Microsoft da marcha atrás y da por terminado un escándalo

microsoft-okey

La empresa había anunciado un plan para recortar hasta 5.000 empleos en enero y le había pagado, como corresponde, una indemnización a los cesanteados.

Sin embargo, Microsoft les abonó un dinero extra que no correspondía. Así, intentó en vano que los trabajadores devolvieran el excedente, aunque duró poco esta idea casi cómica.

“Fue un error por nuestra parte. Deberíamos haber gestionado esta situación de una forma más considerada”, afirmó un portavoz de Microsoft.

“Nos estamos contactando con los afectados para transmitir que no buscaremos ningún pago por parte de esos individuos”, explicó la misma persona.

Frente a la caída del gasto corporativo y de los consumidores, Microsoft despidió a 1.400 trabajadores el mes pasado, los primeros de los hasta 5.000 puestos que prevé eliminar en los próximos 18 meses.

Te puede interesar

Escribe un comentario