Obama pone en aprietos a la banca nacional

Tarde o temprano se debería de tomar una medida drástica. La crisis financiera global hundió a miles y miles de ciudadanos norteamericanos que han sufrido el remate de sus viviendas por no poder hacer frente a las deudas de sus hipotecas. Pese a los millones de dólares perdidos, el Estado debió auxiliar a las grandes corporaciones y empresas, como así a los gigantescos bancos de los Estados Unidos.

Sin embargo, el presidente Obama tomó una medida de gran peso en las finanzas de su país: prohibir a los bancos poseer o realizar inversiones en capital de riesgo y fondos de cobertura que no se relacionen de alguna manera con el servicio a los clientes. Luego del pedido de Barack Obama al Congreso para sancionar la nueva ley, la banca entendió que perdería gran parte de sus negocios y, por supuesto, fortunas incalculables.

La medida de limitar los negocios de los bancos de los Estados Unidos podría hacer perder casi 15 mil millones de dólares sólo a cinco de las grandes entidades. La medida, multiplicada a toda la banca, sería determinante. Se reducirá el poder de los bancos aunque, queda claro, continuarán generando ganancias suficiente como para sostener el modelo. 

Te puede interesar

Escribe un comentario