Bancos: OPAS, rumores y malos resultados

La bolsa sigue siendo una mala herramienta para los valores del sector bancario tras la expansión del coronavirus y ya muchos de ellos se encuentran cotizando en los mínimos de los últimos años. En concreto, las entidades bancarias tienen sus intereses diversificados, están presentes en distintas áreas geográficas que podría llevarnos a pensar que el problema de España, por grave que sea, podría diluirse con la mencionada diversificación. Hasta el punto de que en estos se está manejando la posibilidad real de que se produzcan movimientos corporativos entre algunos de los bancos que están integrados en el Índice selectivo de la renta variable de nuestro país, el Ibex 35.

Este hecho puede ser posible debido a que desde la Unión Europea (UE) y desde el Banco Central Europeo (BCE) se lleva tiempo proponiendo e incluso instando la fusión entre entidades para mejorar la solvencia de las mismas. En este sentido, cabe recordar que estas semanas se está conmemorando que hace año que se vio frustrada oficialmente la fusión entre Deutsche Bank y Commerzbank. Una de las grandes bombas que iba a repercutir en el potente sector dentro de la UE. Pero ahora el foco está puesto en las entidades de crédito nacionales ya que su situación no es la mejor de las posibles tras los sucesos que se han desarrollado desde las primeras semanas del mes de marzo.

Un periodo en el que los grupos financieros españoles se han depreciado notablemente en los mercados de renta variable españoles. En unos márgenes que oscilan entre el 30 % y 50 %, lo que es decir mucho para el segmento que mayor peso específico tiene en el Ibex 35 y que ha influido a que este se haya dirigido hasta los niveles de los 6000 puntos. Aunque posteriormente haya repuntando en un 15 % como consecuencia del previsible rebote de las bolsas en todo el mundo. En cualquiera de los casos, se conforma como uno de los sectores más activos en este periodo de cotización del año. Con precios a priori que puede ser muy interesantes para iniciar una toma de posiciones en estos activos financieros. Con descuentos muy relevantes con respeto a sus precio de primeros de año.

Bancos: posibles OPAS

Una de los escenarios que se están planteando en estos días son las combinaciones sobre las adquisiciones de algunos bancos que están presentes en el mercado continuo de nuestro país. Desde este planteamiento en la estrategia de los bancos unos de los movimientos que más suenan en los corrillos de los agentes financieros es la unión entre el Banco Santander y BBVA. Porque en efecto, se trataría de una auténtica revolución dentro de este sector tan importante en la economía de España. Al tratarse de una operación de una gran envergadura que puede trastocar el panorama bursátil de todo el sector a partir de estos momentos. Con una valoración diferente en cada uno de los casos.

Mientras que por otra parte, no puede olvidarse que una idea desde los órganos comunitarios es reducir el número de entidades de créditos al mínimo. Algo que ya se venía hablando desde la pasada crisis económica, allá en el 2009 y que ahora parece que puede tenerse en cuenta como consecuencia de la actual coyuntura económica en todo el mundo. Y que es propiciada por las especiales características del sector bancario en nuestro país y que desde luego tiende más temprano que tarde a una concentración de grupos financieros. En donde en el Ibex 35 están integrados diferentes líneas de negocio dentro de este segmento empresarial: pequeños, medianos y grandes bancos. Con una gestión que es totalmente diferente en cada uno de ellos y como por otra parte es lógico comprender desde los agentes financieros.

El peor comportamiento en el 2020

De cualquier caso, hay un dato que es muy esclarecedor y es que el sector bancario es el que peor comportamiento está desarrollando desde los primeros días del mes de enero. Con una depreciación media en el sector que ha alcanzado en estos días niveles muy próximos al 36 %. Con una tendencia negativa que ya se tenía incluso antes de que se originase la crisis sanitaria como consecuencia de la expansión del coronavirus. Con una tendencia bajista que desde hace varios meses está siendo muy claro en lo que se refiere a todos los plazos de permanencia: corto, medio y plazo. Con un importante retraso con respecto a otros sectores muy relevantes del índice selectivo de la renta variable de nuestro país, con divergencias que pueden alcanzar cotas en la cotización de sus precios de algo más del 5 % o incluso 10 %.

