Ampliación de capital: qué es, cuándo se hace, etc.

Desde luego que si eres un pequeño y mediano inversor sabrás que la ampliación de capital es un proceso que está muy ligado a los mercados de renta variable. Hasta el punto de que incluso podrás ganar dinero a través de estas operaciones tan especiales. Es cierto que una ampliación de capital no tiene por qué afectar a empresas cotizadas en los mercados financieros. Por supuesto que no, pero es de lo que vamos a tratar a partir de estos momentos para que sepas que es lo que debes hacer cada que se presenta uno de estos hechos corporativos.

La ampliación de capital es sustancialmente una operación financiera destinada a incrementar los recursos propios de una sociedad con objeto de poder financiar nuevas inversiones. Es decir, es decir su verdadera finalidad es recoger recursos para hacer frente a sus necesidades económicas, Aunque  en los mercados financieros puede tener una doble interpretación que es la clave para determinar si es beneficiosa o no para tus intereses como inversor minorista. Porque en efecto, en buena parte de las ocasiones es muy complicado conocer porque una empresa cotizada realza un movimiento de estas características.

En primer lugar, puede ser por necesidades puramente de inversión y en cuyo caso puede constituirse en una operación realmente rentable y en donde puedes obtener amplías plusvalías. Por otra parte, también puede darse el lugar de que lleve a cabo una ampliación de capital por necesidades de caja. Es decir, no se tiene más remedio que acudir a esta operación contable para recibir unos recursos monetarios debido a la mala situación empresarial de la compañía. Y esta es la razón por lo que son muy mal recibidas por los mercados financieros. Con una imposición de las ventas sobre las compras.

Ampliación de capital: ¿por qué?

Estos movimientos corporativos se ponen en marcha a una necesidad contable de la propia empresa. Necesita expandirse en el extranjero, acceder a otras líneas de negocio o incluso porque desea unos fondos monetarios para su propia subsistencia. Como puedes comprobar son muchas las motivaciones que hay para llevarlas a cabo y todas ellas de diversa naturaleza. Por este pueden tener diferentes interpretaciones por parte de los agentes financieros pues hay que dirigirse a que cuál es la finalidad para ejecutarlas, en especial en los mercados financieros. Más allá de otras consideraciones técnicas y puede que también desde el punto de vista fundamental.

En cualquier caso, una ampliación de capital no es tan solo un movimiento en los mercados bursátiles, sino que va más allá de estas variables. Porque no es lo mismo cuando una empresa saneada realiza una ampliación de capital que cuando es el último recurso que tienen las empresas en pésima situación financiera y contable. No en vano, y como muy bien sabrás son recibidas con distintos grados de entusiasmo por parte de los pequeños y medianos inversores. Esto es lo que puede hacer que una ampliación de capital sea rentable y en cambio otra no. Cuando en realidad se tratan de movimientos corporativos exactamente iguales.

¿Cualés son los efectos?

De todas las maneras, será determinante conocer al detalle cuáles son las derivaciones de los que se constituye como una ampliación de capital. Porque te dará alguna que otra idea por donde tienen que ir tus movimientos a partir de estos precisos instantes. No en vano, estamos hablando de la ampliación de capital desde el punto de vista de la inversión y no desde otros más específicos o técnicos que están destinados a lo que es el análisis de la empresa. Pues bien, ante un movimiento de estas características no tengas la más mínima duda que la compañía afectada podrá ampliar el capital bajo varias estrategias que son completamente diferentes y que te exponemos a continuación.

La primera y a la vez la más habitual de todas es emitiendo acciones nuevas. Aunque con una doble vertiente y es que pueden ir dirigidas a nuevos accionistas o a los ya existentes. Esto hace que hay que leer las condiciones de la ampliación de capital con mucho detalle para no caer en ningún error de bulto que puedas pagarlo muy caro a partir de estos momentos.

Otro de los sistemas utilizados por las compañías para realizar una ampliación de capital es aumentando el valor nominal de las acciones ya existentes. Se trata de una estrategia empresarial a la que recurren estas cada vez con mayor frecuencia porque es una forma de crear valor en la empresa o en el negocio.

