Cambio de tendencia en las eléctricas: son para vender

En el momento más inesperado se ha producido un cambio de tendencia en las compañías eléctricas. Al pasar de comprar a vender en muy pocas semana. Sobre todo, cuando algunos de sus valores más representativos estaban en una situación técnica de subida libre. Es decir, sin resistencias por delante lo que auguraba que sus precios llegasen a niveles mucho más altos que los actuales. Pero por sorpresa, este escenario tan idílico ha desaparecido para desesperación de los pequeños y medianos inversores que han tomado posiciones en algunos de estos valores.

El motivo de este cambio de percepción se debe a que Credit Suisse ha rebajado la recomendación de Naturgy, de Iberdrola y de Endesa tras la propuesta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que plantea un recorte medio del 17,8 % para la distribución y de un 21,8 % para el transporte del gas. Se trata de una dura resolución que va en contra de los intereses estratégicos de las empresas de este importante sector de la renta variable española. Y que pasaba por ser uno de los más alcistas hasta estos precisos momentos.

En el caso concreto de Iberdrola, Credit Suisse ha bajado la recomendación a neutral desde superior a mercado ya que considera que el potencial alcista de sus títulos es limitado. El banco de inversión explica en su informe que la cartera de negocio de Naturgy “supone un desafío” dentro de la actual transición energética, en la que las futuras infraestructuras de gas, que representan el 50 % del ebitda del grupo de cara a 2020, están bajo revisión y las energías renovables son la principal fuente de crecimiento para el sector.

Caídas en los precios de las eléctricas

Desde que saliese a la luz pública la propuesta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) los precios de los valores vinculados a este sector no han hecho más que caer en bolsa. En algunos casos, bajo una intensidad inusitada y poco conocida en los últimos años y que ha llevado a que buena parte de los pequeños y medianos inversores hayan tenido que ajustar sus carteras de inversión. Ante el riesgo real de que sus acciones sigan cayendo en los mercados de renta variable nacionales. Hasta el punto de que se pueden comer todas las ganancias generadas hasta estos momentos.

Mientras que por otra parte, también hay que apuntar a que estos valores de la bolsa española están siendo objeto de importantes salidas por parte de fondos de inversión de especial relieve internacional. Como unos de los mayores efectos que ha provocado la reciente la propuesta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Hasta el punto de que en estos días la presión vendedora se está imponiendo con cierta claridad sobre las posiciones compradoras. En niveles no vistos durante los últimos meses en donde el precio de sus acciones llevaron una importante escalada alcista.

Se recomienda deshacer posiciones

La recomendación de los principales intermediarios financieros es bien clara en estos momentos, salir de las posiciones de las empresas eléctricas que cotizan en bolsa. Después de que tuviese un mandato de mantener o comprar. Pero la resolución de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha trastocado todo. Hasta el punto de que no ven potencial de revalorización en estos valores. Si no que por el contrario, cotizan con un descuento que deberá apurarse en los próximos días. Siendo uno de los sectores más castigados por parte de los pequeños y medianos inversores, al igual que en los fondos de inversión que ya han empezado a desconfiar de estas propuestas en los mercados de renta variable.

El único valor eléctrico que se sale de este consenso general es Iberdrola, y que en opinión de los intermediarios financieros todavía tiene un pequeño recorrido al alza. Con un precio objetivo en torno a los 8,80 euros la acción desde los 8,50 actuales. Debido a la mayor diversificación en sus líneas de negocio y que se debe fundamentalmente a su clara apuesta por las energías renovables. En este sentido, el consejo por parte de los bróker financieros es un mantener que puede incentivar algunas que otras compras de cara al final de año. Siendo la utilities que goza del mayor favor por parte de los analistas en los mercados de renta variable.

Estrategias a tomar con las eléctricas

De cualquier forma, el sector eléctrico deberá ser abandonado por parte de los pequeños y medianos inversores. Al menos por el momento y ante lo que pueda pasar con estos valores en los meses siguientes. En este sentido, hay otra serie de sectores bursátiles que parecen ser más atractivos para abrir posiciones al mostrar un potencial de revalorización más alto. Uno de los más relevantes es el bancario debido a que se depreciado con mucha intensidad en los últimos meses. Y muestren unos precios en su cotización mucho más ajustados como para rentabilizar los ahorros con mayor eficacia.

Una de las mejores apuestas se materializa en el Banco Santander, siempre y cuando la formación de sus precios se mantenga en niveles superiores a 4 euros la acción. Mientras que por otra parte, otras informaciones apuntan a que el valor de esta entidad financiera es la equivalente al de los restantes bancos. Es decir, puede desarrollar un mejor comportamiento que en los restantes casos. Con una mirada a largo plazo en los 6 euros y que podría ser un buen nivel para salir de sus posiciones, aunque para ello haya que esperar mucho meses y no se ejecute en este año en curso. En cualquier caso, se trata de un valor que debe tenerse en cuenta en cualquier cartera de inversión.

Enagás la peor de todas

Desde luego que el dato más relevador de todos es que la empresa gasista ha sido al que peor comportamiento ha desarrollado en los mercados de renta variable tras la resolución de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Al dejarse por el camino más del 20 % de su valoración en bolsa y sabiendo que puede seguir cayendo en los próximos meses tras abrirse paso una fuerte corriente vendedora. Hasta el punto de que ya sus acciones cotizan por debajo de los niveles de 20 euros la acción. Algo impensable hace tan solo unos pocos meses y que invita a no abrir posiciones en uno de los valores más calientes en estos momentos.

Mientras que por otra parte, no puede olvidarse que ya hay voces muy cualificadas que apuntan a que Enagás no podrá mantener los dividendos actuales a partir del 2021. Cuando en realidad el pago de sus dividendos era sin lugar a dudas uno de los principales incentivos para tomar posiciones en esta empresa ligada con el consumo de gas. Aunque también es bien cierto que sus precios en estos momentos son mucho más competitivos que antes y que pueden tentar a más de un pequeño y mediano inversores a tomar posiciones en el valor para rentabilizar sus ahorros con mayores garantías de éxito.

En cualquier caso, se trata de un sector que ya no goza de las preferencias de los mercados financieros, tal y como pasaba cuando empezó el año. Si no más bien lo contrario, y es momento de analizar si es realmente recomendable asumir riesgos en estas operaciones. O por el contrario dirigirse hacia otros sectores que muestren una tendencia más alcista y con mayores perspectivas de revalorizarse, al menos en el corto y medio plazo. Será una decisión que deberá tomarse con mucha calma porque es mucho el dinero que está en juego a partir de estos momentos. Incluso con un cambio de tendencia en los mercados de renta variable que pueden complicar las operaciones en bolsa en el último tramo de este complicado ejercicio.

¿Es momento para vender?

A la hora de cuantificar las posibles ganancias de cada operación bursátil no solamente hay que buscar la diferencia entre el precio de compra y el de venta, sino que hay que añadir también las tarifas de las comisiones que tiene cada operación de bolsa, así como las de custodia y, por supuesto la cantidad que está destinada a Hacienda, en un 18 %. Sumadas todas ellas –que representan entre un 0,40 % y 1,60% del capital invertido- se conseguirá detectar la verdadera rentabilidad de la inversión, que en los casos en que las plusvalías sean mínimas puede que no llegue ni a amortizar el efecto de las comisiones e impuestos. Esto es algo que tendrán que valorar los inversores minoristas.

Esta debe ser una operación que han de realizar todos los minoristas antes de decidirse a vender o esperar a que los beneficios sean mayores. Por el contrario, cuando las plusvalías generadas sean más abultadas menor será el impacto de estas cantidades. Asimismo a mayores cantidades invertidas –a pesar del incremento de las comisiones- menor será su impacto en las cuentas finales por cada operación realizada. Por ello es aconsejable decantarse por una oferta de las muchas que ofrecen bancos y cajas de ahorro para operar en bolsa y, que en algunos casos pueden representar hasta un 5 % o 15 % de descuento.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.