Asesoría: qué es y cuáles son sus funciones

Asesoría: qué es

Uno de los servicios relacionados con profesionales emprendedores o con empresas es el de asesoría, que es de los más apreciados también por los resultados que se obtienen.

Pero, ¿qué es una asesoría? ¿qué tipos existen? ¿Para qué sirve? De todo esto y de mucho más es de lo que vamos a hablarte a continuación.

Asesoría: qué es

Una asesoría en realidad es un servicio que se ofrece tanto a profesionales como a empresas. Consiste en que un equipo, o bien un profesional, ofrece una serie de recomendaciones, consejos y sugerencias a esos emprendedores o empresas basados en la experiencia que tiene.

Un ejemplo de ello podría ser un profesional especializado en el área de tecnología que asesora a una empresa que acaba de iniciar en el sector. Al tener una especie de ayuda extra de una persona que ya entiende ese sector, los resultados que obtendría esa empresa serían mucho mayores que si lo hiciera sin ningún tipo de ayuda.

La mayoría de asesorías que se llevan a cabo están siempre relacionadas con la función de asesorar, controlar y supervisar toda actividad económica en el ámbito en que se les solicita.

Diferencia entre asesoría y gestoría

Es habitual que, cuando se escuchan las palabras gestoría y asesoría, se relacionen entre sí. Pero, en realidad, no son iguales.

Una asesoría, y por tanto un asesor, tiene como función dar información, sugerencias, consejos… Pero no se encarga de gestionar o de tramitar esas sugerencias o pasos que debe darse.

En cambio, un gestor si da ese paso adelante. Es decir, se encarga no solo de aconsejar lo que debe hacer ese profesional o empresa, sino también de llevarlo a cabo asegurándose de que todo se hace tal y como debe ser.

Objetivo de la asesoría

Persona explicando qué es una asesoría

Ahora que sabes qué es una asesoría, te darás cuenta que el objetivo de esta no es poner en entredicho las decisiones que hayan tomado los profesionales o empresas. Lo primero que llevan a cabo es una relación de colaboración, es decir, necesitan saber cuál es la situación actual de la empresa o del profesional para poder actuar y conocer los problemas a los que se enfrenta. Una vez hecha esa primera puesta en común debe elaborar una serie de propuestas para resolver los problemas. Sin embargo, esto no significa que haya que seguir todo lo que una asesoría especifica sino que son recomendaciones para mejorar ese negocio y queda en el cliente el ejecutarlo o no.

Si tras la reunión en la que se exponen las diferentes sugerencias estas se llevan a cabo, el asesor debe vigilar que obtienen los resultados esperados y, en caso contrario, modificar las actuaciones para conseguir el objetivo.

Ventajas y desventajas

Una vez entiendes qué es una asesoría, las ventajas que ésta ofrece son también fáciles de intuir.

El punto central de una asesoría es el crecimiento de ese profesional o de la empresa en sí. El asesor es una persona que aporta experiencia y conocimiento del sector y este siempre es más alto que el que cualquier empresa podría aportar, de ahí que haya mayores beneficios.

Otra de las ventajas que supone una asesoría es el hecho de que se analiza la situación desde fuera y siempre a un nivel objetivo. Al tener un amplio conocimiento del mercado, de otras empresas, y del sector en general se puede ayudar de una forma mucho más eficiente que centrado únicamente en el negocio.

Pero no siempre todo es bueno porque entre las desventajas que puedes encontrarte está el hecho de que el trabajo de un asesor se limita a aportar recomendaciones. Pero es el responsable de la empresa quien decidirá si seguir esos consejos o desecharlos. También entra en juego el hecho de que el asesor no está involucrado directamente en la empresa y esto puede chocar con la forma en que los empresarios ven su negocio. Si entre las recomendaciones que ofrece una asesoría algunas no casan con la filosofía de la empresa, por muy buenas que sean, no se llevarán a cabo.

Por último, otra de las desventajas de las asesorías está en el hecho de que estas no llevan a cabo todos los trámites que habría que hacer. Dicho de otro modo, volveríamos a la diferencia que existe entre una asesoría y una gestoría donde es esta segunda la que sí da recomendaciones además de realizar los trámites para llevar a cabo esas sugerencias una vez son aceptadas.

Tipos de asesoría

Asesoría jurídica

El trabajo de una asesoría puede ser bastante variado, tanto que da lugar a clasificar los tipos de asesoría por área de trabajo. Así, nos podemos encontrar con:

  • Asesoría financiera. Es la más conocida y la que prácticamente todo profesional y empresa solicita para que lleve las cuentas del negocio y le asesore en cuanto a nuevos frentes, optimizaciones…
  • Contable. Tal y como su nombre indica se encargaría de llevar la contabilidad de una empresa o negocio.
  • Laboral. La misión en este caso consistiría en realizar funciones relacionadas con los recursos humanos.
  • Administrativa. Su función es la de priorizar, organizar, archivar… todos los documentos relacionados con la empresa o profesional con el que trabaja.
  • Fiscal. Es el encargado de asesorar en el cumplimiento de las obligaciones tributarias.
  • Asesoría informática. Es una de las más novedosas y el objetivo a cumplir tiene relación con aconsejar a las empresas en cuanto a aparatos tecnológicos para ayudar a una mayor productividad y eficiencia del negocio.
  • Jurídica. Se encargan de resolver problemas legales.

Cómo elegir una asesoría

Calculadora

Elegir una asesoría no es algo fácil de hacer. Y es que hay muchos aspectos que se deben de tener en cuenta. Entre ellos los más importantes son:

  • Confianza. Debes tener en cuenta que la persona que analizará a fondo tu negocio tiene que ser alguien en quien confíes de verdad porque te dirá las cosas que están bien y todas aquellas que están mal y que podrían mejorarse. Esto no siempre se recibe positivamente, pero si se tiene una plena confianza en ese profesional en la comunicación será mejor y también entender el punto de vista que ofrece.
  • Personalización del servicio. No todas las empresas ni todos los profesionales son iguales. Aun cuando trabajan en un mismo sector cada empresa es un mundo y las necesidades que puede tener son muy diferentes entre ellas. Por eso, contar con una asesoría que personalice su servicio puede mejorar los resultados que se quieren obtener.
  • Referencias. Tener testimonios de otros clientes o amigos, opiniones positivas e incluso una buena reputación y presencia en medios de comunicación ayuda a confiar más en esa asesoría que no en otra cuyas opiniones sean negativas o nadie la conozca.

Ahora que has descubierto qué es una asesoría, y todo lo que implica, te toca a ti decidir si eso es lo que estás buscando o bien es otra cosa. ¿Te han quedado dudas? Coméntanoslas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.