Dentro de este contexto general, el sector de los bancos en España no es el más propicio para rentabilizar los ahorros a partir de estos momentos. Si no que por el contrario, es para dejarlo en radar ante lo que pueda suceder en las próximas semanas. Pero no es muy interesante realizar ningún tipo de compras debido a que es más lo que se puede perder que ganar. Con un riesgo en las operaciones completamente no necesario para nuestros intereses personales en lo que resta de año. Ya que lo lógico es que sus precios vean precios más a la baja en los próximos trimestres y este hecho debe alejarnos de estas posiciones en bolsa porque no cabe duda de que podemos tener muchas sorpresas negativas a partir de ahora.

Las fusiones que se pueden producir

En los corrillos de los inversores se comentan algunas de las combinaciones que se pueden producir a partir de estos momentos en este importante sector bursátil en nuestro país. En este sentido, una de las más probables es la que tiene como protagonista a Bankia con Caixabank y que puede realizar una fusión que pueda satisfacer los intereses de los accionistas de ambas partes del proceso. En ambos casos, están en mínimos de hace muchos años y con una tendencia claramente bajista a todos los plazos de permanencia. Y que en el caso de la antigua caja madrileña le puede llevar por primera vez a niveles por debajo de la unidad de euro. Cuando hace un año estaba en condiciones de asaltar la resistencia que tenía en los tres euros por acción.

Otra de las combinaciones que se manejan en los ambientes bursátiles es la que tiene por protagonistas a los bancos de más pequeña capitalización. Entre los que destacan Unicaja y Liberbank, entre algunos de los más relevantes. Con una debilidad que es muy apreciable y que por tanto les puede llevar a una cotas no imaginables en los últimos meses del pasado año. Por otra parte, esta fusión sería uno de los deseos por parte de los órganos regulatorios, tanto en el ámbito nacional como de fuera de nuestras fronteras al desear grupos financieros con un gran músculo para responder ante los clientes. Algo que en estos momentos no pueden ofrecer o al menos de forma insatisfactoria para los agentes financieros.

Un sector que va a sufrir mucho

De cualquier manera, son muy pocos los bancos que están integrados en la cartera de inversión de los grandes fondos de gestión. Debido a que cuentan cada vez más con un menor margen en sus beneficios ya que los tipos de interés están en estos momentos en terreno negativo como decisión del Banco Central Europeo (BCE) de llevar a cabo una política de abaratamiento en el precio del dinero. Un hecho que sin lugar a dudas perjudica los intereses empresariales de estos grupos financieros y que se refleja en su valoración en los mercados de renta variable. En donde el precio de las acciones del Banco Santander están por debajo de los dos euros y las de BBVA de tres euros. Un precio que no corresponde al peso específico que tienen estos dos grandes del Ibex 35.

Mientras que por otra parte, hay que incidir en el hecho de que el sector bancario están inmerso en una corriente bajista de fondo y de gran intensidad que le va a hacer muy complejo la recuperación en sus posiciones. Más allá de que se puedan producir importantes rebotes a partir de este preciso instante y que servirán más que para comprar sus acciones para deshacer posiciones bajo unos precios más competitivos que en sus niveles mínimos. En un escenario en donde lo más inteligentes es estar en completa liquidez ante lo que pueda pasar en los próximos meses. Al menos en lo que se refiere al más corto plazo y donde ningún valor que integra el índice selectivo de la renta variable de nuestro país muestra un aspecto técnico ligeramente positivo.

Este es a grandes rasgos la radiografía que presenta el sector bancario en unos momentos muy complejos para la inversión en bolsa. A pesar de todo, la inversión en bolsa es la mejor opción para rentabilizar los ahorros, en especial si va dirigida al medio y sobre todo largo plazo. Debido a que el riesgo en otros activos financieros es mayor, pero donde los bancos no es la mejor opción para iniciar nuestras relaciones con los mercados de estas características. Debido a que todavía pueden dirigirse más abajo en su valoración.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.