Reputación y sistema financiero ¿es posible recuperarla?

Mucho se habla de la limpieza de la reputación… es cierto que hoy, sin una reputación online visible y consolidada, no se tiene acceso a construir una marca, pero también es cierto que una reputación dañada por la situación actual de la economía no es sino a través de la aceptación e interiorización de un cambio irreversible, que podría iniciar la senda de las acciones eficientes que le lleven a generar confianza entre sus usuarios, no es sino a través de la toma de conciencia con una presencia comprometida, que es posible construir red y no es sino a través de la presencia cada vez más conectada, que se identifican nuevas oportunidades.

La reputación es una de esas variables que se incluyen en los análisis de economía social, un nuevo orden económico derivado de un entramado eficiente en el que no tienen cabida el abuso y la especulación, las granjas de enlaces o las alianzas pecuniarias, sino el trabajo constante, el compromiso permanente y el emprendimiento como forma de vida y no solo como forma de ganársela.

Los sistemas financieros son grandes caídos del fin de ciclo, de la debacle de la vieja economía, no es solo que se consideren principales responsables de la campaña orquestada en contra de las sociedades con el crédito como nexo demoniaco, sino que además… siguen siendo los grandes beneficiados por órdenes sociales que favorecen a las grandes fortunas en detrimento de las sociedades.

Sistemas financieros que luchan , al igual que los dirigentes, contra una crisis de confianza y credibilidad estructural, que necesitan recuperar la confianza de los clientes y que han optado por la captación financiera a través de productos de alta rentabilidad pero además, abriendo vertientes en las que se fomente el emprendimiento, estableciendo vínculos con sus clientes- usuarios-seguidores, en función de los cuales se establecen relaciones win-win que van construyendo el entramado en torno a la marca y con él… una nueva confianza, un nuevo punto de partida, el sistema financiero 2.0.

Un claro ejemplo de esto es el Banco Sabadell, cuya campaña logro una reputación bien considerada y nuevas fórmulas eficientes para la entidad.

Reputaciones inexistentes, reputaciones dañadas… la consolidación de esta variable económica social, solo se logra clic, tras clic, pasos a paso, siempre presentes, comprometidos y activos.

Te puede interesar

Escribe un comentario