5 claves de las que dependerá la bolsa en 2019

El potencial de subida en las bolsas internacionales estará muy cercano a los dos dígitos si se respetan los niveles de crecimiento que apuntan los informes oficiales. Aunque durante el año irán apareciendo una serie de indicadores que darán más de una señal para abrir o deshacer posiciones en los mercados financieros. En cualquier caso, el próximo año se presenta muy complicado para los intereses de los pequeños y medianos inversores que tendrán que afinar sus propuestas bursátiles para rentabilizar sus operaciones en los mercados de renta variable.

Las bolsas internacionales parten desde uno de los niveles más altos de los últimos cinco años.  Con revalorizaciones del 86 %, 32 % y 22 % en el Dow Jones, Eurostoxx e Ibex 35, respectivamente. Ahora de lo que se trata es conocer si durante este ejercicio podrá mantenerse esta tendencia o si por el contrario las correcciones se instalarán en los parqués. De cualquier forma, habrá unos parámetros muy fiables que determinarán su evolución durante los próximos doce meses. ¿Deseas saber cuáles los más importantes?

En cualquiera de los casos, será muy importante que en este nuevo ejercicio te impongan como estrategia en la inversión la preservación de tu capital invertido por encima de otras consideraciones técnicas y puede que también desde el punto de vista fundamental. Deberás abrirte a nuevos activos financieros si no deseas quedarte rezagado con respecto a otros inversores. Porque desde luego que hay vidas más allá de la bolsa y ahí están los mercados de metales preciosos, materias primas o inversión alternativa para demostrar esta tendencia que se puede imponer durante el próximo ejercicio que está a punto de iniciarse.

Claves: crecimiento económico global

Las previsiones para este año será uno de los motores que incentive o retraiga la evolución de la bolsa, en función de las correcciones que vayan realizándose en los próximos meses. En este sentido, el último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha elevado su proyección de crecimiento mundial hasta el 3,7 %. Mientras que desde la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico mantiene la misma línea de crecimiento para la economía internacional. Aunque apuntando a que la recuperación no es lo suficientemente fuerte.

Por otra parte, el departamento de análisis de Bankinter avisa a que la economía está inmersa en una fase de crecimiento que podría ser prolongada. Ante este escenario, son partidarios de la renta variable como el instrumento más rentable de inversión. En concreto, ponen el objetivo del Ibex 35 en torno a 11.000 puntos, un 9 % por arriba de los niveles actuales. Aunque desde luego que son muchas las dudas que tienen que despejarse a partir de estos momentos. En especial las que tienen como destino a los países de la zona euro. De todas formas, será un curso bursátil muy complejo, mucho más que en los años precedentes.

Expectativas empresariales

Los resultados que presentan todos los trimestres las compañías cotizadas será un parámetro de vital importancia para valorar el precio de las acciones. A falta de los resultados del cuarto trimestre, los beneficios de las empresas que cotizan en el Ibex 35 crecieron en 2018 en torno al 13 %. Con una ralentización con respecto al primer trimestre en donde la actividad económica subió hasta el 20 %. No obstante, una de las preocupaciones de los inversores reside en cómo se trasladará el efecto del problema catalán a las cuentas de las empresas en los próximos meses. Hasta el punto que será una de las claves para condicionar el camino que vaya a tomar el índice selectivo.

De todas formas, se están dando ya las primeras señales sobre una cierta ralentización en la economía español y por extensión en las internacionales. Hasta el punto de que puede generar que los beneficios de las empresas sean menos que en estos años. Y esto se puede trasladar a que el precio de las acciones se corrijan en mayor o menor intensidad. Un factor que puede hacer a que las bolsas internacionales decrezcan sensiblemente. Este es uno de los riesgos a los que te expones si te vas a decantar por la renta variable en los próximos meses. Puede que sea el momento oportuno para modificar tu cartera de inversión. Tanto en la bolsa como en otros productos financieros, como por ejemplo los fondos de inversión.

Reducción de estímulos monetarios

La política monetaria a un lado y otro del Atlántico se conforma como de las claves para la evolución de la bolsa en 2019. No obstante, muestran ciertas divergencias entre ambas zonas económicas. Por una parte, la Reserva Federal de Estados Unidos ha decidido terminar el año con los tipos de interés por encima del 1 %, tras subirlos un cuarto de punto. Se trata del cuarto incremento en el precio del dinero desde que cambiase su estrategia económica. Para este nuevo año, se prevé que continúe el proceso de retirada de estímulo, aunque será gradual tal y como insisten desde la FED. Esta decisión no ha sido excusa para que el Dow Jones hay subido un 25 % en este último año y se haya instalado en máximos históricos.

En la Unión Europea, por el contrario, el panorama es un poco diferente al seguir con el precio del dinero en mínimos, en el 0 %. Desde enero, el Banco Central Europeo recortará hasta la mitad la compra de deuda pública y privada que se puso en marcha para potenciar la recuperación económica en la eurozona. Propiciando que las bolsa europeas se hayan revalorizado casi un 30 % en los últimos cinco años. No obstante, en 2019 habrá un nuevo escenario debido a las intenciones del órgano regulador europeo de dejar de estimular a los mercados financieros. Una noticia que no es bien recibida por parte de los pequeños y medianos inversores.

Evolución del precio del petróleo

Otro de los focos en donde habrá que poner la atención es en los precios del crudo. Cualquier desviación significativa al alza o la baja generará cambios bruscos en las cotizaciones de los índices bursátiles. En el primer de los escenarios porque creará tensiones inflacionistas en las principales economías internacionales. Mientras que si cotiza por debajo de 40 dólares – como pasó hace año y medio – crearía distorsiones en los países más vinculados a este activo financiero. En cualquier caso, el precio medio del barril está situado en torno a 65 dólares, con un incremento anual del 24 %. Las previsiones apuntan a que el crudo suba cerca del 10 % en este año, según el último informe de Goldman Sachs.

Las perspectivas para este nuevo año es que la tendencia del oro negro sea de nuevo alcista. Esto es algo que puede penalizar a buena parte de los mercados financieros. Aunque por el contrario, puede ser un buen momento para tomar posiciones en las empresas cotizadas ligados a este importante activo financiero. Por otra parte, es un hecho que puedes perjudicar a que la economía en el mundo crezca de la misma forma que hasta ahora. Este es otro de los riesgo que nos lleva aparejada la entrada del nuevo año, tal y como admiten buena parte de los analistas financieros.

Elecciones en Italia y ¿en Alemania?

El factor político también será determinante para que la renta variable tome uno u otro camino en los próximos meses. En este sentido, serán de gran importancia las elecciones que se puedan desarrollar en Italia en los próximos doce meses. No puede olvidarse que el país transalpino es la tercera economía de la Unión Europea, tan solo por detrás de Alemania y Francia. Y la octava a nivel mundial con un Producto Interior Bruto de 1.850.735 dólares. Cualquier resultado que genere más inestabilidad para formar gobierno tendrá repercusión en los mercados financieros, y muy especialmente en la bolsa.

Por otra parte, la bolsa estará pendiente de las negociaciones entre los dos partidos mayoritarios (CDU y SPD) para seguir en el gobierno en Alemania. Porque de no ser así estaría abocada a unas nuevas elecciones en primavera. Con una señal de inestabilidad a los mercados financieros porque podrían paralizarse los temas más urgentes dentro de la UE. Este sentimiento es recogido tímidamente por el DAX germano que se ha dejado casi un 1 % en su cotización durante el último mes. A lo que hay que añadir la pujanza de los partidos denominados como populistas.

Retirada de ayudas en la UE

Otro factor de especial relevancia es el que se refiere a la retirada de estímulos en la Unión Europea y que se desarrollará este año. Este hecho puede ser un golpe bajo a la bolsa ya que las posiciones vendedoras se pueden imponer claramente sobre las compradoras. En cualquier caso, será otro factor con el que habrá que contar para el próximo año y no precisamente bajo una intensidad menor por lo que se refiere a la valoración en el precio de las acciones.

No en vano, será mucho el dinero que se aleje de los mercados bursátiles para buscar otras oportunidades de negocio. Tanto en la renta fija como en la considerada como inversión alternativa. Hasta el punto que puede marcar la evolución de la bolsa en 2019. Una noticia que no es bien recibida por parte de los pequeños y medianos inversores.



Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.