Qué es un asiento de apertura y cómo se hace

El asiento de apertura da inicio a todo el ciclo contable

De todos los asientos contables que existen en el libro de contabilidad el asiento de apertura es el primero y más importante de todos. Se trata de los registros que se recogen en el inicio de un ejercicio sobre la situación económica y financiera de una empresa en ese determinado momento. Sin el asiento de apertura no sería posible el inicio de períodos en contabilidad, en el libro mayor ni cualquier otro registro de contabilidad económica de la empresa.

El asiento de apertura da inicio a todo el ciclo de contabilidad de una empresa cuya duración es de un año. A partir de él, quedan registradas cada una de las operaciones económicas que el negocio desarrollará durante este periodo. En la mayoría de las empresas suelen coincidir con el año natural, iniciándose el 1 de enero y terminando el 31 de diciembre. En él va a recogerse cada carga o haber, es decir, ingresos y gastos. Dada esta situación, el asiento de apertura no puede contener gastos ni ingresos. En cierto modo, el asiento de apertura es el que le da comienzo al libro mayor porque una vez realizado el asiento deben transferirse los movimientos al libro. Para entender cómo constituirlo e iniciarlo continúa leyendo este artículo que hemos dedicado.

Constitución del primer asiento inicial

en el asiento de apertura se anotan activos y pasivos en los apartados debe y haber

El asiento inicial sería el primer asiento de apertura que se realiza al comenzar una empresa, es decir, al crear/nacer un nuevo negocio. Existen dos situaciones en las que un asiento de apertura debe realizarse, y este sería el primer caso.

En este nuevo primer asiento van a reflejarse todas las aportaciones que realizan los socios que la constituyan. Cuentan todos los activos y pueden ser tanto económicos como inmuebles, terreno, mobiliario. Toda esta parte se anota dentro del apartado «debe» y luego en el «haber» el capital social, conforme se han hecho las escrituras de constitución de la empresa.

Todos los gastos derivados de la constitución de la empresa como los impuestos, se registran como el patrimonio neto después de haberse constituido el asiento de apertura inicial. Después de estos asientos podrán continuarse anotando todos los gastos propios derivados de la actividad, como facturas, salarios, impuestos, así como ingresos de las ventas o servicios que se ofrezcan.

Artículo relacionado:
Masas Patrimoniales

Pasado el año natural y llegando al fin del ciclo contable se debe hacer el asiento de cierre. En él deben anotarse las cuentas para dejarlas en saldo cero. De este modo se podrá iniciar el nuevo asiento de apertura del siguiente ejercicio traspasando los antiguos valores al nuevo. Siguiendo la misma tónica, anotando en las cuentas del «debe» el activo y en el «haber» el pasivo.

El asiento de apertura de una empresa ya constituida

El primer asiento contable que se realiza para cada ejercicio es el asiento de apertura. Viene después del asiento de cierre, que es el último asiento contable que se realiza al finalizar el ejercicio.

existen programas informaticos para realizar las operaciones de contabilidad y asientos contables

El asiento de apertura se realiza siguiendo el mismo método que en el caso anterior, pero partiendo de una empresa ya creada. Los datos de los que se puedan disponer pueden variar de un caso a otro, pero suelen ser por tres casos. El primero es realizando el traspaso de los valores del asiento de cierre al asiento de apertura. En el segundo caso con el balance que se tenga del ejercicio anterior o en un tercer caso incluso cuando haya una inexistencia de datos.

Ejemplo de asiento de apertura

Vamos a hacer un ejemplo hipotético de asiento de apertura de una empresa a la que llamaremos «finanzas 521 SL». Tras terminar el asiento de cierre del último ejercicio procedemos a iniciar el asiento de apertura para el nuevo ciclo contable. En el balance que teníamos al finalizar el año podemos tener por ejemplo las siguientes partidas:

  • Activo: Maquinaria 3.000 euros. Dinero 500 euros. Clientes 600 euros. Existencias 800 euros.
  • Pasivo: Capital 1.000 euros. Reservas de 400 euros. Deudas de 800 euros.

Todas las partes del activo se anotarían primero en el apartado «debe», luego a continuación en el «haber» seguirían anotándose en orden descendente (pues sería la continuación) los pasivos anteriormente descritos.

Como se comentó anteriormente, el asiento de apertura puede iniciarse por primera vez si se acaba de constituir la sociedad. En este caso suelen ser unos datos muy sencillos ya que no hay balance inicial y suelen ser caja o bancos (por las aportaciones que hagan los diferentes socios). También podemos encontrarnos en el caso de una empresa ya existente con un programa de contabilidad. En este caso el propio programa estará automatizado y al cierre del anterior ciclo iniciará el asiento de apertura. En el caso que lleve esta contabilidad otra persona hay algo más de trabajo y es importante tener cerradas todas las cuentas para luego iniciar el asiento de apertura.

En la práctica, no existirá un desglose general como «maquinaria» o «clientes», pues fue la idea para simplificar. Normalmente existirá una ficha para cada cliente, así como un desglose para los diferentes activos que tenga la empresa.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.