9 acciones a evitar en la bolsa

Las principales estrategias en la bolsa están desarrolladas para evitar acciones no deseadas en  las operaciones impulsadas desde estos mercados financieros. No en vano, son las que producen malas operaciones que te pueden costar muchos euros en cada uno de los movimientos. Con el objeto de impedir estos escenarios te vamos a exponer algunas de estas acciones y que a partir de estos momentos no te quedará más remedio que evitarlas para que no tengas problemas en tus inversiones en bolsa.

En la mayoría de las ocasiones estas acciones son producto del propio desconocimiento por parte de los inversores. Pero en otras es como consecuencia de planificar o elaborar una pésima gestión en las operaciones en los mercados de renta variable. Hasta el punto de que te pueden hacer perder una importante cantidad de dinero. Que de otra manera se hubiese podido subsanar de haber sido más diligente en los movimientos bursátiles. Porque en efecto, debes pensare al fin y al cabo de que es tu dinero el que te estás jugando y sobre aspecto no debes ser cauteloso.

En los mercados de renta variable hay una norma que siempre se aplica y que consiste en que es totalmente imprescindible invertir solo el dinero que no se necesita a corto plazo. Esta actuación la tienes que poner en práctica en todas las ocasiones. Porque si no es de esta manera, ten la seguridad de que te verás expuesto a alguna que otra incidencia en tus inversiones en bolsa. Pero hay otras que son igualmente importantes  y que por tanto las vamos a reflejar a partir de estos momentos para que puedas canalizar la compra y venta de acciones en bolsa de una forma segura y correcta.

Acciones a evitar: ir a contracorriente

Desde luego que tienes que ir con la tendencia del mercado para salir victorioso de este combate en tus relaciones con el mundo del dinero. En este sentido, no tendrás otra opción que descartar valores que están estrechamente ligados a los sectores más vulnerables a la crisis económica internacional. Entre ellos los grupos financieros (bancos y aseguradoras a la cabeza) y sobre todo los valores procedentes de los sectores cíclicos. Son los más sensibles en los escenarios recesivos en las economías de todo el mundo. Hasta el punto de que su comportamiento siempre será peor que el resto, con divergencias que pueden alcanzar hasta más del 5 % en la cotización del precio de sus acciones.

Por otra parte, no puedes olvidar que  un factor que pesa mucho en las tendencias de las bolsas es el denominado sentimiento de mercado. Por tanto, tienes  que hacer caso a estos movimientos ya que te indicarán en que valores debes invertir tu dinero y cuáles otros no. Se trata de una estrategia muy sencilla que no te creará problemas para llevarla a cabo a partir de estos momentos. Y de la cuál puedes obtener algunas propuestas en los mercados de renta variable que puedan ser muy rentables para los próximos meses o incluso años.

Dejarse llevar por el entusiasmo

Este sentimiento nunca es un buen consejero para impulsar tus inversiones en bolsa. Si no que por el contrario, te puede llevar de nuevo a situaciones poco deseadas en cualquier momento de tu vida. Además, suele ser muy frecuente que los pequeños y medianos inversores inviertan su dinero en valores por el mero hecho de que suben en los mercados financieros. Sin atender a otra serie de consideraciones técnicas y fundamentales que te puede dar más de un disgusto en un determinado momento de tu vida. Con un efecto inmediato como es por ejemplo que te puedas quedar enganchado en este activo financiero, es decir muy alejado del precio en que realizaste la compra de las acciones.

Necesitar liquidez

Otro de los escenarios no deseados que se pueden plantear a partir de estos momentos es el ligado a la liquidez en las cuentas de ahorro de los inversores. En el sentido de que no hay que invertir el dinero que pueda necesitarse a corto plazo. Este es un grave error que sin lugar a dudas pagarás muy caro ante la necesidad de realizar algún que otro pago establecido en tu presupuesto personal o familiar. Como por ejemplo, cumplir con tus obligaciones fiscales. Tan solo debes invertir aquel dinero que no vayas a necesitar en los próximos meses o año, en función del plazo de permanencia de la inversión.

