7 estrategias para operar con tipos bajos

No es ninguna sorpresa de que todavía tendremos que convivir con tipos de interés muy bajos, incluso con retornos negativos. Tanto a un lado como al otro del Atlántico tras las decisiones de sus respectivas autoridades monetarias. Pero que sin lugar a dudas supondrá un cambio de estrategia en nuestras inversiones a partir de estos momentos. Porque esta variación en la cartera de la inversión puede inclinar la balanza en uno u otro sentido. En unos momentos en que la volatilidad en los mercados financieros ha vuelto para quedarse por mucho tiempo.

Los tipos bajos en los mercados de renta variable siempre son bien recibidos por parte de los pequeños y medianos inversores. Entre otras razones, porque esta medida monetaria inyecta de una gran liquidez en los mercados financieros. Pero son unos sectores los que son beneficiados por esta clase de medidas.

En donde endeudarse sale más barato y este factor puede influir en las decisiones que puedes tomar en tus relaciones con el siempre complicado mundo del dinero. No hay que centrarse exclusivamente en la compra y venta de acciones en bolsa. Si no que por el contrario, puedes optar por otras alternativas en la inversión.

Tipos bajos: malo para los bancos

Esta medida monetaria perjudica en exceso a los intereses de las entidades financieras. Debido a que sus márgenes de intermediación son menores y por tanto sus beneficios se resienten de este hecho contable en las empresas cotizadas. Hasta el punto de que sus valores se deprecian en los mercados de renta variable y a veces con mucha intensidad, tal y como está pasando en estos precisos momentos. Los bancos se han  depreciado en su valoración en los últimos meses como consecuencia de la relajación en la política monetaria en la zona euro.

Mientras que por otra parte, no podemos olvidar que sus ganancias son menores ya que las líneas de crédito que comercializan se realizan con tipos de interés más bajas que en otros años. Además, algunos bancos se están resintiendo en exceso de estas políticas monetarias y están llevando al precio de sus acciones a mínimos históricos en los últimos años. Por tanto, se puede decir muy claramente que no es el mejor de los momentos para tomar posiciones en los valores del sector ya que todavía pueden darte algún que otro disgusto negativo.

Invertir en desarrolar un negocio

Por el contrario, una de las opciones que tienes para rentabilizar tu capital es poner en macha cualquier clase de negocios. Esto se debe a que puedes encontrar créditos más baratos que hace algunos años, para que de esta forma puedas ahorrarte unas cuantas décimas porcentuales o incluso punto sobre los créditos de hace 10 años. Es un factor que sin lugar a dudas te ayudará a satisfacer las necesidades emprendedoras en tu perfil profesional. Hasta el punto de que podrá ser una clara alternativa a la inversión.

En estos momentos las entidades bancarias ofrecen para obtener liquidez para montar un negocio una serie de líneas de crédito con un tipo de interés que oscila entre el 7 % y 9 %. Además, en buena parte de las propuestas bancarias exentos de comisiones y otros gastos en su gestión y mantenimiento. Con unas condiciones que son mucho más favorables como fruto de la bajada en los tipos de interés y que te invitan a optar por esta clase de inversiones tan especiales y que están destinadas a los inversores con más propensión el riesgo.

Comprar una segunda casa

La inversión inmobiliaria es otra de las opciones que dispones en estos momentos para rentabilizar tu capital disponible. En este sentido, bien es cierto que los precios de la vivienda se ha revalorizado en el último año en los dos dígitos como consecuencia de la vitalidad del mercado inmobiliario. Pero a tu favor juega el hecho de que las hipotecas siguen estando más baratas que nunca. En donde puedes conseguir diferenciales por debajo del 1 % en algunos casos. Al igual que exentos de comisiones y otros gastos en su gestión y mantenimiento. Para que de esta forma, puedes rentabilizar la operación dentro de varios años.

Por otra parte, también puedes destinar la segunda vivienda para el alquiler y generar todos los meses unos ingresos fijos y garantizados todos los años. En donde hay que tener en cuenta que la rentabilidad por el alquiler se ha revalorizado un 50 % desde que terminase la crisis económica en España. Es decir, mucho más que el interés generado desde la compra y venta de acciones en los mercados de renta variable. Hasta el punto de que ha sido la elección de buena parte de los pequeños y medianos inversores. Con unas buenas perspectivas, al menos para los dos o tres próximos años.

Tomar posiciones en el oro

Este metal precioso está considerado tradicionalmente como el activo financiero por excelencia. Con unas excelentes rentabilidades en los últimos doce meses y que le ha llevado al dorado metal a revalorizarse más del 60 %. Algo que ahora mismo es muy complejo conseguirlo con productos financieros como los fondos de inversión, derivados o incluso los warrants. Y por supuesto que doblando o triplicando el dinero que puedes rentabilizar en las operaciones de compra y venta de acciones en los mercados de renta variable.

Mientras que por otra parte, otro de los aspectos de deberás valorar a partir de estos precisos momentos es el hecho vinculado a su alta volatilidad puede jugar a favor de tus intereses como pequeño y mediano inversor. Debido a que sus precios crecientes pueden disparar aún más los precios de metal amarillo. En especial, si los grandes fondos de inversión deciden apostar por este activo financiero tan propicio para tomar posiciones en estos momentos. Cuenta con las opiniones favorables de los analistas financieros desde el punto de vista técnico.

Seguimiento de la prima de riesgo

La relación directa de la prima de riesgo con las inversiones en renta variable no es directa ya que no guarda relación con su evolución. Pero ahora bien, el hecho de que el diferencial de un país se vaya estrechando con su punto de referencia es una buena noticia para su economía y, que en teoría, debería recoger la evolución de sus índices bursátiles al tratarse de una economía más competitiva. Y justamente lo contrario en el supuesto opuesto. Una mejora en este parámetro debe ayudar a que los mercados bursátiles muestren un mejor aspecto y los precios de sus acciones suban.

Entre otras cosas porque indica que hay mayor confianza en la economía nacional y ello se puede trasplantar a las empresas cotizantes. Pero no siempre es así, ya que seguramente se regirá por otras variables ajenas al mercado de renta fija, y en este caso más dependientes del estado real de las empresas. Desde este punto de vista, no sería lo más aconsejable posicionarse en bolsa si la rentabilidad del bajase en los próximos años. Sino que la actuación adecuada sería decantarse por compras en este tipo de productos de renta fija, bien directamente o a través de fondos de inversión.

Dentro de la bolsa, las eléctricas

Desde luego que uno de los grandes sectores en los mercados de renta variable que se pueden beneficiar de este escenario que planteamos es el de las compañías eléctricas. La razón se debe a que están fuertemente endeudadas y un tipo de interés bajo mejora sus expectativas para conseguir más financiación o incluso para amortización la que ya han contratado en los años precedentes. Hasta el punto de que el precio de sus acciones puede recoger este planteamiento en uno de los más potentes de las bolsas internacionales, en especial la española.

Mientras que por otra parte, tampoco podemos olvidar de que este segmento empresarial es uno de los más rumbosos para repartir un buen dividendo entre sus accionistas. Con un nivel de rentabilidad que oscila entre el 5 % y 7 % a través de un pago fijo y garantizado todos los años. Como uno de los incentivos que tienen los inversores para conformar su cartera de inversión.

La FED baja los tipos de interés

El Comité Federal de Mercado Abierto de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha decidido rebajar los tipos de interés en un cuarto de punto porcentual, hasta un rango objetivo de entre el 2 % y el 2,25 %, cumpliendo de esta manera con las expectativas del mercado. Se trata de la primera bajada del precio del dinero desde finales de 2008, cuando se llegó a bajar los tipos para combatir la recesión económica.

Aunque a partir de estos momentos, los mercados de renta variable estarán pendientes de nuevas señales por parte de la máxima autoridad monetaria en los Estados Unidos sobre nuevas bajadas en los tipos de interés. Y que desde luego que serían muy bien recibidas por parte de los pequeños y medianos inversores. Porque no podemos olvidar de que este último recorte ha sabido a poco y los intermediarios financieros reclaman medidas más agresivas que pueden favorecer a las bolsas de todo el mundo y muy en especial a las periféricas de Europa. Con posibles alzas en sus principales índices bursátiles.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.