son válidas sus previsiones de tráfico para 2020 (+1,9 %). Para amortiguar el impacto, Aena ha reorganizado la actividad de sus aeropuertos con el objetivo de reducir costes temporalmente en 43 millones de euros mes aproximadamente. Además, ha paralizado temporalmente su programa de inversiones (52 millones de euros al mes). Aena dispone de una liquidez de 1.350 millones de euros, con posibilidad de incrementarla en 900 millones de euroscon programas de Euro Commercial Paper (ECP) y de firmar nuevas facilidades y préstamos. La decisión del dividendo se pospone hasta la celebración de la junta, sin fecha de momento.

La opinión de la entidad encargada de realizar el análisis es que “aunque todavía es pronto para estimar el impacto final del virus, si asumimos que se pierden totalmente los ingresos de 3 meses y que la actividad se normaliza después, el impacto del Coronavirus en el BPA 2020 de AENA, y previsiblemente también en su dividendo, sería próximo al -65 % y la deuda neta se incrementaría +10 % hasta unos 7.300 millones de euros. Sin embargo, el impacto en valoración sería tan sólo del -4 %. Mantenemos la recomendación de neutral”. Con un precio objetivo de 171,90 euros por cada acción. Debido a la gran volatilidad que presentan los mercados financieros en estos días. Con unos niveles superiores al 10 % en mucha de las ocasiones y que dificulta buena parte de las operaciones en bolsa.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.