¿Es aconsejable comprar acciones en mínimos?

comprar en mínimos Una tentación que tienen buena parte de los pequeños y medianos inversores es comprar acciones que estén en mínimos. Seguramente te habrá pasado en más de una ocasión. Solamente pensarás en lo mucho que podrá revalorizarse ese activo financiero a partir de esos momentos. Pero es una operación muy arriesgada que en la mayoría de los casos hay que evitar a toda costa. Para ello te vamos a explicar porque debes evitar estas situaciones y sus motivos reales.

Es cierto que puede representar una autentica oportunidad de compra. Pero en la mayoría de las ocasiones es un riesgo innecesario en el que no te debes involucrar. Puedes perder una parte muy importante del capital invertido. En cierta forma, es una trampa que te ponen los mercados financieros para que compres las acciones a esos precios tan bajos. Incluso algún que otro inversor alude popularmente a que están tirados los precios.

Más grave aún es la situación cuando a esas bajadas se le une el escenario de estar en mínimos históricos. O al menos de los últimos años. ¿Qué puedes hacer en estos casos? Lo más razonable es analizar cada caso en concreto y llegar a una conclusión que sea lo más objetiva posible. No en vano, es tu dinero el que te estás jugando en la renta variable. Y nada mejor que proteger las operaciones será el objetivo de los movimientos que desarrolles a partir de estos momentos.

¿Comprar en máximos o en mínimos?

Es uno de los eternos dilemas de los inversores. Si debe formalizarse las operaciones en una u otra tendencia. Los defensores de comprar las acciones en mínimos argumentan que es la mejor estrategia de inversión porque permite unas revalorizaciones más altas. Puede que esto sea así, pero si han llegado a estos niveles se debe a una serie de razones. Además, es el mercado el que marca el precio de las acciones y no tiene nada que ver al nivel que hayan llegado hace dos o tres años, por ejemplo.

Desde este escenario, estas operaciones no son para nada favorables para tus intereses. Entre otras razones, porque su cotización se ve sumergida en una espiral bajista de gran calado. Hasta el punto que habitualmente les queda mucho recorrido para seguir bajando en los mercados financieros. Además, es un síntoma inequívoco sobre que algo está fallando en la compañía. Puede ser sus ventas, la deuda contraída o un problema en el accionariado, entre otros supuestos.

Otro elemento de debate en estas complicadas situaciones reside en que las ventas se imponen claramente sobre las compras. Debido al poco interés que hay en la empresa. El veredicto de los inversores es realmente implacable. Como comprenderás, el riesgo que tienes al abrir posiciones es muy alto. Por encima de otras situaciones. Lo más lógico que puedes hacer es esperar, no comprar, como es tu intención.

Bajada libre

bajada libreDe todas formas, el peor de los escenarios con que te puedes encontrar es que las acciones se encuentren inmersas bajo esta figura. Es el peor de las opciones, según la gran mayoría de analistas de renta variable. Llegan a decir que no hay abrir posiciones bajo ninguna circunstancia. Porque el riesgo que sigan cayendo sus precios es todavía muy alto. Estos mismos expertos indican que hay que esperar hasta que se produzca un cambio radical de tendencia.

En los escenarios de bajada libre, hay muy pocas esperanzas para que se reinvierta la situación. Es un proceso de gran depresión en los mercados en donde tienes todas las papeletas para perder. Porque en efecto, el potencial de depreciación sigue siendo muy elevado. En ninguno de los escenarios planteados en la bolsa ha ocurrido que se haya pasado de una bajada libre a una apreciación en el precio de las acciones. Nunca.

Tus actuaciones deben ir encaminadas a olvidarte radicalmente de los valores que presentan esta figura. Y si por otros que están presentes en el movimiento contrario. Es decir, en subida libre. La experiencia te ayudará a que llegues a estas conclusiones tan diáfanas. Porque es mucho el dinero que puedes dejarte en los mercados financieros a partir de estos momentos. Olvídate, por tanto, de estas operaciones tan peligrosas para tus intereses en la inversión.

Reacciones más puntuales

Desde luego, que lo único que conseguirás son escapes al alza alcistas. Pero muy puntuales y limitados en su duración. Estarán destinados para las operaciones al más corto plazo. Como por ejemplo en las operaciones denominadas como intradia. Son las realizadas en la misma sesión de bolsa y que tiene una finalidad especulativa, por encima de otras consideraciones. En cualquier caso, no llegarás más lejos en tus estrategias de inversión.

Como consecuencia de los fuertes niveles de sobreventa que tienen  estos valores, se genera una reacción al alza. Pero bajo una duración muy corta, que incluso solamente puede durar unas pocas horas. Aunque sin que se produzca un cambio de tendencia. Ni tan siquiera un cambio en sus expectativas. Siguen siendo, para tu desgracia, las mismas que antes. No le des más vueltas porque esta es la realidad de estos movimientos en la renta variable.

Otro de los elementos que ayuda a configurar este movimiento tan característico en la renta variable es a una tregua por parte de los vendedores. Aprovechada por la otra parte del proceso para realizar sus compras. No obstante, serán puntuales y temporales con un periodo de vigencia muy corto. Es el momento en que tendrás que aprovechar para obtener las máximas plusvalías posibles. Ya que muy pronto se empezarán a desarrollar los movimientos bajistas en el valor, índice o sector bursátil seleccionado.

La experiencia aconseja no comprar

Bajo estos niveles tan bajos se han dado situaciones que han sido muy perjudiciales para los intereses de los pequeños y medianos inversores. Encontrándose, en teoría, con unos precios muy sugerentes y que dan pie a que desarrolles operaciones de acumulación de sus títulos,. Para a las pocas semanas o incluso meses depreciarse hasta casi la mitad de sus actuales niveles de cotización. Desde luego que ni habrá sido una buena decisión, sino más bien todo lo contrario.

Estas situaciones debes evitarlas a partir de estos momentos a toda costa. Son muchos los euros que puedes dejarte por el camino. Incluso con riesgo real que la empresa pueda quebrar. Así ha sucedido en algunos momentos de la bolsa española. Con títulos como Sniace, La Seda de Barcelona o Deoleo. No en vano, advierten los analistas del mercado, que si han bajado tanto en sus cotizaciones de debe a algo muy grave que está pasando en la compañía cotizada.

La mejor respuesta para evitar estos escenarios tan peligrosos se centra en que seas mucho más reflexivo en estos procesos de depreciación. No pienses que los valores por el simple hecho que están aparentemente baratos tendrás que ser objeto de tus operaciones de adquisición. Ni mucho menos, ya que los efectos sobre tu cuenta corriente pueden ser realmente demoledores. Hasta niveles muy preocupantes que puede que te sean muy difíciles de asumir en ese preciso momento.

El caso concreto de Banco Popular

bancosPara que puedes comprobar todo este proceso, nada mejor que ir a un caso muy reciente y que conoce casi todo el mundo. Es lo que está pasando en estos momentos con el Banco Popular. Sus precios se han desplomado durante los últimos meses como consecuencia de sus graves problemas en la gestión de este grupo financiero. Aun así, sus precios siguen y siguen cayendo, sin treguas. A pesar que genere rebotes muy puntuales. Algunos de ellos claramente espectaculares.

Si hace unos meses te hubieses dejado llevar por sus bajos precios, ahora mismo estarías ante una situación muy complicada. Perdiendo más dinero del que puedes soportar. Este mismo planteamiento puede valerte para hoy mismo. ¿Y porque no puede caer más? Pues posiblemente porque su situación financiera es prácticamente irreversible. Aunque unos cambios radicales en su dirección podría conllevar su recuperación.

Desde luego que la mejor estrategia que tienes es alejarte de sus acciones muy rápido. Dispones de otras alternativas más ilusionantes para que puedas abrir posiciones a partir de los próximos días. Pero no en este banco de mediana capitalización. No en vano, resume un poco el tema que estamos tratando en este artículo. No es un único caso, sino que hay otros muy similares en el mercado continuo nacional. Que pueden darte más problemas de los inicialmente esperados.

¿Qué puedes hacer con estos valores?

estrategiasTus estrategias con estas compañías cotizadas están muy limitadas. Tienes mucho más que perder que ganar. Pero aun así tienes algunos pequeños resquicios en las operaciones que puedes iniciar en la renta variable para enfrentarte a esta situación. Estas son algunas de ellas.

  • Puedes aprovechar los rebotes para impulsar las compras. Pero siempre bajo operaciones a muy corto plazo. Y si es posible en la misma sesión bursátil.
  • Si su proceso bajista es irreversible puedes apostar por las ventas a crédito. Puede ser una operación muy rentable para tus intereses. No en vano, ganarás dinero mientras más bajen las acciones en los mercados financieros.
  • La estrategia más beneficiosa para tus intereses se basa es estar al margen de cualquier operativa y dirigir tu atención hacia otros valores, o incluso activos financieros.
  • Si a pesar de todo, decides abrir posiciones en algunos de estos valores, será mejor que lo hagas bajo una orden de protección de pérdidas. Las conocidas como stop loss. Te ayudarán a reducir minusvalías en todas las operaciones que afrontes en los mercados financieros.
  • No pienses nunca que porque las acciones estén bajas en sus precios sean sinónimo de que están baratas. Casi nunca tiene que ver lo uno con lo otro.

Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *