Qué es un acreedor

Qué es un acreedor

Existen algunos conceptos que, en ocasiones, malinterpretamos. Tal es el caso de la figura del acreedor, una de las más importantes que encontrarás en temas económicos, de finanzas…

Si quieres saber qué es un acreedor, la diferencia que existe con otros conceptos como el de deudor o proveedor, así como los tipos que existen, no dudes en echarle un vistazo a lo que hemos preparado para ti.

Qué es un acreedor

La palabra acreedor ha sido definida de muchas formas diferentes. Por ejemplo, la RAE define acreedor como «el que tiene derecho a que se le satisfaga una deuda», o «el que tiene acción o derecho a pedir el cumplimiento de alguna obligación». Si nos acercamos a la wikipedia, la conceptualización es algo más clara, «aquella persona, física o jurídica, que legítimamente está autorizada para existir el pago o cumplimiento de una obligación contraída con anterioridad».

Una manera muy sencilla, un acreedor es la persona que «presta» dinero a otra. Por ejemplo, puede ser un banco que presta un dinero a un particular o a una empresa; o una empresa que se lo presta a otra. En ese momento, esa persona (física o jurídica) se convierte en acreedor de la otra porque le ha dado un dinero que tiene que devolver.

En el día a día, puedes encontrarte con muchas personas que son acreedoras: el dueño de la vivienda de alquiler (si vives en una), el banco si te ha prestado dinero; un proveedor si te ha suministrado género y te ha dado una factura que aún no has pagado…

En general, cualquier persona con quien tengas pendiente una deuda, se convierte en acreedor, y lo mismo ocurre con entidades públicas (Seguridad Social, Hacienda…).

Acreedor y deudor

Acreedor y deudor

Cuando hablamos de acreedor, es inevitable que la figura del deudor salga de manera inmediata ya que está íntimamente relacionada con la primera. Para que te quede claro, un deudor es la persona que tiene la obligación de pagar una cantidad de dinero al acreedor. En otras palabras, es la persona que recibe el dinero del acreedor y que después tiene que devolverlo.

Hablamos entonces de dos figuras opuestas, el acreedor, que sería el sujeto activo; y el deudor, que sería el sujeto pasivo de una relación. De hecho, una no existe sin la otra. Por ejemplo, no puedes prestar dinero si no tienes a nadie a quien hacerlo, y tampoco puedes devolver dinero si nadie te lo ha prestado.

Acreedor y proveedor

En el día a día, es posible que oigas muchos conceptos y que parezcan similares, pero en realidad no lo son. Es lo que ocurre, por ejemplo, con acreedor y proveedor. Son dos conceptos totalmente diferentes y, al mismo tiempo, son tan parecidos que muchos los llegan a confundir. Por eso, vamos a explicarte ambas figuras.

Por un lado, tenemos al proveedor. Este se define según la RAE como «dicho de una persona o de una empresa: Que provee o abastece de todo lo necesario para un fin a grandes grupos, asociaciones, comunidades, etc.», o en otras palabras, la persona a quien compramos un bien o servicio que está relacionado con nuestra actividad laboral.

Por otro lado, el acreedor, según las definiciones que existen, es aquella persona con quien hemos contraído una deuda necesaria para la actividad de la empresa. PERO, esa deuda no tiene relación con la actividad laboral que hacemos. Es decir, que permite el funcionamiento de un negocio, pero no influiría realmente en la actividad laboral.

El ejemplo más visual sería el siguiente:

Imagina que tienes una cafetería. El proveedor puede ser la persona o empresa que te sirve el café. Pero el acreedor es la empresa que te pone los servicios de electricidad, de telefonía, de agua corriente…

Ahora bien, muchas veces, los proveedores, por el hecho de suministrarte el producto que necesitas (la materia prima), se convierten en acreedores, pero técnicamente, no lo son.

Tipos de acreedores

Tipos de acreedores

De forma general, los acreedores se pueden dividir en dos grandes grupos.

Acreedor personal

Esta figura es la que caracteriza a amigos o familiares a las que se les debe un pago. Por ejemplo, cuando le pides dinero a tu hermano, o entre amigos os prestáis dinero.

Muchas veces, y con el objeto de que se devuelva la deuda, es recomendable que haya un documento legal donde se establezca cómo se va a devolver la deuda contraída.

Acreedor real

El acreedor real es aquella figura donde sí existe un contrato legal entre el acreedor y el deudor. Es decir, está todo atado y bien atado para saber qué se presta y cómo se va a devolver, así como lo que hay que hacer en caso de reclamación al deudor si este no satisface el pago que debe en el plazo establecido.

Sin embargo, además de esta gran clasificación, existen muchos otros tipos de acreedores que conviene que conozcas, tales como pignoraticio, hereditario, quirografario, hipotecario… En realidad, habrá tantos acreedores como tipos de deudas u obligaciones existen, de ahí que nombrarlos a todos puede ser bastante tedioso.

Cómo se puede convertir una persona en acreedora

Cómo se puede convertir una persona en acreedor

En la actualidad, hay muchos ejemplos en los que puedes ver que realmente eres acreedor de otra persona. Pero, según el código civil, una persona podría convertirse en tal figura si se diera el caso de alguno de estos motivos:

  • Porque se celebrara un contrato vinculante entre dos personas.
  • Porque hubiera un imperativo de ley en la que haya una obligación respecto a otro (por ejemplo, pasar una manutención, una pensión…).
  • Por una responsabilidad civil, debido a un delito o un acto que motive esa situación.

Ahora bien, una persona que es acreedora no puede exigir que las obligaciones se satisfagan cuando él o ella quiera, para ello, existen una serie de plazos y, hasta que no se llega al mismo, no puede obligar al pago. Por ejemplo, el dueño de un piso no puede exigir a los inquilinos que están de alquiler que le pague la mensualidad del piso el día 15 si está estipulado que se paga a fin de mes.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.