6 estrategias para limitar las pérdidas

pérdidasUna de las peores situaciones que se te pueden presentar es estar en pérdidas en tu cartera de inversión. No solamente será un escenario poco deseado, sino que podrá generarte algún que otro dolor de cabeza. Porque no estarás en condiciones de vender tus acciones y con el riesgo añadido de que puedan seguir depreciándose tus acciones en los mercados financieros. Hasta el punto que es algo que habrás experimentado en más de una ocasión en tu historial como pequeño y mediano inversor.

Todas tus estrategias deben ir encaminadas a evitar esta desagradable situación. Pero en la mayoría de las ocasiones no te quedará más remedio que asumirlas como consecuencia de la inercia de los propios mercados financieros. Es algo que quedará fuera del control de tus actuaciones. En donde solo tendrás más que dos soluciones.   O bien vender las acciones con las consiguientes minusvalías. O por el contrario esperar a que las cosas te vayan mejor y los precios de las acciones repunten hasta alcanzar el precio de compra de las mismas.

De todas, a partir de estos momentos dispondrás de una serie de estrategias en la inversión que te ayudarás las posibles pérdidas que puedas generar en tus operaciones en la renta variable. Son fáciles de aplicar y no te requerirán de especiales conocimientos para llevarles a cabo a partir de estos momentos. Son de diversa naturaleza para que puedas importarlas en función del perfil que presentes como inversor: agresivo, moderado o defensivo. En cualquier caso, será una herramienta que te aportará una mayor eficacia en tus actuaciones. Y probablemente más confianza en tus actuaciones en el mundo del dinero.

¿Puedes evitar las pérdidas en bolsa?

bolsaDesde luego que te será muy complicado que puedas evitar la aparición de este escenario. Por no decir prácticamente imposible. No en vano, la bolsa no es una ciencia y puede pasar cualquier cosa, incluso que poder perder más euros de los esperados en las operaciones bursátiles que ejecutes a partir de ahora. Pero lo que sí puede conseguir es limitarlas. Para que el saldo de tu cuenta corriente no te genere más de un disgusto en los próximos años. Para ello, solamente tendrás que seguir algunos de los consejos que te vamos a exponer.

Para conseguir estos objetivos tan anhelados, no solamente tendrás que llevar a cabo unas pautas de actuaciones muy claras y bien definidas. Sino también será necesario que cambies en algunos de los hábitos que tienes en tus relaciones con los mercados de renta variable. Con un poco de suerte y algo de disciplina no tendrás excesivos problemas para a partir de estos momentos el saldo de cuenta corriente no se resiente en exceso. Hasta el punto de que puedas perder una parte muy importante de tu patrimonio personal.

Primera clave: diversificar

Será una norma básica para proteger tus ahorros de los escenarios tan poco deseados que te puede deparar la renta variable. Esta estrategia en la inversión la puede utilizar al no invertir tus ahorros en solo valor. Sino en varios y a ser posible que proceden de diversos activos financieros. Renta fija, variable, alternativos y algún que otro mercado financieros novedoso es la mejor receta para conformar tu cartera de valores desde estos precisos momentos.

Incluso a través de un producto financiero que recoja estas aportaciones en las inversiones. Precisamente los fondos de inversión es una de las propuestas que mejor recogen esta singular tendencia. Porque en efecto, sus carteras pueden estar compuestas de varios activos financieros. Desde los bonos corporativos a la compra de acciones de los mercados financieros más originales que te puedes encontrar en estos momentos. Con unos resultados muy satisfactorios para las personas que emplean estas estrategias.

Segunda clave: gestiones activas

gestiónSon lugar a dudas que esta actuación te ayudará a llevar mejor las inversiones. En especial en los escenarios más desfavorables para los mercados financieros. Por una razón muy especial y que consiste en saber adaptar los movimientos a todos los escenarios posibles. Desde los más beneficiosos para tus intereses personales a lo que se generan en periodos de recesión económica. Además cuenta con la importante ventaja de que serán las propias gestoras quienes se encarguen de llevar estos cambios en función de las situaciones que se vayan dando en cada momento.

El gran problema para llevarlo a cabo reside en que muy pocos productos bancarios o financieros aportan esta característica. Y de nuevo son los fondos de inversión quien te lo ofrece en toda su intensidad. Bajo una gestión activa de tus ahorros y que contrasta con los formatos de inversión pasivos. Que son los que siempre mantienen la misma composición. Pase lo que pase y aunque ocurran graves problemas en algunos de los mercados financieros seleccionados. Es una sustancial diferencia que puede ayudarte a que salgas de más un apuro. Sobre todo en los periodos bajistas de la renta variable.

