Activos refugio para afrontar una bolsa en crisis

Lo peor que puede pasar no es que el índice bursátil español esté muy cerca de niveles de 9.000 puntos. Sino que pueda dirigirse más abajo en su tendencia bajista de última hora. Con la posibilidad de que los pequeños y medianos inversores puedan perder muchos euros en sus operaciones en la renta variable a partir de estos momentos. Este es al menos uno de los escenarios que plantea la bolsa de cara al último trimestre del año. En donde las ventas se están imponiendo con meridiana claridad sobre las compras.

Las alarmas han saldo en buena parte de los inversores y el miedo a estar en posiciones abiertas en la bolsa española son más que latentes. No en vano, el volumen de contratación ha descendido notablemente durante estos meses de verano. Incluso son muchos los fondos que ya han retirado su capital de la renta variable española. Desde luego que no hay pánico en los parqués, pero si un pesimismo que hacía mucho tiempo que no se vivía. Hasta el punto de que las operaciones han decrecido con mucha intensidad en este periodo.

Si bien son los bancos quienes más están acusando este preocupante escenario, también alcanza a otros sectores bursátiles de especial relevancia. Es el momento  correcto para buscar valores y activos financieros que ejerzan como refugio ante los momentos de inestabilidad que está ofreciendo la renta variable. En un momento en el que la renta fija no está pasando por el mejor de sus momentos. Ni mucho menos. Si no que por el contrario, ofrece una rentabilidad muy exigua que apenas rebasa niveles del 1,50 %.

Activos con reparto de dividendo

Una de las alternativas que nos ofrece la bolsa en estos precisos momentos es el de los valores que reparten dividendos entre sus accionistas. Se trata de una estrategia muy eficaz para temporizar este vendaval que está generándose en la bolsa. No puede olvidarse que a través de este modelo de inversión puede conseguirse en este preciso momento una rentabilidad de hasta el 7 %. Un porcentaje que no es proporcionado por ningún producto financiero, al menos garantizándolo desde un principio. En este sentido, vale recordar que las imposiciones a plazo, pagarés bancarios o cuentas de alta remuneración apenas ofrecen el 1 %.

Son muchos los valores que aportan esta característica tan especial y puede elegir entre muchos sectores bursátiles. Aunque en cualquier caso, se trata de un modelo de inversión que está dirigido especialmente al medio y largo plazo. Si estás dispuesto a guardar el dinero tanto tiempo desde luego que es una alternativa que dispones para rentabilizar tu patrimonio personal con éxito. Más allá de lo que coticen las acciones en los mercados financieros ya que lo que realmente importa es que dispondrás de un interés fijo y garantizado todos los años.

Intereses fijos y garantizados

Los dividendos es una estrategia muy del agrado en un perfil de inversor más bien defensivo o conservador que sobre todo lo que desea es preservar su capital. Además, generalmente corresponde a compañías de alta capitalización que son muy estable y poco dadas a la especulación. Desde este aspecto no tendrás nada que temer, sino que puedes disponer de unos ingresos extras en todos los ejercicios, sin que tenga que estar validado por parte de los mercados financieros. Hasta el punto de que puedes ir creando una bolsa de ahorro estable poco a poco y sin excesivos riesgos en la contratación.

En estos momentos, ningún producto te garantiza esta rentabilidad, ni en la renta fija ni en la estable. Por lo tanto, tienes más que ganar que perder a través de esta singular estrategia en la inversión. No puedes olvidar que es un dinero con el que puedes contar todos los años, porque está garantizado desde un principio. Con márgenes de intermediación que van del 3 % al 7 % y por tanto tienes mucho valores en donde elegir el reparto de los dividendos. Todo ello sin que tengas que abandonar tus posiciones en la renta variable. A pesar del escenario de gran inestabilidad por el que están atravesando las bolsas, en especial la española.

Buscar bonos que ofrezcan seguridad

Otra de las alternativas en el actual escenario internacional está representada por los activos que ofrecen mayor confianza. Y en este sentido, los bonos puede ser una correcta elección, siempre que sea de un país que genere seguridad. Como por ejemplo, en Estados Unidos en estos momentos. Es cierto que el interés que proporciona esta inversión no es muy alto, pero al menos no perderás dinero en las operaciones que es al fin y al cabo de lo que se trata. La mejor manera de tomar posiciones en este producto financiero es a través de un fondo de inversión.

Mejor en un fondo de inversión porque permite diversificar la inversión junto con otros activos financieros, tanto procedentes de la renta fija como de la variable. Hasta el punto de que eliminarás riesgos en las posiciones tomadas con los fondos. Incluso desde una gestión activa que pueda adaptarse a todos los escenarios de los mercados financieros, incluso los más negativos tal y como se puede presagiar en estos momentos. Por otra parte, tienes la gran ventaja de que puedes elegir entre muchos modelos y de diversa naturaleza. Con unas comisiones que en algunos casos pueden ser más asequibles que en la compra y venta de acciones en la bolsa.

Incremento de interés en el ahorro

Si eres un inversor más defensivo siempre tendrás el recurso de los productos bancarios de toda la vida y que a partir de ahora mejorarán su rentabilidad. Como consecuencia de la previsible subida en los tipos de interés en la zona euro y que generarán que sean un poco más rentables que hasta ahora. En este sentido, una buena opción puede residir en suscribir un depósito bancario con un plazo de permanencia algo superior que eleve el interés que reportará a sus suscriptores. Al menos mientras dure la fase e inestabilidad en las bolsas y límites los riesgos en las operaciones financieras.

Por otra parte, conviene recordar que estos productos destinados al ahorro están destinados a cualquier clase de ahorrador, sin restricciones. No son modelos complejos y puedes contratarlos por módicos importes monetarios. Esta es una de sus ventajas con respecto a otros formatos en la inversión. Te servirá para valorar la conveniencia de su contratación para los actuales momentos coyunturales por los que están atravesando los inversores. En cualquier caso, es otra de las alternativas que puedes valorar en estos momentos y más allá de otras consideraciones técnicas.

Sectores más defensivos

De todas formas, en la renta variable hay una serie de valores que pueden tener un comportamiento mejor a la media de los principales índices bursátiles. Algunos de ellos son los de defensa y material militar que están viendo como en estos días sus acciones se están apreciando con cierta intensidad. El problema reside en el hecho de que en la renta variable nacional hay muy pocas propuestas de estas características. Hasta el punto que no tendrás más remedio que dirigirte a otros mercados financieros, como por ejemplo el de Estados Unidos que presenta unas comisiones más elevadas que sin duda encarecerán tus operaciones.

Otra de las opciones en bolsa es acudir a los valores que están vinculados con el consumo primario. Uno de estos casos está representado por las empresas de alimentación. En los momentos difíciles tienen una mejor evolución en bolsa que las restantes. Con muy poca volatilidad en sus precios y que hace que puedas crear una cartera de inversión estable de cara a los próximos años. Con muy pocas diferencias entre sus precios máximos y mínimo, de forma que podrás obtener pequeñas rentabilidades en sus posiciones.

Apostar por bajadas en la bolsa

Como último recurso siempre te queda por apostar por una renta variable a la baja aunque estas operaciones conllevan excesivos riesgos que quizás no puedes asumir en un momento tan complicado como el actual. Porque es cierto que puedes ganar mucho dinero en sus posiciones, pero por la misma razón también  dejarte muchos euros por el camino. Tan solo tendrás que emplear esta estrategia tan especial si piensas que la bolsa tiene un gran recorrido a la baja en los próximos meses o incluso años.

Este sistema en la inversión está habilitado tanto en la compra y venta de acciones como en otros productos financieros. Como por ejemplo, los fondos de inversión o los warrants y cuya estrategia están presente en valores, sectores e índices de la renta variable. Aunque por supuesto que deberás aportar un cierto aprendizaje en la utilización de estos productos financieros. No en vano, una pequeña diferencia puede suponer muchos euros en las operaciones realizadas.

Los márgenes son muy estrechos y hay que saber operar con estos activos financieros como pocos. Por otra parte, puede que no estés en perfectas condiciones para operar con ellos por diferentes razones. Aunque al final la decisión únicamente dependerá de ti mismo, en función del perfil que presentes como pequeño y mediano inversor y que en  cada caso será completamente diferente, tal y como puedes comprender en estos momentos.



Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.