6 riesgos que pueden perjudicar a la bolsa en 2020

Uno de los retos que tienen los pequeños y medianos inversores es que hacer con la bolsa en el próximo año. Porque prácticamente no hay alternativas a los mercados de renta variable. En un escenario en donde la firma Julius Baer prevé que la temida recesión llegue a finales de 2020 pero antes, desde el próximo verano o enero del año que viene, las bolsas se dispararían en torno a un 20 %. Hasta el punto que una de las claves para salir indemnes del intento de invertir es optar por la gestión activa.

En cualquier caso, todo parece indica que se presenta un año muy delicado para los pequeños y medianos inversores. Ya no será tan fácil generar rentabilidades en la bolsa como en antaño. Si no que por el contrario, habrá que estar más atentos a lo que pasa en los mercados financieros. Porque si bien es cierto es que se van a presentar auténticas oportunidades de negocio, no menos cierto es que se podrá mucho dinero con más facilidad que antes. Este es uno de los riesgos a los que están expuestos los inversores a partir de estos momentos.

En una de las claves para poner de manifiesto por donde van a ir los mercados de renta variable en este periodo es lo que puede pasar con una serie de hecho o acontecimientos que pueden suceder en este periodo. Y que serán los que al final determinen el rumbo que tome la bolsa en  uno u otro sentido. Más allá de otra serie de consideraciones de carácter técnico y puede que también desde el punto de vista de sus fundamentales. En cualquier caso os vamos a exponer los principales riesgos que tendrá la bolsa en los próximos meses.

Riesgos: descontrol en la inflación

La tasa anual del Índice de Precios de Consumo (IPC) general es del 0,4 %, cuatro décimas inferior a la registrada el mes anterior. En donde los grupos con mayor influencia en la disminución de la tasa anual son los siguientes: transporte, que presenta una variación anual del 0,0 %, casi dos puntos inferior a la del mes pasado. Esto se debe a la disminución de los precios de los carburantes y lubricantes este mes, frente al aumento registrado en junio de 2018.

Otro de los más relevantes es la vivienda, cuya tasa desciende más de un punto, situándose en el –1,5 %, a causa de las bajadas de los precios de la electricidad y de los combustibles líquidos, que aumentaron en 2018. Por su parte, el grupo que destaca por su influencia positiva en la tasa anual es: ocio y cultura, que sitúa su tasa en el –0,4 %, ocho décimas por encima de la de mayo, a consecuencia, principalmente, del aumento de los precios de los paquetes turísticos, mayor que en 2018. Mientras que por otra parte, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) sitúa su tasa anual en el 0,6 %, con lo que disminuye tres décimas respecto al mes precedente.

Subida de los tipos de interés

Otro factor que puede castigar sensiblemente a los mercados de renta variable es la posible subida de tipos de interés en la zona euro. En donde, desde el departamento de análisis de Bankinter se apunta a que el BCE mantendrá el tipo de referencia, actualmente en 0,0 % sin cambios hasta 2021 y retrasará la subida en el tipo de depósito que aplica a los bancos desde el -0,40 % actual hasta -0,20 % en 2021, contra el de 2020 anterior. Por otra parte, en este entorno, estiman que la TIR del Bund alemán a 10 A continúe próxima a sus mínimos históricos en 2019 (-0,30 %/-0,10 %) para deslizarse progresivamente hacia (-0,10 %/+0,20 %) en 2020 y (+0,20 %/0,40 %) en 2021.

Mientras que por otra parte, el sector servicios evoluciona satisfactoriamente, pero la industria muestra signos de debilidad. La inflación, se aleja del objetivo del BCE (~2,0 %), a pesar de la recuperación de los salarios y el incremento de la masa monetaria (M3). La tasa subyacente – menos volátil – lleva dos años dentro de un rango (+1,0 %/1,4 %) y las perspectivas de inflación a largo plazo alcanzan mínimos históricos (~1,2 %). En cualquier caso, será uno de los factores de los que habrá que estar pendientes para poner de manifiesto si es o no buen momento para entrar en los mercados de renta variable.

Comportamiento en el petróleo

Otro de los aspectos a lo que habrá que prestar una especial atención es  a la evolución en el precio del crudo. En este sentido, Barclays redujo sus pronósticos de precios del petróleo para 2020, y dijo que espera un menor crecimiento de la demanda debido a un contexto macroeconómico global más débil de lo esperado. Porque no solo afectaría a los valores del sector del crudo, sino a todos los que integran los principales índices de las bolsas internacionales. Hasta el punto de que puede constituirse en otro de los factores más determinantes en este periodo.

“Sin embargo, creemos que las preocupaciones de un exceso de suministro son exageradas y las tendencias de inventarios en Estados Unidos y el resto del mundo siguen siendo favorables”, dijeron analistas del banco, agregando que “el mercado está subestimando la demanda y sobreestimando el crecimiento de la oferta a los niveles actuales de precios”. El crecimiento del consumo se desaceleraría a poco más de 1 millón de barriles por día interanual en 2020, ya que el “creciente proteccionismo en medio de la actual desaceleración industrial mundial” pesa significativamente en la demanda de petróleo.

Relaciones comerciales China-USA

Este culebrón sin lugar a dudas que va  a continuar en este nuevo periodo y por tanto determinar el rumbe que tomen los mercados de renta variable, en uno u otro sentido. Hasta el punto de que puede generar una alta volatilidad en la conformación de los precios, tal y como ha sucedido en este año en curso. En cualquier caso, deberemos acostumbrarnos a vivir con este problema coyuntural debido a que este importante factor de las relaciones internacionales puede ser el detonante para que bancos y acereras puedan desplomarse en bolsa en este año.

Aunque por el mismo motivo, puede generar que el saldo general en nuestra cuenta de valores se incremente de forma notable. En cualquier caso, será un parámetro del que habrá que estar muy al tanto y de forma regular. A través de operaciones rápidas y que no requieran de niveles de permanencia excesivamente elevados. Porque al fin y al cabo pueden generar un efecto no deseado por parte de los pequeños y medianos inversores. Con unas diferencias muy amplias entre los precios máximos y mínimos. Un aspecto que puede favorecer a las operaciones de trading o incluso realizadas en la misma sesión bursátil.

Crecimiento en la economía

El Panel de Funcas ha incluido por primera vez previsiones para 2020, año en el que la economía española crecerá el 1,9 %, tres décimas menos que en 2019. La previsión para este año se mantiene en el 2,2 %, con un perfil trimestral estable con tasas del 0,5 % en los cuatro trimestres, sin cambios respecto al anterior Panel. En ambos ejercicios, la tasa media de crecimiento esperada por los panelistas sigue estando por encima de la previsión para la zona euro.

Situación del mercado inmobiliario

Respecto a  la renta variable nacional, otro de los aspectos que serán determinantes serán los que estén vinculados con el mercado inmobiliario. En este sentido, hay que recordar que el número de hipotecas constituidas sobre viviendas es de 29.032, un 0,1 % menos que en abril de 2018. El importe medio es de 124.655 euros, con un aumento del 0,7 %. El importe medio de las hipotecas inscritas en los registros de la propiedad en abril (procedentes de escrituras públicas realizadas anteriormente) es de 142.440 euros, un 1,8 % superior al del mismo mes de 2018, según los últimos datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Mientras que por otra parte, para las hipotecas constituidas sobre el total de fincas en abril, el tipo de interés medio al inicio es del 2,51 % (un 5,1 % inferior al de abril de 2018) y el plazo medio de 23 años. El 58,7 % de las hipotecas son a tipo de interés variable y el 41,3 % a tipo fijo. El tipo de interés medio al inicio es del 2,23 % para las hipotecas a tipo variable (un 6,4 % menor que en abril de 2018) y del 3,07 % para las de tipo fijo (un 4,8 % más bajo).

El número total de hipotecas con cambios en sus condiciones inscritas en los registros de la propiedad es de 4.814, un 20,9 % menos que en abril de 2018. Atendiendo a la clase de cambio en las condiciones, en abril se producen 3.932 novaciones (o modificaciones producidas con la misma entidad financiera), con un descenso anual del 19,3 %. Por su parte, el número de operaciones que cambian de entidad (subrogaciones al acreedor) baja un 27,8 % y el de hipotecas en las que cambia el titular del bien hipotecado (subrogaciones al deudor) disminuye un 25,3 %.

Respecto a  la renta variable nacional, otro de los aspectos que serán determinantes serán los que estén vinculados con el mercado inmobiliario. En este sentido, hay que recordar que el número de hipotecas constituidas sobre viviendas es de 29.032, un 0,1 % menos que en abril de 2018. El importe medio es de 124.655 euros, con un aumento del 0,7 %. El importe medio de las hipotecas inscritas en los registros de la propiedad en abril (procedentes de escrituras públicas realizadas anteriormente) es de 142.440 euros, un 1,8 % superior al del mismo mes de 2018.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.