Tercera clave: combinar varios

Una de las claves más importantes para que tus pérdidas no sean muy abultadas reside en distribuir tus ahorros en varios productos financieros. Procedentes tanto de la renta fija como de la variable o incluso eligiendo algún que otro mercado alternativo. En donde los de materias primas, metales preciosos o divisas pueden ser los más sugerentes para combinar tu inversión a partir de estos momentos. Los resultados, tal y como podrás comprobar, son espectaculares ya que se reducirán las pérdidas de manera fulminante. Con mayor eficacia de lo que puedes imaginarte desde un principio.

De estas manera, estarás en condiciones para combinar depósitos a plazo, pagarés bancarios, compra y venta de acciones, fondos de inversión o cotizados y hasta cuenta corrientes de alta remuneración. Como consecuencia de esta estrategia tan útil también podrás optar por productos mucho más sofisticados que te puedan aportar una mayor rentabilidad a tus aportaciones económicas. La ventaja que tienes es que estarás en la mejor de las condiciones para combinar cualquier producto o activo financiero.

Cuarta clave: salir de las fronteras

usaPara minimizar las pérdidas que puedas generar a partir de estos momentos también podrás acudir a otros mercados internacionales en la renta variable. No en vano, siempre hay unos que se comportan mejor que otros y puedes aprovecharte de esta inercia en la tendencia de sus cotizaciones. Te dará un mejor margen para sortear los escenarios más desfavorables para los intereses de tu capital invertido. Aunque no te quedará más remedio que afrontar comisiones más expansivas que te costarán las operaciones en los mercados de renta variable fuera de nuestras fronteras.

Desde luego que te servirá para aprovechar todas las oportunidades de negocio que se presenten. En cualquier momento y en diversos escenarios. No hay límites para tus operaciones ya que solamente serás tú mismo quien las imponga desde tus propios planteamientos para relacionarte con el complicado mundo del dinero. Desde la renta variable de Estados Unidos a las del viejo continente, son olvidarte de los mercados bursátiles asiáticos o incluso latinos. Suponen un mayor riesgo, pero a la vez la recompensa será más elevada. Siempre con el punto de mira de limitar las pérdidas de tu cuenta de resultados.

Quinta clave: limitar las aportaciones

Otra forma muy práctica para proteger tus intereses como pequeño y mediano inversor. Porque te permitirá reducir las minusvalías de una forma radical. No en vano, será menos el dinero que esté en juego y por tanto correrás menos riesgos que en otros escenarios más expansivos desde el punto de vista monetario. Porque en efecto, ni hace falta que inviertas todo el capital disponible, sino con una parte del mismo, en función de tus necesidades económicas. Incluso con aportaciones muy modestas para no correr excesivos riesgos en tus movimientos en la bolsa.

Además, te aportará el hecho que puedas disponer de una mayor liquidez para cuando se presenten las mejores oportunidades en cualquiera de los mercados financieros. Algo que no es posible, si por el contrario, inviertes todo tu capital de una sola vez. Con que destines entre un 20 % y 60 % de tus ahorros será más que suficiente para satisfacer tus deseos de inversión. Dejando alguna remesa de las mismas para nuevas operaciones en los próximos meses.

Sexta clave: no a los sofisticados

Por último, no puedes olvidarte que ausentarte de tomar posiciones en los productos más agresivos te ayudará a gestionar el capital. Muchos de ellos implican excesivos riesgos y en especial si no cuentas con los conocimientos financieros suficientes como para operar con estas propuestas. En donde una mala evolución de las mismas te puede provocar que pierdas muchos euros por el camino. Hasta niveles que pueden ser muy peligrosos para tus intereses. Donde hasta es posible que te dejes en medio buena parte del capital.

Los warrants, ventas a crédito, derivados y algunos fondos de inversión son algunos de estos productos en donde puedes perder más dinero del necesario. Hasta el punto que te plantees que no vale la pena invertir en estos modelos tan agresivos en cuanto a su mecanismo. Tampoco puedes olvidar los productos que son más parecidos a los tóxicos y que han dejado una fila de damnificados por el camino. Con procesos judiciales de por medio. Es algo que no deberás hacer si tu deseo principal es proteger los ahorros a toda costa. En ninguno de ellos, para evitar que pases malos momentos en tu situación personal.

¿Quieres rentabilizar tu dinero?
No te pierdas estos consejos para aumentar tus ingresos y ganar más dinero cada mes.
El secreto de los ricos para ganar dineroGana dinero mientras duermes

Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Escribe un comentario