Planifica tu futuro para disfrutar de la vejez

ahorrar-dinero

Planificar bien el futuro es una tarea fundamental que todos debemos de realizar si no queremos llegar al final de nuestra vida con un alto grado de incertidumbre que no nos permita disfrutar de la vida. Cuando estás en la plenitud de la vida es complicado fijar objetivos tan a largo plazo, pero es necesario si queremos disfrutar de la vejez sin ningún tipo de sobresalto o sorpresas de última hora.

A la hora conseguir este objetivo hay 3 fases fundamentales:

  • Vida laboral: Durante la vida laboral es donde puedes llevar a cabo el ahorro que te permitirá acumular el capital suficiente para el futuro. El ahorro no solo tienes que verlo como un dinero a conservar sino que es fundamental que estés atento a las oportunidades de inversión que aparezcan para conseguir incrementarlo y que genere rendimientos.
  • Cerca de la jubilación: Financieramente es mucho mejor haber comenzado a generar un patrimonio lo antes posible que no esperar a las fechas cercanas a la jubilación y entonces concentrar unos ahorros mayores.  Es vital que seas capaz de invertir tus ahorros con una rentabilidad superior a la inflacción para no perder poder adquisitivo paulatinamente.
  • Jubilación:  Para mi la fecha de jubilación es algo que no debería decidir el estado sino cada individuo de manera particular y en base a su situación económica. Para evitar perder patrimonio es necesario que los ingresos generados por tu pensión más el rendimiento de tus ahorros sean capaces de cubrir todos los gastos fijos mes a mes. Si esto no se consigue entonces cada año te verás obligado a consumir parte de tu patrimonio y esto puede ser peligroso si es un porcentaje elevado y tienes una vida longeva.

Una vez explicadas las tres fases y cuales son los aspectos más importantes en cada una de ellas, ahora llega el momento que cada persona diseñe su estrategia de ahorro e inversión. Aquí hay muchas opciones, puedes optar por la renta fija que genera un menor interes a cambio de evitar riesgos, ir a la renta variable y lograr unos potenciales rendimientos más elevado a costa de incrementar la incertidumbre o alguna solución intermedia con productos mixtos.

Sea cuál sea el plan, lo importante es que tengas uno definido lo antes posible y lo sigas de manera rigurosa.

Más información | Infografía Deutsche Bank

Te puede interesar

Escribe un comentario