Principio de acuerdo en la Unión Europea

Como hemos anticipado anteriormente en más de una oportunidad, la única salida posible para la crisis del Viejo Continente es, primero, asumir un liderazgo firme y, segundo, un acuerdo político que posibilite una salida económica. Sin embargo, la teoría es sencilla pero la práctica, más complicada.
 
Por ello es un buen indicio el acuerdo entre el presidente de Francia Nicolas Sarkozy y la canciller alemana, Angela Merkel, quienes coincidieron en la decisión de implementar sanciones a quienes no respeten las normas de déficit en Europa y, principalmente, establecer un nuevo tratado.
 
Para los expertos, que se concreten coincidencias políticas es un avance en el complejo escenario financiero, económico, político y social que sufre Europa, pues al mismo momento Italia debió a anunciar un ajuste económico muy severo y anunciado por una Ministra que lloró en público.
 
Todos los miembros de la Unión Europea deberán de aprobar una regla de oro vinculada al presupuesto regional, que será definida en el nuevo tratado. En el mismo, todos los socios europeos deberán reunirse al menos una vez por mes para respetar las pautas económicas.
 
Nada garantiza que el tratado 2012 sea un éxito, pero al menos será el inicio de una solución que políticamente puede ser viable.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   WALTER DELGADO ACEVEDO dijo

    La actual crisis europea
    Los europeos tomaron la decisión de vivir una utopía en su política interna y renunciar a la realpolitik o política de poder en el plano internacional, perdiendo el punto de vista que la utopía tiene costos.
    Esas facturas son las que hoy tocan la puerta con un estruendo que ensordece y atemoriza. Por décadas, Europa se cobijó bajo el paraguas militar estadounidense frente a los miles de tanques y aviones de combate desplegados por Moscú. Con mínimos gastos de defensa y explotando su creatividad y experiencia, Europa no sólo creció sino que estableció una comunidad económica que por un tiempo fue la envidia de muchos.
    La utopía interna se construyó con base a la demagogia y el endeudamiento. Lo que hoy contemplamos es el naufragio del Estado de bienestar socialdemócrata, que cercena la libertad, ahuyenta los talentos y sacrifica la innovación en aras de una igualdad impuesta desde arriba, igualdad que finalmente empobrece a todos. Esa utopía pagada con deudas ha hecho de Europa un continente esclerótico, sin flexibilidad para ajustarse a los cambios globales.
    La crisis europea tiene un importante trasfondo espiritual. Algunos la miden de acuerdo a los vaivenes en el precio del Euro, un signo monetario agonizante, pero la misma debe ser evaluada en otros términos, que tienen que ver con la impostura utópica y mediocre del Estado de bienestar y con una política internacional ingenua, que concibe la diplomacia como un fin en sí mismo y pierde de vista que la misma no opera en un vacío sino en un marco de poder “duro”. Los europeos olvidaron que lo trágico y el mal existen, y están redescubriéndolos con miedo.

    Walter Delgado Acevedo
    Analista Político
    Lima – Perú

Escribe un comentario