Polémica sobre el plan de salvataje hipotecario norteamericano.

Crisis Hipotecaria

Hace unos días el secretario de Estado norteamericano,  Henry Paulson anuncio un   de  la administración Bush para atenuar las consecuencias de la crisis hipotecaria.Este consiste en llegar a un acuerdo con las instituciones financieras para que las tasas variables de los préstamos de hipoteca se congelen y de esta forma evitar la morosidad y sus consiguientes remates.

A pesar de que tuvo buenas respuestas por parte de los agentes financieros durante los primeros días, las opiniones disidentes no se hicieron esperar.

Desde un plano ideológico genera, por supuesto,  mucha controversia. Un liberal rabioso no vacilaría en tildarla de marxista, como ha sucedido en los últimos días, ya que esto está en las antípodas de su manual. Es que este plan, no es más que una intervención del Estado para rescatar a personas e instituciones que el mercado decidió como perdedores.

Pero este no es el único argumento en contra. Algunas voces no tan ortodoxas, también muestran su antipatía. El razonamiento no es más que la preocupación por no penalizar a los que se equivocaron, y de esta forma privarlos de la lección que los haga ser más precavidos y tomar mejores decisiones en el futuro. Si no se los castiga, o es más, se los premia, estos se creerán impunes, y tomaran decisiones aún más arriesgadas luego.

No creo que siempre los puntos medios sean la solución de las controversias pero en este caso, en mi opinión, sería lo más acertado. No está bien que este tipo de propuestas (la de del gobierno) se lleven a cabo sin  hacer un estudio sobre las diferentes situaciones que se pueden encontrar. En este mismo sentido, diría que penalizar a todos también es injusto. Y más sobre la falsa creencia de que se aprenden lecciones de la historia, cuando está llena de ejemplos de lo contrario.

VIA – Infobae
 

Te puede interesar

Escribe un comentario