Amnistía fiscal en España

Amnistía fiscal en España

Antes de ser creada la Agencia Tributaria, los socialistas fueron aplicando algunas regularizaciones, y últimamente se ha hablado mucho de la regularización fiscal extraordinaria y de las consecuencias en las obligaciones fiscales de los sujetos pasivos acogidos a ella.

Para hablar sobre la amnistía fiscal en España, primero es necesario conocer el significado de la palabra “amnistía” desde un principio. Su concepto dice que la amnistía es cuando el Estado otorga el perdón de los incumplimientos políticos, ya sean algunas deudas o delitos.

Por su parte, la amnistía fiscal se conoce como una medida que se utiliza, dentro de un determinado tiempo, para perdonar a quienes no cumplieron sus obligaciones tributarias en su momento, esto con el uso de una ley específica que habla sobre los incumplimientos dentro de la tribuna, como el ocultar dinero que no les pertenece y quedárselo para ellos mismos. A la persona afectada se le da un tiempo determinado para pagar la deuda a cambio de algún tipo de condonación.

Existen algunos castigos que son otorgados a las personas que estén atrapados dentro de una amnistía debido a deudas y tiene una fecha de expiración. Esto quiere decir que la persona que debe dinero tiene una fecha límite para realizar el pago de los bienes robados.

A continuación te hablaremos un poco más sobre lo que es la amnistía fiscal, también sobre algunas características y sus consecuencias más notables.

Amnistía fiscal y sus consecuencias

Amnistía fiscal en España

En España se han hecho públicas algunas amnistías fiscales de diferentes magnitudes y consecuencias, como la conocida Declaración Tributaria Especial, la cual habla sobre los bienes declarados juntos con el dinero oculto dentro de paraísos fiscales y dinero en efectivo. Para no legar a sanciones penales, se le ofrece a la persona que pague el dinero en deuda junto con un 10% extra.

Funcionamiento de la amnistía fiscal

Puede ser considerada como un beneficio para los deudores tributarios ya que perdona las deudas y sanciones de hacienda, y este tipo de regularización sólo pudo ser realizada en España en el mes de noviembre del año 2012 por el gobierno de Mariano Rajoy quien apenas contaba con medio año en La Moncloa, la cual consistía en regularizar bienes no declarados a un coste único del 10% para las empresas que hayan defraudado a hacienda de alguna manera.

En dicha regularización sólo se debía declaras los bienes o rentas no declarados anteriormente y evidentemente no pre escritos; a esto debemos recordar el hecho de que la prescripción dentro del ámbito tributario es de 4 años, aunque en el caso de delito fiscal la prescripción es de 5 años, y en casos considerados extraordinarios, la prescripción es de hasta 10 años.

¿Cómo funciona?

Supongamos que se realiza la transmisión de un inmueble en el año 2000 y se cobró una parte del dinero que fue un millón de euros los cuales no fueron declarados, dinero el cual fue trasladado a una entidad bancaria de origen extranjero. Ahora bien, tomando esto en cuenta, recordemos que en la regularización fiscal extraordinaria acordada en noviembre del año 2012, no se debía ingresar el 10% del millón de euros, ya que la obtención de esa renta fue realizada en el año 2000, año en el cual prescrita la obtención de la renta.

Realmente, lo que se debía de haber declarado era el rendimiento obtenido por el millón de euros en los últimos cuatro años, que era el periodo de prescripción.

Amnistía fiscal en España

Es precisamente en esto en lo que consiste la prescripción; la renta generada en el año 2000 ya se encuentra prescrita en el año 2012. El único problema en este caso, sería el poder demostrar que realmente ha sido una renta generada en el año 2000, así como demostrar que la renta efectivamente no proviene de ningún tipo de actividad delictiva.

La amnistía fiscal dejaba libre al contribuyente si regularizaba, pero sólo si regularizaba una deuda tributaria que pudo haber contraído, pero nunca y en ningún caso cualquier otro delito no tributario como lo es el blanqueo de capitales.

Pues bien, el caso mencionado se ingresó el 10% de los rendimientos de los últimos cuatro años en el modelo 750 del mes de noviembre del 2012 de regularización fiscal extraordinaria y, a partir del año 2013, dentro del modelo 720 el cual habla sobre la declaración de bienes en el extranjero, únicamente se comunica que en la cuenta bancaria ubicada en el extranjero se encuentran guardados el millón de euros.

Hasta aquí hemos regularizado en su totalidad la deuda tributaria, por lo tanto, es evidente que el modelo 750 de regularización fiscal y el modelo 720 de declaración de bienes en el extranjero no es necesario que siempre coincida si alguna de las rentas que se querían declarar en la época del 2012 ya estaba prescrita porque entonces no tuvo que haber sido declarada.

Esto ha sido tomado como tema de conversación últimamente, ya que con la regularización fiscal extraordinaria se evita el delito fiscal pero no el resto de delitos que pudieran haber incurrido debido a la procedencia de esos bienes no declarados en su día.

Preocupaciones iniciales

Algunos inspectores pensaban que la amnistía fiscal significaría que la conciencia fiscal de algunos contribuyentes honestos fuera derrumbada, y que esto afectaría la recaudación en periodos voluntarios.

Esto fue el causante de diferentes consecuencias, entre ellas el deteriorar la conciencia fiscal de algunos civiles y esto causó algunas quejas, ya que algunas personas inclinadas a tomar la amnistía, con el pensamiento de que todos sus delitos fiscales iban a ser perdonados, se encontraron con problemas judiciales al momento de que se dio a conocer que el dinero en cuestión contaba con orígenes delictivos.

Diferentes amnistías fiscales y sus magnitudes

Diversas amnistías han sido llevadas a cabo en la España constitucional, pero esta vez hacienda ha dado a conocer el hecho de que a pesar de que los delitos fiscales quedarían perdonados, el origen del dinero sería investigado de cualquier manera, ya que en caso de ser ilícito se tomarían otro tipo de medidas.

Sin embargo, en el caso de las amnistías fiscales no es necesario buscar la proveniencia del dinero, ya que hacienda puede investigar dentro de la parte fiscal y no la jurídica. Esto no quiere decir que una persona puede ser perdonada de todas maneras, ya que si el dinero es de origen ilícito, esto puede ser descubierto después gracias a otro tipo de medidas, como lo pueden ser algunas investigaciones judiciales las cuales se encargan de la normalización de los patrimonios, o también por algún tipo de filtro.

En el año 2010 fueron descubiertas algunas cuentas opacas en HSBC en el país de Suiza, mientras José Luis Rodríguez Zapatero se encontraba en el poder. Fue la insistencia del gobierno a diferentes dueños regularizadores de las diferentes cuentas la que tomó parte del conflicto. En este caso, los inspectores fueron denunciantes hacia este tipo de tratos como aviso a los defraudadores.

Perdón del 2012

Amnistía fiscal en España

La amnistía fiscal aprobada por el gobierno en el año del 2012 fue acogedora de unos 31.484 contribuyentes quienes contaban con dinero escondido y no declarado. Salieron a la luz más de 40.000 millones de euros y se recaudaron 1.200 millones para el Estado.

Muchas personas de renombre fueron afectadas por la amnistía fiscal aprobada en el año 2012, a lo que la Agencia Tributaria anunció que algunos de los contribuyentes estaban pasando por investigaciones rigurosas sobre el dinero, ya que existían indicios de blanqueo de capitales. Entro los afectados se encuentran políticos, jueces, fiscales y embajadores.

La amnistía fiscal en la actualidad

Se marcará un antes y un después de a amnistía fiscal en España, pues el 30 de junio de 2017 serán prescritos ya lo últimos casos de contribuyentes a la amnistía, en los cuales se oculta dinero aun no investigado por la Agencia Tributaria en España, casos los cuales hayan sido realizados previos a la creación de la Declaración Tributaria Especial en el mes de Junio de 2012.

Se ha dado a conocer que las deudas que mantengan algún tipo de relación con impuestos entrarían en los cuatro años en caso de no haberse realizado una reclamación autoritaria. Esto con excepción a las deudas mayores a los 120.000 euros, las cuales se consideran un delito fiscal y cuentan con una prescripción de hasta cinco años. Tómese en cuenta que cuando se llega a los 600.000 euros se aplica una extensión de plazo el cual puede llegar a ser de unos 10 años.

También se han creado plazos para dar a conocer dinero oculto de entre 2008 y 2010.

Entonces, al llegar el 30 de junio de 2017, los contribuyentes a la amnistía fiscal ya tienen que haber otorgado el 10% por el dinero oculto en aquellos años en los cuales la amnistía fiscal aun no entraba en vigor (2008, 2009 y 2010). Años anteriores a eso ya no entran en el plan de amnistía fiscal y se encuentran lejos del manejo por parte de la Agencia Tributaria.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *