Análisis interno de una empresa: qué es y cómo se debe realizar

Análisis interno de una empresa

Cuando se tiene una empresa lo más importante es conocerla a fondo. Es por eso que, cada cierto tiempo, es importante realizar un análisis interno de una empresa. Pero, ¿qué es este tipo de análisis? ¿Hay distintos tipos? ¿Cómo se realiza?

De todo eso, y de algunas cosas más, es de lo que vamos a comentarte a continuación. Echa un vistazo a cómo saber si tu empresa va bien, es productiva y se adapta a los tiempos presentes y futuros del mercado.

Qué es el análisis interno de una empresa

Revisión a fondo de la empresa

Para empezar, debes tener muy en cuenta el concepto de análisis interno de una empresa. Se trata de un estudio que valora los recursos, competencias y habilidades que tiene un negocio. El objetivo que tiene este análisis es, sin duda, aplicar una serie de herramientas para mejorar los resultados.

Dicho de otra forma, se trata de realizar una auditoría con la que se pueda conocer a fondo la situación de la empresa, pero también los puntos fuertes, los débiles, las oportunidades y las carencias que se tienen. Es decir, sí, estamos hablando de algo parecido a un análisis DAFO (o FODA), también conocido como matriz SWOT.

Qué herramientas se utilizan para llevar a cabo un análisis interno de una empresa

A la hora de que una empresa realice un análisis interno, hay una serie de herramientas importantes para llevar a cabo esta auditoría. Las principales son las siguientes:

  • Cadena de valor. Se trata de una herramienta que analiza las distintas actividades del negocio, es decir, la producción, logística (no solo a nivel interno, sino también externo), desarrollo tecnológico, gestión de recursos humanos, inventario (o sistema de abastecimiento), infraestructuras y venta (aquí podríamos incluir también la postventa).
    Esto dará una visión global del estado de la empresa, pero no es la única herramienta que se puede (o debe) utilizar.
  • Análisis de los recursos. Quiere decir saber qué tiene la empresa o de qué carece. Y por recursos no solo son los materiales, sino también a nivel de personal, finanzas, etc.

Tipos de análisis internos

Verificación de data

Dependiendo del marco en que se lleve a cabo el análisis interno, una empresa puede elegir varios tipos. Cada uno de ellos satisfará una serie de objetivos. Te lo comentamos a continuación.

Análisis GAP

Este tipo de análisis nos ayuda a saber la situación actual de la empresa y la situación futura o la que se ha planteado como objetivo. Así, se establecen cuáles son los puntos fuertes pero también los débiles para trabajar sobre ellos.

Análisis DAFO

Como te decíamos antes, también es conocida como análisis FODA o matriz SWOT. El ánalisis saca una matriz en la que podemos encontrarnos con los puntos fuertes y las debilidades de la empresa. Pero también las oportunidades y las amenazas del entorno o sector en el que se mueve el negocio.

OCAT

El análisis OCAT se utiliza principalmente para revisar cuál es el rendimiento de la organización, en busca de fallos o problemas importantes para mejorarlo. Se la conoce también como herramienta de evaluación de capacidad organizacional.

7S de McKinsey

Este es uno de los tipos de análisis más completos porque, como su nombre indica, investiga siete aspectos de la empresa, que son los siguientes: estrategia, estructura, estilo, sistema, valores, habilidad y personal.

De esta forma se puede saber cuál es la situación del negocio a nivel completo.

Cómo se realiza un análisis interno de una empresa

Si tienes un negocio o una empresa, y quieres realizarle un análisis interno, debes saber cuáles son los pasos que se deben dar. Aunque parezca difícil, en realidad una vez tienes el guión es más sencillo de aplicar. Estos son:

Objetivos

Establecer cuáles son los objetivos por los que se lleva a cabo un análisis interno de una empresa. Por ejemplo, puede ser para valorar el estado actual de la empresa, para revisar la situación en caso de fusión, identificar oportunidades en el sector…

Seleccionar el marco

En este caso, tienes varias opciones que van a depender el resultado de ese análisis. Por ejemplo, el marco puede ser localizar cuáles son las peores áreas de las empresas, o al contrario, las mejores para potenciar en el desarrollo.

Realizar el análisis

Para ello, es importante llevar a cabo una investigación para recabar la información que se necesita. Esto implica localizar las fuentes internas.

Una vez se ha investigado, se deben plasmar los resultados que sería propiamente el análisis interno de una empresa. Aquí es donde deberás elegir el tipo de análisis que se llevará a cabo (en base a los que hemos visto antes).

Por supuesto, una vez se realiza el análisis, hay que llevar a cabo una serie de estrategias con las que cumplir los objetivos o mejoras para el negocio.

Ventajas de un análisis interno de una empresa

Revisión de estadísticas de rendimiento

Ahora que tienes una mejor idea de lo que es el análisis interno de una empresa, quizá te quede aún la duda de por qué dedicar recursos y esfuerzos en realizar uno. Pero en realidad es bastante interesante llevarlo a cabo por varios motivos:

  • Puedes conocer los puntos fuertes de la empresa. Y no solo eso, sino también las debilidad. Con las primeras puedes potenciar y diferenciarte de tu competencia; además, si las usas bien, pueden ser beneficios de cara a ofrecer servicios o productos a los clientes. Con las segundas puedes mejorarlos o incluso convertirlos en fortalezas.
  • Conocer la viabilidad del mercado. Esto es muy importante porque te ayudará a saber si es un buen momento para lanzar un producto, servicio o empresa en ese momento. Por ejemplo, imagina que tienes una empresa de abogacía especializada en divorcios, y tras el análisis hay un nuevo servicio que puedes ofrecer en base a los resultados de ese análisis.
  • Descubrir oportunidades y amenazas. A nivel externo, sí, pero que influyen en lo interno. Por ejemplo, las oportunidades son aquellos puntos clave que pueden fomentarse para sacar algo nuevo o novedoso al mercado. Por su parte, las amenazas son problemas que se ven (cambio en las tendencias, en la competencia…).

Como ves, el análisis interno de una empresa es una herramienta muy importante con la que se puede valorar el estado de un negocio y actuar para mejorarlo o para evitar situaciones que están mermando el crecimiento de la empresa. ¿Alguna vez lo has hecho?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.