Opel, indiferente ante la oferta de Fiat

fiat-y-opel-okey2

La propuesta del fabricante de automóviles italiano para quedarse con su par alemán fue recibida con frialdad por los sindicatos y por muchos políticos germanos, que prefieren que la firma pase a manos de la canadiense Magna, aliada a capitales rusos.

El consejero delegado de Fiat, Sergio Marchionne, se juntó con los ministros de Economía Karl-Theodor zu Guttenberg y de Relaciones Exteriores Frank-Walter Steinmeier para debatir el plan de adquisición de Opel, filial de la agonizante General Motors (GM).

La historia entre las partes no comenzó bien: Marchionne tenía la intención de tres de las cuatro plantas que hay en Alemania, pero luego tuvo que afirmar que le interesaban todas, ya que los sindicatos habían efectuado fuertes críticas.

“No queremos cerrar ninguna de las cuatro plantas. Necesito las plantas para fabricar suficientes coches en el futuro. Evidentemente, los efectivos deberán ser reducidos; nadie puede evitarlo”, sostuvo.

La idea de Fiat es crear una nueva firma que reuniría su rama automovilística (las marcas Fiat, Lancia y Alfa Romeo), su participación en Chrysler y las actividades europeas de GM (Opel, el sueco Saab y el británico Vauxhall). Sin embargo, la historia por ahora no parece fácil…

Te puede interesar

Escribe un comentario