Activo circulante

Dentro del mundo financiero que opera en el sistema económico globalizado de hoy en día, uno de los términos que resultan más esenciales para los inversionistas y empresarios de todo tipo, es el activo circulante, que también es denominado como activo corriente. Básicamente, el activo circulante consiste en el activo líquido con el que cuenta una empresa a la fecha de cierre de un ejercicio fiscal, por medio de recursos tales como: caja, bancos, y diversos tipos de activos financieros a corto plazo. Asimismo, también incluye los activos que son convertibles en dinero dentro de los doce meses siguientes, es decir que se pueden convertir en efectivo dentro del plazo de un año, a través de clientes, lo que se encuentra en existencias o también las obras en curso, tales como cuentas por cobrar, inversiones financieras a corto plazo o deudores comerciales.

En resumen y en términos sencillos, el activo circulante se puede definir como los bienes y derechos líquidos de una empresa o negocio, es decir, el dinero del que una empresa puede disponer de forma casi inmediata.

El activo circulante dentro del plan de contabilidad general de España

Una vez que tenemos un primer acercamiento a la definición esencial del activo circulante o activo corriente, es necesario que abordemos como se aplica o interpreta este instrumento dentro del Plan General de Contabilidad de España, pues esta entidad comprende el activo corriente a partir de todos los activos que están vinculados a un ciclo normal de explotación, que la empresa tiene planeado realizar durante el transcurso de dicho periodo. Generalmente, se tiene establecido que un ciclo normal de explotación no debe exceder de un año, y cuando desde la perspectiva de cada empresa no se tenga claro cuánto tiempo es un ciclo normal de explotación, entonces se asumirá que este es de un año para evitar todo tipo de confusiones o ambigüedades al respecto.

Composición del activo circulante según el Plan General de Contabilidad de España

A partir de las distintas definiciones que maneja el Plan General de Contabilidad, el activo circulante se compone de los siguientes elementos:

  • Los activos de un ciclo normal de explotación destinados a su consumo, venta o realización.
  • Activos de los que nos encontramos en espera de que pueda concretarse su venta o realización en el corto plazo.
  • La liquidez inmediata de una empresa, es decir, todo el dinero, así como elementos líquidos patrimoniales de los que se puede disponer en cualquier momento.

Cuentas del activo circulante clasificadas como no corrientes

  • Según lo establecido en el Plan General Contable, el activo circulante se encuentra integrado en los siguientes tipos de cuentas:
  • Activos no corrientes mantenidos para su venta
  • Cuentas de clientes y deudores.
  • Cuentas de existencias.
  • Cuentas de bancos y cajas.
  • Inversiones en empresas del grupo y que están asociadas a corto plazo
  • Inversiones financieras a corto plazo
  • Efectivo y otros activos líquidos equivalentes
  • Activos biológicos

La utilización del fondo de maniobra en el activo circulante

El fondo de maniobra es uno de los instrumentos financieros más importantes de los que se puede hacer uso para llevar un buen manejo sobre los activos circulantes. El fondo de maniobra se puede entender como la diferencia que existe entre el activo corriente y el pasivo corriente. Básicamente consiste en aquella parte del activo circulante que se financia por medio del pasivo no circulante. Dicho de otra manera, se trata de los activos líquidos que son financiados con recursos a largo plazo. En consecuencia, se puede decir que el fondo de maniobra consiste en el excedente que resulta de los activos corrientes de una empresa, el cual se puede calcular a partir de dos fórmulas distintas:

Fondo de maniobra= Activo corriente-Pasivo corriente

Fondo de maniobra= (Patrimonio neto+ Pasivo no corriente) – Activo no corriente

Diversos ejemplos que podemos hallar del activo circulante

  • Existencias o stock.
  • Los que se encuentran en tesorería y caja.
  • Las deudas a cobrar en un plazo menor a doce meses.
  • Las inversiones financieras que están amortizadas en un plazo menor a doce meses.

Existencias

Los ejemplos que podemos encontrar del activo circulante presente en las existencias son múltiples y muy diversos. Básicamente, aquí podemos encontrar todos los bienes materiales del activo circulante, tales como: los productos o mercancías que se encuentran pendientes de venta, los cuales por supuesto, pueden ser de una gran variedad, dependiendo del tipo de empresa. Asimismo, también podemos encontrar en este rubro, los componentes de los diversos procesos de producción de una compañía, como por ejemplo: materias primas, envases, máquinas de producción, y productos ya terminados o semiterminados. Desde luego esta característica va más acorde con grandes empresas que no solo venden las mercancías, sino que también las producen. Preferentemente, las existencias se pueden dividir para su administración y manejo de la siguiente forma:

  • Existencias comerciales: Se trata exclusivamente de toda aquella mercancía que es adquirida a otros proveedores con la finalidad de revenderla de forma directa posteriormente, por lo que no requiere ningún proceso de transformación adicional.
  • Materias primas: Las materias primas corresponden a todos los productos, compras o recursos de los que dispone la empresa para llevar a cabo un proceso de trasformación industrial en el que genera sus propios productos finales.
  • Otros abastecimientos: Esta categoría se comprende de mercancías y productos que utiliza la empresa para mantener su operatividad, entre los cuales podemos encontrar los siguientes elementos: materiales diversos, combustibles, materias fabricadas por un tercero para utilizarlas en posteriores procesos de trasformación, repuestos, envases, materiales de oficina, embalajes, etc.
  • Productos en curso: Se trata de los bienes que se encuentran en proceso de transformación al cierre del balance, pero que no son productos semiterminados ni tampoco residuos.
  • Productos semiterminados: Como su nombre lo sugiere, se trata de todos aquellos productos fabricados por la empresa, pero que aún no han terminado su respectivo proceso de producción, por lo que todavía no pueden ser destinados a la venta hasta que hayan concluido su proceso de elaboración.
  • Productos terminados: Son todos los productos que han concluido su proceso productivo y están listos para la venta.
  • Subproductos, residuos y materiales recuperados: Son aquellos a los que se les puede atribuir un determinado valor de venta, por lo que también suelen contabilizarse a pesar de que ya tienen un valor de venta reducido.

Tesorería y caja

La tesorería se compone de todo el dinero líquido que se encuentra a nuestra disposición, es decir, se trata del efectivo que podemos utilizar de forma inmediata, el cual se puede obtener a través de diversas instancias, como por ejemplo las siguientes:

  • Caja
  • Bancos y diversas instituciones de crédito.
  • Inversiones a corto plazo que sean de gran liquidez.

En el caso de las inversiones a corto plazo, para que estas cumplan con esa característica distintiva, deben ser ordinarias en el manejo del negocio, que sean de fácil acceso, es decir, que puedan ser convertidas a efectivo en un plazo menor a tres meses, y que se trate de un capital seguro o dicho de otra forma, que no presente riesgos que puedan modificar severamente la cantidad invertida.

Clientes

Este rubro se constituye de todas las deudas contraídas a favor de la empresa, es decir, las deudas de los compradores de los bienes y servicios que ofrece la compañía, así como créditos comerciales que se esperan cobrar en el corto plazo, los cuales tienen su origen en la actividad productiva de la entidad comercial, y se comprenden en subcuentas presentes en los siguientes casos:

  • Clientes: Se trata del importe cargado a través de las facturas emitidas y remitidas para gestionar el cobro de bienes y servicios a los clientes. Estos cargos se abonarán cuando el pago final haya sido realizado.
  • Operaciones de factoring: Aquí se incluyen los créditos cedidos por medio de factoring, siempre que la empresa lleve a cabo los riegos y beneficios de las gestiones de cobro.
  • Empresas asociadas: Constituye las deudas de aquellos clientes que pertenecen a empresas y grupos asociados, que al pertenecer al mismo grupo productivo, son clientes de distinto tipo.

Cuentas financieras

Son los activos a corto plazo totalmente líquidos, es decir, el efectivo que entra y sale en todo momento como parte de la actividad productiva y comercial, que corresponden a los derechos y obligaciones de carácter económico que pueden ser saldados en un plazo menor a un año, y se presentan en los siguientes rubros:

  • Inversiones financieras a corto plazo en partes vinculadas
  • Otras inversiones financieras a corto plazo
  • Otras cuentas no bancarias

Conclusión

Como hemos podido observar a lo largo de este artículo, el activo circulante, también llamado activo corriente, constituye uno de los elementos esenciales en la gestión financiera de cualquier empresa. De esta forma, aprendimos que no solo es importante saber manejar la deudas de la compañía, sino que también, y tal vez con mucho mayor rigor, los recursos inmediatos de los que se puede disponer, pues si tenemos una idea clara de la liquidez con la que cuenta la compañía, difícilmente se puede proyectar una estrategia económica a largo plazo con la que se pueda lograr un crecimiento sostenido del negocio. De igual manera, para planear los créditos que requiere la empresa, es fundamental conocer si tienen los recursos necesarios para establecer un determinado límite de crédito. De otra forma sería muy arriesgado para la estabilidad de la compañía aventurarse a pedir préstamos y créditos, sin saber si se cuenta con las suficientes entradas de efectivo para cubrir los respectivos pagos y abonos de las cantidades solicitadas en un principio.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Economía en general

Diplomada en Ciencias Empresariales, en la rama de Marketing, Públicidad y Mercadotecnia, redactora profesional , inmersa en el mundo de las noticias, en todos los ámbitos desde nuevas tecnologías hasta curiosidades, especialista en finanzas, Forex, divisas, Mercado de valores, inversiones y las novedades en fondos, pero principalmente una amante de los mercados nacionales e internacionales, una mezcla primordial para conseguir y hacer llegar las mejores noticias y consejos a los lectores financieros.

Un comentario

  1.   Federid dijo

    Excelente post, me gusto mucho.
    Fernando Martínez Gómez-Tejedor, el mejor trader del mundo esta dictando el curso de estrategias cuánticas a través de Facebook, el cual consta de tres niveles, totalmente gratuitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.