10 lecciones de inversión para los traders

Las operaciones de los traders son un tanto especiales y requieren de un tratamiento sensiblemente diferente. No en vano, dependen de unos plazos de permanencia mucho más cortos. Hasta el punto que sus operaciones exigirán de unas estrategias mucho más elaborada para no cometer errores que puedan lastrar los movimientos abiertos en los mercados de renta variable. No puedes olvidarte que los traders son unos inversores que cuentan con una amplia experiencia en esta clase de operaciones bursátiles.

De cualquier forma, si estás interesado en realizar esta clase de operaciones tan especiales puedes disponer de unas sencillas pautas de actuaciones que te darán más de un argumento para abrir `posiciones en los mercados financieros a partir de estos momentos. Necesitarás aplicarlas con mucha disciplina y un poco de interés para mejorar tu aprendizaje en el siempre complicado mundo del dinero. Porque en efecto, no hay recetas mágicas para rentabilizar los ahorros en todos los escenarios y situaciones

No puedes olvidarte que los riesgos de estas operaciones son notablemente superiores a la de otros plazos más longevos. Ya que su mecánica, tanto en las compras como en las ventas, son diferentes. Requieren de una mayor sangre fría por parte de los pequeños y medianos inversores. Algo que no todos ellos puede aportar con la misma intensidad. En donde las necesidades monetarias, la ansiedad o los deseos de satisfacer pronto los objetivos puede generar algún que otro problema en la formalización de las operaciones en las mercados bursátiles.

Traders: optar por valores volátiles

Una de las claves para realizar correctamente estas operaciones reside en elegir unos valores muy especiales para desarrollar estos movimientos. No son otros que los que muestren una mayor volatilidad en la cotización de sus precios. Con una amplia diferencia entre sus precios máximos y mínimo. Como para que puedas ajustar los precios de las compras y ventas. Hasta el punto de que te permitirá realizarlas en la misma sesión bursátil con una total eficacia. Para que puedas generar plusvalías muy rápidamente y puedas disfrutar de tus ganancias en el espacio de tiempo más breve.

Aprovechar las tendencias alcistas

alcistaSi deseas tener éxito en esta clase de operaciones tan expeditivas no tendrás otro remedio que aproveches las tendencias alcistas de los mercados de renta variable. Porque en efecto, siempre te será mucho más fácil cumplir con tus objetivos en estos escenarios. Por supuesto que por encima de la tendencia bajista o incluso lateral. Puede que en un poco más de unas horas logres superar las metas que has propuesto al iniciar la inversión. Además, será muy interesante que los valores elegidos cumplan también con esta especial característica. No obstante, este aspecto propiciará que no puedas hacer esta clase de operaciones durante todo el año.

Respeta los soportes

Otra herramienta que puede ayudarte para constituirte en uno de los muchos traders con éxito es respetar algunas de las zonas de precios más relevantes. En este sentido, la mejor solución será que los valores seleccionados no vulneren los soportes que tienen en su cotización. Porque de ser de esta forma, te podrías ver involucrado en situaciones muy desfavorables para tus intereses personales. Debido que los precios de las acciones puede caer con especial fuerza. Y como consecuencia de esta actuación verte enganchado en tus posiciones. Con muchas posibilidades de que sea de una forma irreversible. Por este motivo es tan importante que acates estos niveles de precios. Algo parecido sobre lo que debes hacer en las resistencias, aunque sean estrategias diferentes.

Mucha sangre fría

Esta cualidad no deberá faltar en ninguna de las operaciones que formalices a partir de estos momentos. Porque si ves que no vas a poderla cumplir, mejor será que te abstengas de tomar posiciones en operaciones tan rápidas como son las destinadas a los traders. No puedes olvidar bajo ningún momento que un error en esta estrategia puede provocarte serias pérdidas en el saldo de tu cuenta corriente. Debes de tener un especial cuidado y por supuesto que mayor que en las operaciones más longevas y que van destinadas al medio y largo plazo. No lo olvides si no deseas tener más de una sorpresa negativa en este aspecto. Por eso es tan importante importar una alta fortaleza mental que debes llevarla a tus operaciones en renta variable.

No serás millonario en unos minutos

millonarioDesde luego que si tu idea es convertirte en millonario en esta clase de operaciones con toda seguridad que te has equivocado de estrategia en la inversión. Porque de lo que se trata es de obtener ganancias, nada más. Aunque estas sean insuficientes para tus expectativas como pequeño y mediano inversor. En las operaciones que realizan los traders no son espectaculares las plusvalías que puedes obtener. A no ser, claro está, que tus aportaciones económicas sean muy fuertes. Pero esta no es un escenario muy habitual entre clase de inversores que van al más corto de los plazos.  No en vano, no puedes olvidar que serás muchas las posiciones que abras durante todo el año. Un aspecto que determinará tu perfil como inversor minorista.

Agilidad en las operaciones

Debes estar presto a dar un ritmo trepidante a tus operaciones en los mercados de renta variable. Para que en el preciso momento en que estés en posiciones ganadoras optes por aplicar las ventas. Sin pensar de que puedes ganar más dinero con plazos de permanencia más altos. Como podrás comprobar, muchos de los traders finiquitan sus movimientos en pocas horas, incluso a los pocos minutos después de haber realizado las compras. Para que de esta forma, puedas dirigirte a otros valores de la bolsa para repetir la misma estrategia en la inversión. Así y cuantas veces desees en función de los objetivos que persigas. No en vano, es una de las características que define a los buenos traders de la bolsa.

Abandonar si te has equivocado

Puede suceder, y hasta es muy frecuente, que puedas equivocarte al abrir las operaciones. En este caso, no tendrás otro remedio que asumir la decisión y vender tus acciones. Aunque sean con pérdidas. Para conseguir recuperar este dinero en la próxima operaciones que vayas a formalizar, incluso en la misma sesión bursátil. Es algo que en principio no debe preocuparte demasiado porque serán muchas las operaciones que desarrollarás todos los meses. En el fondo de lo que se trata es que el cómputo general de las operaciones sea positivo. Este debe ser uno de los objetivos que debes planteare a partir de estos momentos. No debes analizar las operaciones de forma individual, sino por el contrario dentro de su conjunto.

Cuidado con los valores baratos

valoresDe cualquier forma, la precaución debe regir en los valores poco líquidos. En especial aquellos que cotizan por debajo de la unidad de euro. La razón es muy fácil de explicar ya que estos al contar con una diferencia muy pequeña en la cotización de sus precios es más complicado ajustar las compras y las ventas. Además, su poca liquidez puede impedir que puedan llevarse a cabo las operaciones. Al menos bajo los precios que tú mismo deseas. Se trata de un grave inconveniente que deberás valorar si quieres desarrollar las operaciones bajo las condiciones de los traders. Por el contrario, es mucho más favorable para tus intereses optar por los valores más líquidos de los mercados financieros. Y que presenten unos precios que te permitan operar con ellos con mayor facilidad y con la seguridad de que se formalizarán en los parques bursátiles.

Aprendizaje en estas operaciones

En todos los casos no tendrás otra opción que presentar un conocimiento muy elevado de los que son estas operaciones. No puedes iniciarte sin apenas experiencia o con un desconocimiento de lo que es el trading. Solamente con el paso de los años estarás adquiriendo mayor valor a tu perfil como pequeño o mediano inversor. Por otra parte, puedes generar esta experiencia en la inversión a través de las simulaciones de las operaciones. Hasta que finalmente estén en la mejor de las posiciones para comprar y vender acciones de los valores de la renta variable. Con toda seguridad que desde tu propio banco podrás conseguir estos objetivos. Para comprar y vender de forma virtual, y sin que afecte al saldo de tu cuenta corriente.

Utiliza una tarifa plana

Una idea muy práctica para convertirte en uno de los muchos traders que operan en la bolsa consiste en contratar una tarifa plana para operar en los mercados financieros. Será mucho el dinero que te podrás ahorrar en concepto de las comisiones de bolsa. Porque dispondrás de la misma tarifa, sea cual fuese el número de operaciones que realices todos los meses. Hasta el punto que solamente penaliza los pocos movimientos por parte de los usuarios. Porque en efecto, el precio de la tarifa plana oscila entre 20 y 30 euros todos los meses. Es válida para las operaciones en los mercados nacionales, ya que en los internacionales tienen un pequeño incremento. De todas formas, es una herramienta muy útil para contener los gastos en la inversión. Para que de esta forma, las posibles ganancias que puedas generar en tu cuenta de valores sean mucho más generosas. No en vano, es un modelo que está siendo adaptado por un buen número de traders profesionales y aficionados.


Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *