Presión sobre las automotrices en Estados Unidos

chrysler_fiat_logo

Pareciera que las empresas, a veces, necesitan de una rigurosa presión estatal para que adecuen sus estrategias para evitar una quiebra segura en medio de la crisis financiera internacional. Por ello, y luego de que el presidente de los Estados Unidos Barack Obama pidiera que dos de las compañías más afectadas del sector se fusionaran para evitar una quiebra, las firmas Chrysler y Fiat accedieron a un acuerdo.

De esta manera, la norteamericana Chrysler y la italiana Fiat arribaron a un acuerdo que permitirá que la estadounidense pueda conservar la mayor cantidad posible de puestos de empleo y construir unidades más eficientes en el uso del combustible. El presidente Obama ya había asegurado que Chrysler no iba a poder sobrevivir por sí misma, por lo cual necesitaba de una urgente alianza, en este caso, con la firma italiana. En beneficio para los italianos, Fiat gozará ahora de una parte minoritaria en Chrysler, aportará tecnologías vinculadas al medio ambiente e introducirá algunos modelos.

Desde el Gobierno de los Estados Unidos aseguraron que tanto General Motors como Chrysler cuentan con 30 días más para reducir los resultados de pérdidas. Chrysler ya tiene un nuevo acuerdo y General Motors ya dispone de más fondos estatales para operar durante los próximos 30 días.

Te puede interesar

Escribe un comentario