Obama regaña a los grandes empresarios de su país

 

Barack Obama

Sucedió ayer, en una reunión de la ”Bussiness Roundtable”, una asociación conservadora que reúne a los empresarios más importantes de los Estados Unidos con el objetivo de promover políticas públicas a favor de las empresas.

Mientras el presidente de la asociación, Jamie Dimon  comparó a  Estados Unidos con Europa y con Japón, ambas en una situación de estancamiento. Obama reafirmó la buena marcha de la economía estadounidense y la visión positiva que transmite al exterior,  pero hizo hincapié en el hecho de que este optimismo es mayor fuera que dentro.

Al parecer el avance de la economía todavía no tiene efectos verdaderamente notables en la economía real, y esto es algo que a Obama le preocupa, según él ”es necesario que la prosperidad sea compartida por todos, ”Si el consumidor siente que tiene dinero en el bolsillo, es bueno para los negocios”.

Esta situación en la que las familias no notan una mejora en la economía sino una caída en sus ingresos, afecta directamente a Obama puesto que se señala como motivo principal del descenso en número de votos al partido demócrata en las elecciones legislativas celebradas hace un mes.

De esta forma tan sutil, Obama dió un tirón de orejas a los dirigentes de las grandes corporaciones presentes en dicha reunión para que suban salarios y de esta forma llegue más dinero a la economía real, tal vez con una motivación electoralista. 

No siendo suficiente con esto, Obama dijo que se sentía ”avergonzado” respecto a las infraestructuras del país. Sobretodo al compararlas con las de otros lugares como China donde los aeropuertos están a la última:  ”No podemos quedarnos atrás”, dijo. Y se mostró dispuesto a potenciar inversiones para ello.

En este escenario, también hizo una mención a España, como un país en el que se han llevado ”serias reformas estructurales” pero al que le afecta la debilidad de la economía europea, que junto a la japonesa pueden acabar arrastrando también a la estadounidense.

Finalmente, defendió una reforma del Impuesto de Sociedades con el objetivo de devolver a EEUU ”algunos dólares atrapados fuera del país”, una referencia directa la fuga de capitales a distintos paraísos fiscales.

Imagen – Flickr 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario