¿Nos aporta el comercio electrónico una mejor calidad de vida?

Trabajadora en Amazon España

Este verano compré una funda para mi móvil por Amazon y si en ese momento contrataba Amazon Premium en periodo de prueba, el pedido me llegaría gratis y más rápido, por lo que no dudé ni un segundo. Como a mucha gente le habrá pasado, ya que es el objetivo de la empresa, al mes se me olvidó cancelar la suscripción y me cobraron 14 euros por un año de envíos gratis.

No fue hasta este fin de semana en el que quise hacer otro pedido, cuando vi que mi cuenta era premium y que por tanto todos los pedidos serían gratis durante un año. Por un momento dudé si de alguna forma, intentar hacer valer mis derechos como consumidor y reclamar los catorce euros o no reclamar. Finalmente me decanté por lo último, creo que esos catorce euros van a estar de sobre amortizados.

También rechacé cancelar la cuenta premium porque he pensado que el poder pedir prácticamente cualquier objeto que necesite y que me lo envíen a casa ”gratuitamente” puede contribuir a una mejora de mi calidad de vida. La realidad es que en este sistema económico donde lo importante es el capital y la obtención del mayor beneficio por parte de las empresas, día a día nos avasallan más con publicidad y nos crean nuevas necesidades que en ocasiones son reales pero en otras, no. En este contexto, el tiempo que empleamos al consumo es mucho, yo diría que demasiado; cuando no estamos trabajando para obtener capital, estamos buscando cómo emplearlo y gastarlo. Se puede ser escéptico a esta teoría, pero con pensar en el tiempo que un matrimonio o una ama de casa dedican a hacer las compras necesarias para sacar adelante a toda la familia, uno se puede hacer a la idea de la cantidad de tiempo que dedicamos al consumo.

Y es aquí donde el comercio electrónico nos puede proporcionar un consumo más rápido: al evitar desplazamientos, colas… más seguro: con un par de clicks ya podemos saber qué opina otra gente sobre los productos que buscamos y al no intervenir apenas el factor humano, solamente mediante la publicidad te pueden persuadir, pero nunca mediante una fuerza de ventas, que si bien en ocasiones nos puede asesorar acerca de qué producto se adapta mejor a nuestras necesidades, en otras ocasiones podrá usar información privilegiada (margen de ventas) para intentar orientar nuestra decisión hacia el producto que más beneficio le aporte al comercial … y por último, gracias a internet podemos practicar un consumo más responsable. Por lo tanto, en el comercio electrónico se puede hablar de una competencia más pura y transparente que en muchos de los comercios físicos.

El poder aprovechar estas ventajas del comercio electrónico, está relacionado de forma directa con cada persona. Es posible que una persona no quiera aprovechar las ventajas que este le aporta y simplemente lo use como una herramienta que favorece todavía más el consumismo, lo cual es muy común, en especial por aquellos clientes de ”clubs privados de ventas” que ejercen una presión en forma de límite de la oferta tanto en tiempo como en stock.

Y si bien es cierto que también se puede usar como contra-argumento el trato más directo de los comercios físicos, depende de la prioridad que le des, pero al fin y al cabo, ese trato nunca suele pasar de una relación puramente superficial.

Es por ello, que para mi y para aquellos que sepan controlar su consumismo, el comercio electrónico sí que puede contribuir a una mejor calidad de vida; el tiempo que pueda gastar principalmente en desplazamientos y en realizar las compras, ya que el comercio electrónico lleva otra ventaja implícita: una persona coge los productos por ti (lo que se conoce como picking), ese tiempo lo puedo gastar en lo que yo decida y además, me aseguro de que lo que compre sea de calidad por los comentarios y experiencias de otros compradores.

¿Mejora el comercio electrónico tu calidad de vida? ¿ Crees que por el contrario la disminuye? ¿Qué crees que será de los comercios físicos? 

Te puede interesar

Categorías

Hogar

Alejandro Vinal

Mi nombre es Alejandro Vinal, tengo 18 años nací en Orihuela (Alicante) pero ahora vivo en Oviedo (Asturias). Estudio economía en la... Ver perfil ›

Escribe un comentario