Opel, al continente asiático

La economía es cada vez más global, y el traspaso de una compañía de un continente a otro, hoy, no es una novedad. Por ello, una nueva decisión del más alto directorio determinó que la automotriz Opel cerrara su planta de producción en Bélgica para trasladarse a Corea del Sur, lo que supone una posible reducción de personal que ascendería a los 9 mil trabajadores.

La decisión ya es definitiva por lo cual en el mes de diciembre la automotriz alemana en Amberes se trasladará al país surcoreano. Lo mismo ocurrirá con su modelo Astra, que se fabricará íntegramente desde fin de año en la próxima planta coreana.

La actual empresa controlante es General Motors, que también ha intentado escapar de la crisis financiera global desprendiéndose de varios activos. La decisión del grupo, como siempre suele ocurrir, se basa en un plan de reducción de costos que demandará la eliminación de 3800 empleos, y su traslado a Corea del Sur debido a la mano de obra más barata.

Te puede interesar

Escribe un comentario