Último aviso a Grecia: Aprobar el ajuste

El tiempo corre y pese a los consejos de Alemania para aplazar decisiones hasta el mes de septiembre respecto del futuro de Grecia, la Unión Europea ejerce presión para que los helénicos aprueben los ajustes financieros lo más rápido posible. Es decir, para detallarlo de la manera más sencilla posible, lo que exige la Comunidad es que si quiere créditos, aprueben inmediatamente las medidas que agravarán las crisis sociales: recorte de salarios, congelamiento de salarios, aumento de impuestos y suba de precios.

Todas estas medidas ya han causado un severo repudio de la población griega, pero el nuevo default demanda nuevamente un reajuste, condición única para que el país pueda recibir nuevamente créditos internacionales.

El objetivo del FMI (Fondo Monetario Internacional) y la Unión Europea es no extender la incertidumbre del país más de la cuenta. Precisamente, esa demora incrementa el temor en los mercados internacionales.

Mucho ya hemos analizado sobre este tema, pero existe un punto clave: si Grecia quiere dinero para sobrevivir, deberá castigar económicamente a sus propios habitantes con aumentos de todo tipo.

Ello, simplemente, agravará toda crisis social.

Te puede interesar

Escribe un comentario