Noruega, ¿la excepción a la crisis financiera?

noruega

Son muy pocos los casos en que en determinada crisis a la que la mayoría se ve afectada, uno o dos claramente adoptan las medidas justas como para contrarrestar la crisis y mostrarse sólida y firme como en su mejor momento. Y el mejor ejemplo de esto es Noruega, que ante la crisis financiera internacional supo tomar las medidas adecuadas, por lo menos, hasta el momento.

Desde que en octubre de 2008 la crisis financiera comenzó a sacudir las economías europeas, países como Islandia e Irlanda vieron caer sus cuentas drásticamente, mientras que Noruega supo tomar un camino diferente. ¿Qué hizo? Simplemente tomó un camino inverso. Mientras el pánico financiero obligó la mala y pobre venta de acciones en todos lados, las autoridades noruegas autorizaron al fondo inversor soberano a hacer justamente lo contrario: comprar títulos, comprar acciones.

De esta manera, Noruega fue el único país en su región que hasta el momento no ha sufrido consecuencias de la crisis financiera internacional. Hasta Londres registró esta notable estrategia al destacar que los noruegos “son la cara opuesta de Islandia e Irlanda”. La receta no es imposible y secreta, porque mientras el mercado lo permitía, todo el mundo derrochaba, mientras que Noruega ahorraba.

Lo más cómico de todo fue cuando, hace muy pocas semanas, medios como el Financial Times o el Wall Street Journal auguraban un colapso noruego. Hoy, la realidad dice que Noruega creció en un 3 por ciento en su Producto Bruto Interno.

Te puede interesar

Escribe un comentario