Una tercera está materializada con el cargo a los beneficios no distribuidos de la empresa. ¿Esto qué significa realmente? Pues algo tan sencillo como que los accionistas no tendrán que aportar dinero y de esta manera recibirán acciones liberadas. Es decir, de manera totalmente gratuita y hasta el punto de ser una operación muy rentable en buena parte de las operaciones que se mueven bajo estas características tan especiales. No en vano, no tendrás que hacer frente a ningún desembolso económico y podrás incrementar tu presencia en el accionariado de la compañía afectada por esta ampliación de capital.

¿Qué es la prima de emisión?

Otro de los aspectos más relevantes es el que tiene que ver con la prima de emisión y que es muy importante para entender correctamente lo que es una ampliación de capital. En este sentido, no te quedará más remedio que conocer que la prima de emisión es el sobreprecio a pagar por una acción en relación a su valor nominal o teórico. De forma que entras a través de esta estrategia empresarial a través de unas acciones nuevas. O quizás puede que refuerces tus posiciones con otras acciones que se han creado tras la puesta en marcha de la ampliación de capital.

Generalmente este movimiento se materializa a través de lo que se denomina como los derechos de suscripción. ¿Pero que son realmente? Pues nada menos y nada más que el instrumento financiero que tienes más a mano para entrar o reforzar tus posiciones en una compañía, generalmente cotizada como bien ya sabes. No en vano, el derecho de suscripción es lo que te permite suscribir nuevas acciones en el preciso momento de formalizarse la ampliación de capital en cuestión.

Derecho de suscripción

Pues bien, esta figura es la que te permite tomar nuevas posiciones en la compañía. Aunque desde luego que si tú deseo es no acudir a la ampliación de capital desde luego que no estarás obligado en ningún momento. Si no que por el contrario, podrás vender tus derechos a precio de mercado y de esta forma también podrás generar un beneficio económico, aunque mucho más limitado y en cualquier caso sin integrarte en la empresa a través de las acciones nuevas. Es una de las dudas que asaltan a los pequeños y medianos en el momento de formalizarse ampliación de capital. En donde no saben qué hacer con sus derechos y tienen que recurrir a sus bancos para tomar la decisión en este aspecto.

Por otra parte, uno de los aspectos que debes valorar dentro de este importante movimiento corporativo es el que tiene que ver con el efecto de su dilución. Es decir, la bajada de precio que sufren las acciones de una empresa derivado de una ampliación de capital. Porque inicialmente no dudes que las acciones derivadas de una ampliación de capital pierden su valor. Más allá de que al medio y largo plazo puedan revalorizarse y hasta puede que de una manera muy satisfactoria para tus intereses personales. En especial, cuando se trata de los denominados derechos preferentes de suscripción. Aún más interesantes para suscribirlo en una ampliación de capital.

Clases de ampliación de capital

Finalmente llega el momento de conocer las clases de ampliación de capital que pueden llevarse a cabo. Y que son muchas tal y como vas a comprobar a continuación ya que no es una operación completamente homogénea.
  • A la par: se trata cuando el precio de la emisión de las nuevas acciones coincide con el valor nominal. En este caso, no habrá más remedio que pasar por la compra de acciones nuevas y que es el pasaporte para llegar a esta parte del proceso.
  • Con prima: su diferencia reside en el hecho de que el precio de emisión es superior al nominal. Y que viene determinado por la denominada prima de emisión.
  • Liberada: es igual al valor nominal, pero la empresa utiliza parte de sus reservas que las capitaliza. Si se trata de una ampliación de capital totalmente liberada, sólo pagarán los nuevos accionistas. Mientras que por el contrario, si es una ampliación de capital parcialmente liberada, será necesaria la aportación de la emisión de la acción.

En cualquiera de los casos, no habrá otra solución que analizar cada una de las ampliaciones de capital para poner de manifiesto si la operación es o no rentable. No será un análisis sencillo ya que requerirá de un conocimiento contable para descifrar que es lo que puedes conseguir a través de este hecho corporativo. Incluso necesitarás el asesoramiento de un profesional en tu entidad bancaria para que te proporcione las pautas de actuación en la ampliación de capital.



Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.