Qué prepara Obama para dar confianza a la economía

 

El 2009 será un año plagado de incertidumbres tanto económicas como políticas. Económicas, pues porque todas las plazas mundiales dependerán en parte de las medidas que aplique los Estados Unidos. Y por otro lado, dependerá de cómo evolucionan las economías europeas y asiáticas de acuerdo al avance global financiero.

Podría ser muy complejo analizarlo, aunque es más sencillo describir cómo podría continuar el año bursátil.

La región asiática podría mantenerse en los mismos niveles de crecimiento a lo que venía dando mes a mes y año a año. Si disminuye, podría no ser demasiado nocivo para la región. Las bolsas europeas dependerán en gran medida del éxito de los planes que impulsará la gestión de Barack Obama, y de cómo sobreviven las bolsas. Y la zona americana, en su mayoría con economías emergentes, será liderada por el crecimiento o decaimiento de las bolsas de Brasil y México.

Ante esto, pues es el mayor reto para los Estados Unidos que su Presidente inicie cuando antes su gestión. Será un impulso de confianza automático. Tras esto, Obama ya aseguró ocuparse plenamente de la crisis tras haberla reconocida.

Entre las medidas a tomar por Obama, se destacan los descuentos fiscales para aquellas empresas que generen nuevos puestos de empleo; el acogimiento de las instituciones financieras a los pedidos del Gobierno de no rematar y dar moratorias a los embargos inmobiliarios.

¿Pues bien, dónde está la clase media?

El Mandatario demócrata prevé incrementar los ahorros de los trabajadores mediante cuentas de ahorro para futuras jubilaciones, planes de retiro, recortes tributarios, y aumento de salarios, entre varias medidas.

Pero principalmente, pese a toda medida, Obama exige una mayor transparencia financiera y el ahorro con el retiro de tropas de Irak.

Te puede interesar

Escribe un comentario