No valen sentimentalismo

Otro de las cosas que debes evitar a cota costa es regirte por sentimientos absurdos que nada positivo te van a traer en lo que respecta a los mercados de renta variable. Porque en efecto, no dudes de que enamorarse de una acción puede resultar nefasto. Además, esta es una actuación que no tiene ninguna lógica porque al fin y al cabo estás hablando de dinero y no de otra cosa. Y como bien saben los inversores en este sector no hay sentimentalismo que valga. Si no que por el contrario, se rige por otros parámetros mucho más materialista. Hasta el punto de que puedes pagar muy caro esta clase de actuaciones tan irracionales desde cualquier punto de vista.

Estar abierto a las inversiones

Desde luego que la receta del éxito no está escrita, pero sí hay errores recurrentes que si se evitan pueden resultar muy rentables. Uno de los más recurrentes es centrarte tan solo en las grandes empresas que cotizan en los mercados de renta variable. Debes analizar que esto no siempre ocurre y que no es una reglar escrita que los valores de gran capitalización sean los más seguros para desarrollar las operaciones de compra de los títulos. Se trata de una estrategia muy irreal que te puede impedir optar por auténticas oportunidades de negocio. Siempre es muy recomendable explorar nuevos campos en la inversión y a veces la mayor rentabilidad está presente en el grupo de los pequeños y medianos valores en la bolsa. No conviene que te cierres ante tal posibilidad.

Empresas con mucha deuda

Uno de los mayores errores que puedes cometer en estos momentos es invertir tu dinero en cotizadas que tienen un alto nivel de endeudamiento y por tanto pueden descontar este hecho en sus cotizaciones. A pesar de que invertir en compañías con mucha deuda en entornos como el actual de tipos de interés bajos, como pasa en estos momentos, puede ser una opción muy rentable. Pero en general las empresas con mucha deuda no son las más indicadas para la compra de acciones. Entre otras razones porque esta situación se puede reflejar en la cotización de sus precios. En cualquiera de los casos, es una variable que debes tener en cuenta para planificar cualquier clase de inversiones en los mercados de renta variable.

Buscar más seguridad en la inversión

Otra de las claves reside en el hecho de que es una buena idea seleccionar compañías enclavadas en sectores estratégicos tradicionales y, que están en segmentos menos expuestas a las crisis, como son los que integran los sectores de autopistas, energéticos o de alimentación. Porque con cierta frecuencia puede suceder que en estos periodos hagas todo lo contrario de que en realidad tienes que hacer. Es decir, optar por valores muy agresivos y que pueden desplomarse en la cotización de sus precios. Una de las mejores ideas consiste en adecuar las inversiones al periodo económico en que estén inmersas las bolsas de todo el mundo. Hasta el punto de que esta estrategia en la inversión te puede producir excelentes rentabilidades.

Diversficar las inversiones

Nunca puedes decir que la diversificación no funciona en el sector de la inversión. Si no que por contrario, es una excelente forma para preservar tu capital por encima de otra serie de consideraciones técnicas. No en vano, puedes acceder a otros activos financieros, como por ejemplo los procedentes de los mercados de renta fija. Para que puedan combinarse de una forma muy equilibrada que beneficie los intereses de los pequeños y medianos inversores. Con un mejor comportamiento que en el caso de ser mucho más estático en las posiciones tomadas en los mercados bursátiles.

Marcarse unos objetivos mínimos

Por otra parte, siempre queda el recurso de aprender a perder y marcarse estrategias en las inversiones. No tienes por qué ganar en todas las operaciones en bolsa. Si no que por el contrario lo ideal es buscar un equilibrio muy rentable entre las inversiones fallidas y las que han salido victoriosas. No tienes más remedio que asumir que no todas las operaciones van a saldarse con plusvalías, sino que habrá otras que no se salden de esta manera. En este sentido, realizar una buena planificación y hacer caja en tus cuentas personales puede constituirse en uno de tus principales objetivos en la inversión en los mercados de renta variable.

No puedes olvidar que a veces no cumplir con tus objetivos puede ser una fuente de frustraciones por parte de los pequeños y medianos inversores. Hasta el punto de que muchos de ellos dejen de operare en estos mercados financieros. Para lo cuál será muy necesario planificar la inversión en todos los casos para evitar que los errores inunden nuestra cuenta de resultados.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.