Se aprobó la reforma financiera en Estados Unidos

Una de las principales batallas que lideró el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, fue una nueva ley de reforma financiera, pues fue él quien asumió quizá en la mayor crisis económica desde la famosa crisis de la década del 30, cuando Wall Street se derrumbó causando una grave crisis global.

Luego de la crisis inmobiliaria en el 2008, al asumir el Presidente estadounidense decidió emprender una reforma en el sistema financiero para evitar que se produzcan nuevos abusos sin controles y con serias consecuencias para el Estado y los propios contribuyentes. Por ello, en términos políticos, Obama apostó “todo o nada” a lograr la aprobación de la ley que defienda y proteja a los contribuyentes ante escenarios como el de 2008.

Con la nueva ley, se evitará que los brandes bancos  apliquen prácticas abusivas, se brindará mayor información y más clara por parte de las empresas y entidades bancarias y se regulará el aumento de los intereses en las tarjetas, entre otras medidas. Según Obama, “es la mayor seguridad que se le puede brindar al ciudadano pata operar con mayor tranquilidad en el sistema financiero”.

El oficialista Partido Demócrata se posicionó detrás del proyecto presidencial aunque la fuerte objeción de los Republicanos -siempre más afines a los intereses financieros- hizo temer un posible fracaso. Finalmente se aprobó, y ahora habrá que aguardar por su cumplimiento.

Te puede interesar

Escribe un comentario